Telfor Pozo representa las vicisitudes y los sueños de ser trovador en estos tiempos... (Video)

Foto: Micaela Ayala V./Agencia Andes.

Quito, 24 abr (Andes).- Los espacios a los que se puede acceder siendo trovador ecuatoriano son escasos. Quienes como Telfor Pozo se dedican a esta tarea se ven abocados a la caminata con guitarra en mano, a la solidaridad de quienes gustan del género, a que un bar abra sus puertas y una canción abra sus piernas.

“Uno tiene que generarse sus propios espacios. Ahora, por ejemplo, nos unimos varios trovadores para poder tener lugares que permitan hacer una serie de festivales en los que podamos participar varios y así darnos la vuelta con nuestra música que es lo que nos interesa”, dice Telfor Pozo.

Los trovadores quiteños paran en La Estación, el Centro de Artes y Cultura, el bar El Clown y el Tiamata en el valle de los Chillos, pero no mucho más. El trovador ecuatoriano conversó con la Agencia Andes para contar su vivencia como trovador y su propia visión del mundo.

Telfor, ¿por qué la trova?

Como músico siempre te preguntas por qué no me dediqué a otro género. Pero, al ser poeta no encuentro esa posibilidad porque uno siente la necesidad de decir lo que está dentro de uno: una crítica al amor, cuestiones políticas o una cuestión muy sencilla que tenga un aire poético. Esa es una de las razones por las que yo me encuentro en la trova.

Mis canciones las definiría como enmarcadas en el romance crítico, desamor, donde hace una crítica al amor, una crítica a las cosas a las que el trovador no les encuentra sentido o con las que no está de acuerdo.

¿A qué le encuentras sentido?

Le encuentro sentido a la vida de una forma libre, pero con el respeto a cada cosa, a cada persona a cada espacio en el que uno  se pueda encontrar, creo que el respeto es la base fundamental.

¿Alcanza para vivir el oficio de trovador?

No sé si el oficio de trovador alcance para vivir, pero como artista vivo bien. No es que tenga grandes cosas pero vivo bien, modestamente y tranquilo haciendo lo que a mí le gusta.

En cuanto a la trova ecuatoriana, ¿encuentras una línea común en los cantautores?

Yo puedo hablar de mi trabajo: hago una fusión de géneros como el jazz, el blues, salsa, reggae. Lo mismo pasa con los otros compañeros trovadores que hacen una mezcla de diferentes géneros que te permiten contar las cosas que quieres contar.

En 2006, Telfor Pozo tiene la oportunidad de viajar por Suramérica a un encuentro internacional de escritores. El viaje lo hizo por tierra. De este viaje surgen los textos de su primer poemario llamado ‘Sopa de letras’. Uno se encuentra con gente que te va contando, te va diciendo y de algún modo te vayas comparando.

¿Cómo ves este mundo desde esa mirada sensible del artista?

No estaría aquí haciendo lo que hago si no pensara que este mundo es genial. Antes me complicaba muchísimo por la gente que muere, por la gente que se auto elimina en cualquier parte del mundo. Hoy, me siento tranquilo porque sé que los que queremos vivir y que podemos dar algo a esta vida a través de la música tenemos la posibilidad de disfrutar la vida, con cada error, con cada cosa pequeña o grande, con una canción. Con esa intensidad es como uno aprende a sentir la vida cotidiana, la vida simple.

Puede ser muy genial el mundo pero en él hay problemáticas complejas…

Yo creo que cada uno está en la obligación de hacer lo que le toca: contaminar lo menos posible, respetar más a tu vecino, a tu familia y, en esa medida, tratar de hacer las cosas lo mejor que se pueda. Creo que todavía tenemos la posibilidad de un cambio profundo.

A nivel político y como músico ¿has sentido alguna diferencia en este gobierno?

Es indudable que este gobierno permite mayores oportunidades de hacer cosas, visibilizarnos, la misma creación del Ministerio de Cultura es fundamental. Yo lo veo con buenos ojos: el cambio nos permite cambiar lo que no hemos cambiado en los últimos años; hay mucho por hacer, hay mucho por cambiar, pero lo veo con bueno ojos.

¿En qué sueñas? ¿Qué te sorprende?

Soñar para mí es vital, es respirar, es comer. Yo sueño todo el tiempo, despierto o dormido, todo el tiempo estoy creando cosas. Como cantautor mi sueño es que mi música se escuche, creo que hay cosas que son necesarias que se escuchen en otro lado, ese es mi sueño.

Me sorprende que sigamos teniendo una memoria histórica pobre, seguimos olvidando a la gente que ha hecho daño al país y hacemos como que no pasara nada.

 Poema "Tiempo de elecciones" de Telfor Pozo

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).