Convento del Carmen Alto abrirá sus puertas tras 360 años de clausura

Los cuadros y pinturas que han permanecido en su interior a lo largo de estos siglos podrán ser observados por los visitantes. Foto: Cortesía

Quito, 06 mar (Andes).- El lugar que habitó y en donde murió Santa Mariana de Jesús, ubicado al interior del convento del Carmen Alto, se abrirá al público a fines del presente año, luego de que culmine la intervención y restauración integral del inmueble que se entregará a la ciudad como Museo Monacal.

“Será un hecho histórico el poder abrir al público este monasterio de claustro que ha permanecido cerrado durante tres siglos y medio”, dijo el alcalde de Quito, Augusto Barrera, al visitar las obras que realiza el Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) en el convento del Carmen Alto.

La inversión hecha en la remodelación del convento fue de aproximadamente de USD 2’400.000, de los cuales USD 1’700.000 fueron destinados a la recuperación del inmueble.

Una vez concluida la rehabilitación integral, se podrá acceder a espacios que desde 1653 han permanecido cerrados al público, como los claustros De los Naranjos y el de Santa Marianita, que formarán parte del Museo.

Para la madre priora del monasterio, Verónica de la Santa Faz, el abrir al público este espacio donde vivió la Santa entre 1618 y 1645 es interesante porque “de esta forma se profundizará el conocimiento de la vida y milagros de Santa Marianita y porque la gente podrá conocer de cerca la espiritualidad y el estilo de vida claustral”.

En el museo se podrán admirar muchos objetos personales de Santa Marianita como la cruz donde ella se crucificaba, los silicios o instrumentos de penitencia que usaba, las disciplinas o sogas con puntas de hierro con los cuales se flagelaba, el Cristo al cual rezaba todos los días y otras reliquias; además de cuadros y pinturas que han permanecido en su interior a lo largo de estos siglos.

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).