Actividades desarrolladas por la USAID en Ecuador eran poco transparentes y preocupaban al Gobierno

USAID
Según funcionarios del gobierno ecuatoriano, la USAID trabajaba con un grupo seleccionado de ong en programas de fortalecimiento de la sociedad civil, cuyos detalles eran poco transparentes.

Quito, 20 dic (Andes).- Al gobierno de Ecuador le preocupaban algunas actividades desarrolladas en el país por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en ingles), reveló el jueves el ministro de Exteriores, Ricardo Patiño.

El comentario del jefe de la diplomacia ecuatoriana se dio por la decisión unilateral del gobierno estadounidense de cancelar los programas de la USAID para la protección del medio ambiente y el fortalecimiento de la sociedad civil.

El canciller puntualizó que al no haberse negociado un nuevo programa de cooperación entre ambos gobiernos, requisito indispensable para que se ejecuten proyectos en el país, la Secretaría Técnica de Cooperación Internacional (SETECI) le ha informado a la organización estadounidense que no se pueden realizar ampliaciones de plazo a los proyectos, ni tampoco iniciar nuevos, hasta negociar un acuerdo.

Patiño expuso algunos puntos que preocupaban al Ecuador sobre convenios que eran “poco transparentes” y que, en algunos casos, se hicieron de manera oculta. Por ejemplo, que EEUU, a través de la USAID pretendía enseñar a los diputados del ex Congreso de Ecuador a “ejercer la democracia” y a las organizaciones no gubernamentales las instruía para dar seguimiento al comportamiento frente al supuesto ambiente restrictivo frente a la libertad de asociación.

“Ya estamos grandecitos para que la USAID nos venga a enseñar a ejercer la democracia, ya lo sabemos hacer y probablemente mejor que ellos”, declaró Patiño en un encuentro con periodista.

“Hay otros proyecto también de fortalecimiento de la sociedad civil en los que financian al grupo Fundamedios (que vigila las supuestas amenazas para la libertad de prensa), que ejecuta estos proyectos, y al grupo FARO, para dar seguimiento al comportamiento frente al ambiente restrictivo frente a la libertad de asociación, o sea afirman que en Ecuador no hay libertad de asociación, ¿cuándo hemos visto que alguna asociación no puede crearse en el país?”, dijo el canciller.

Gabriela Rosero, directora de la SETECI, dijo a Andes que algunos de los proyectos de cooperación estaban enfocados a “ciertos” gobiernos autónomos descentralizados (gobiernos locales) para el apoyo de expertos para promover procesos, en muchos casos, de incidencia política.

Relató que un denominador común del apoyo de la USAID es que los municipios con los que trabaja son de oposición a la línea del gobierno del presidente Rafael Correa. Añadió que la USAID tenía un trabajo sostenido en determinados territorios y había fortalecido grupos que tenían como característica su capacidad de movilización.

Rosero pone en duda el membrete de “fortalecimiento de la sociedad civil” pues los recursos de la cooperación iban dirigidos a un privilegiado número de ong. “Si usted lee los convenios, no trabajan con nadie más que con los mismos”, acotó.

La posición de EEUU

El martes, la embajada de EEUU en Quito emitió un pronunciamiento oficial sobre la salida de la USAID. Explicó que el régimen de Ecuador había informado que la agencia no podría ejecutar nuevas actividades de cooperación o ampliar las existentes hasta que los dos gobiernos negocien y firmen un nuevo acuerdo que regule la cooperación bilateral.

Señala la Embajada que la USAID había hecho desembolsos significativos para cuatro proyectos puestos en marcha recientemente (para la protección del medio ambiente y al fortalecimiento de la sociedad civil). Y argumenta que debido al congelamiento indefinido de las actividades los proyectos no podrán continuar y su cancelación fue la única opción aceptable en función del presupuesto.

No obstante, el canciller Patiño sostiene que en la regulación de las actividades de cooperación no existen excepciones ni dedicatorias.

“Como lo hacemos con todos los países del mundo, no hay una excepción con Estados Unidos, tienen que firmarse convenios de cooperación para que los programas pueden implementarse, USAID no puede venir y desarrollar programas porque lo quiere hacer. No ha sido posible firmar ese nuevo programa, estamos pendientes de una nueva reunión bilateral que se ha venido postergando a pesar de la insistencia que nosotros hemos tenido para que se realicen los diálogos”, explicó.

Añadió que el gobierno de Ecuador, “libre y soberanamente”, determina cuáles son sus políticas de cooperación, así como respeta las políticas de otros países. “Si Estados Unidos no ha firmado ese acuerdo bilateral en temas de cooperación, no puede realizar proyectos, si no quiere firmar, tenemos que esperar a que se de ese momento, si ellos han decidido irse del Ecuador, nosotros no les vamos a rogar que regresen”, sentenció.

Antecedentes

  • Desde 1962, data un Acuerdo General para la ayuda económica técnica y para propósitos afines, suscrito entre Ecuador y Estados Unidos. El instrumento no se adapta a las nuevas realidades económicas, políticas y sociales del Ecuador. Ante esta situación, SETECI ha trabajado en una propuesta de un nuevo Convenio que se debería  negociar y suscribir en el contexto de los Diálogos Políticos Bilaterales a cargo de la Cancillería ecuatoriana.
  • En 2007, el último programa bilateral de cooperación entre ambos países fue negociado y actualmente los proyectos relativos a dicho Convenio se encuentran en fase de término y cierre, por lo que, al no haberse negociado un nuevo programa de cooperación entre ambos Gobiernos, SETECI ha informado a USAID que no se pueden realizar ampliaciones de plazo a los proyectos, ni tampoco el inicio de nuevos, hasta negociar un nuevo programa bilateral de cooperación.
  • En septiembre de 2012, la SETECI informó que 26 Organizaciones No Gubernamentales (ONG) extranjeras terminaron sus funciones en el país, porque no cumplieron con requisitos y -por ello- no se les renovó permisos de funcionamiento: 9 estadounidenses; 3 italianas, 3 españolas, 2 británicas, 1 argentina, 1 colombiana, 1 de Filipinas, 1 de Singapur, 1 de Dinamarca, 1 de Bélgica, 1 de Puerto Rico y 1 alemana.
  • El pasado 5 de noviembre de 2013, USAID informó a SETECI que cuenta con disponibilidad presupuestaria para ejecutar nuevos proyectos por un monto total de 18 millones de dólares para cuatro nuevas propuestas definidas por USAID.
  • El pasado 26 de noviembre, la SETECI, a través del oficio número SETECI-ST-2013-1699-O, respondió a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo que “no podrá ejecutar ninguna actividad nueva, ni ampliar plazos de ejecución de proyectos hasta que nuestros Gobiernos negocien y firmen un nuevo convenio marco y de implementación de asistencia País, que ocurrirá en el contexto de los próximos diálogos políticos bilaterales”.
  • Los siguientes proyectos de cooperación con Estados Unidos canalizados por USAID están en proceso de término y cierre:
  •   Desarrollo Municipal Integral (PIDEM). Septiembre 2013
  •   Desarrollo de Empresas Locales (PRODEL). Septiembre 2012
  •   Fortalecimiento de la Sociedad Civil. Junio 2013
  •   Promoviendo Crecimiento Económico Regional y Sectorial. 2012
  •   Gestión Integrada de territorios indígenas (GITI). Septiembre 2012
  •   Costas y Bosques Sostenibles: Junio 2014
  •   Protegiendo recursos hídricos para conservar la biodiversidad, FONAG. Enero 2014
  • La SETECI registra a partir de datos entregados por la misma USAID, como cooperación financiera no reembolsable en los últimos seis años, un promedio anual de 32 millones de dólares, de los cuales el 70% se ejecutaron a través de organizaciones no gubernamentales internacionales y nacionales sin que se pueda profundizar más en los destinos de esos recursos. 

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).