Petroamazonas asume el reto de desarrollar los campos del Yasuní

Quito, 19 ago (Andes).- Oswaldo Madrid, gerente de la estatal Petroamazonas, recibe el reto de desarrollar los campos Tipututini, Tambococha y en un tercer momento Ishpingo, que eran parte de la Iniciativa Yasuní para que el crudo de sus yacimientos no se explote, evitando la emisión de unas 400 millones de toneladas de CO2.

“Como todo el país hemos recibido la noticia con mucha tristeza, con mucha decepción, viendo que la comunidad internacional no supo responder a esta iniciativa tan innovadora”, dijo el petrolero en entrevista con la Agencia Andes.

“Estábamos preparados para recibir el respaldo de la comunidad internacional, de todas maneras, en vista de la decisión dolorosa que ha tomado el presidente, que nos está encargando a Petroamazonas el desarrollo de este campo vamos a tener que prepararnos de una manera decidida y responsable para afrontar este proyecto”, añadió.

Al mismo tiempo, ganan visibilidad grupos de jóvenes que apoyaban la iniciativa ecuatoriana, descartada por el presidente socialista Rafael Correa el pasado 15 de agosto. Ellos han manifestado en redes sociales inquietudes que Madrid responde desde el punto de vista técnico.

Indagado sobre el manejo de desechos, dijo que “Esperamos que no haya desechos tóxicos, no tienen que haber si se realiza una operación bien manejada”, acotó.

“Los desechos sólidos los tratarán en un centros especializados de gestión de desechos, que los tiene Petroamazonas en todas sus operaciones”.

En cuanto al manejo comunitario, el gerente de la estatal recordó que “afortunadamente Petroamazonas ha tenido un programa de relacionamiento comunitario que le ha permitido desarrollar actividades de manera coordinada y amigable para las comunidades en las zonas de influencia de nuestras operaciones, (…) esperamos desarrollar este proyecto sustentable desde el punto de vista social”.

Respecto al manejo del gas asociado, indagado se este se va a quemar en mecheros, Madrid contestó que “el plan de desarrollo considera que ese gas asociado sea utilizado en la generación eléctrica para evitar en lo posible la quema de gas dentro de las facilidades”.

Madrid descartó que se construyan carreteros dentro del Parque Yasuní.

“Evidentemente no se va a construir carreteras que lleven al parque nacional Yasuní. Los trabajos de construcción, para un proyecto hidrocarburífero necesita mucha infraestructura, hay que estar claros en eso”.

“Lo que se construirá es la instalación de tuberías que evacúen el petróleo donde están las plataformas de perforación; éstos tienen senderos para el tránsito de la operación, estos senderos son extremadamente ecológicos, de ninguna manera debe pensarse que se van a hacer grandes carreteras”.

Madrid también amplió criterios sobre el agua de formación, un tema que se conoce en Ecuador porque la petrolera Texaco, luego adquirida por Chevron, vertía estas aguas tóxicas en el cauce de aguas que usaban las comunidades de sus zonas de influencia.

“Efectivamente la actividad hidrocarburífera en décadas pasadas dejó a esta industria con un estigma de que siempre va  a haber afectación y contaminación. Ahora las tecnologías y las prácticas de esta industria son completamente diferentes”.

“Petroamazonas usa las mejores prácticas para realizar su actividad. Todas las aguas de formación son reinyectadas en el subsuelo en condiciones estudiadas para el efecto, el vertido de aguas de formación, que se hacía en épocas pasadas, es algo que pasó a la historia y Petromazonas no hace eso en ninguna parte”

“El caso de Chevron, nosotros no tenemos en nuestra operación un solo sitio que haya sido afectado por nuestra operación, más bien estamos tratando de limpiar las cosas que quedaron en el pasado”.

Los campos Tiputini y Tambococha deben obtener las licencias ambientales para iniciar operaciones.

“Ningún trabajo podrá iniciarse dentro del parque nacional Yasuní, ni fuera, hasta que no tengamos las respectivas licencias emitidas por el Ministerio de Ambiente, eso es parte de todas las gestiones que deben realizarse una vez que se ha tomado la decisión, lo que nos va tomar algunas semanas y meses, mientras tanto desarrollamos la planificación y el desarrollo de la ingeniería necesarios para cualquier intervención”.

La producción de los nuevos campos aportará en su momento pico, un promedio de 200.000 barriles de petróleo diarios.

“La inversión será de 2.800 millones de dólares, si se llega a explotar Ishpingo pasaremos a 5.000 millones de dólares”.

“Los mayores volúmenes de producción de este campo estarían de aquí a cinco años.  (…) Las previsiones de producción están hechas para 20 a 25 años, pero durante el desarrollo se implementan nuevas tecnologías, vamos a iniciar con recuperación secundaria para mantener la producción en un tiempo más extendido”.

El Ecuador seguirá siendo un productor petrolero, pues “Las perspectivas deben medirse a un mediano plazo, la incorporación del proyecto ITT, más futuros campos y bloques del suroriente deberá estar en unos 600.000 ó 700.000 barriles diariamente.

Las condiciones del mercado hacen que los precios del petróleo estimulen la inversión, en esta industria la inversión se estimula por el precio del petróleo.

Género:

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).