Asamblea de Ecuador homenajea al cantante y embajador de la paz marfileño Alpha Blondy

Alpha Blondy sonríe despues de recibir el reconocimiento de las manos de la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira. Fotos: Asamblea Nacional

Quito, 5 feb (Andes).- “Desde que llegamos al Aeropuerto nos ha subyugado el amor del pueblo ecuatoriano, mis músicos y las personas que me acompañan quieren unirse conmigo para expresarles nuestro infinito agradecimiento (…) Es la primera vez en mi vida que me reciben en una Asamblea Nacional y sinceramente quisiera sacarme el sombrero”, con estas emotivas palabras inició su discurso el cantante marfileño, Seydou Koné, más conocido como Alpha Blondy.

El artista llegó a la Asamblea Nacional del Ecuador este viernes para recibir la condecoración Adalberto Ortiz al mérito cultural debido a su amplia trayectoria musical en la que también ha defendido la diversidad, la paz y el amor.

Junto a él también recibieron la distinción La Banda Mocha de Chagualyaku, una agrupación con origen en el Valle del Chota (al norte de Ecuador) que tiene más de 150 años de formación y que se han encargado de mantener las tradiciones de los pueblos ancestrales.

El programa empezó con la música de la agrupación ecuatoriana Alma Rasta, que prendió el ambiente de fiesta y diversidad con temas que le cantan a la naturaleza, a la paz interior y a Dios. La sala se llenó de jóvenes seguidores del marfileño que lucieron sus rastas libremente y bailaron al compás del raggae.

La presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, fue la encargada de dar la bienvenida a Alpha Blondy y destacó el mensaje de paz y armonía que proyecta con su música, así como la trascendencia que tiene para el país los sonidos ancestrales de La banda mocha de Chagualyaku, la cuarta generación de músicos que mantienen vivos los sonidos de la bomba, un ritmo originario del pueblo afroecuatoriano.

“Que gusto que este artista africano haya venido para transmitirnos sus buenas vibras y también mostrarnos su ejemplo de vida, una vida intensa y comprometida en la igualdad y la justicia social. Por eso, por su lucha, por su posición crítica para denunciar a través de la música los abusos cometidos contra los pueblos es que hoy entregamos a Alpha Blondy la medalla Adalberto Ortiz que reconoce a los artistas que han transcendido con su obra y han dejado un legado de identidad, derechos humanos y libertad de expresión”, señaló Rivadeneira.

La banda de reggae ecuatoriana Alma Rasta prendió la fiesta en la Asamblea Nacional. 

La Asamblea reconoció que la música de Alpha Blondy logra conectar profunda inspiración en temas  de contenido social que acogen como elemento central un mensaje inclusivo, firme y rebelde que trasciende fronteras y lo posiciona como un ícono de la diversidad cultural.

El cantante agradeció en nombre de África e hizo un llamado a la paz, que dijo que era la tarea más importante para la humanidad. “África, la que ha acunado a la humanidad y que varias veces ha sido herida de muerte nunca perdió la esperanza. A veces algunos de sus hijos se acuerdan de su madre África y le rinde homenaje como ustedes lo han hecho hoy”, señaló.

Y añadió: “en este mundo estamos condenados a vivir  juntos y para países pequeños como Ecuador o Costa de Marfil nuestro mejor aliado es la paz. No es el oro, no es el petróleo, no es el uranio, es la paz”.

Tras la entrega del reconocimiento la música de Alma Rasta llenó nuevamente el auditorio José María Lequerica con el reggae, pero esta vez con una sorpresa especial, Alpha Blondy, quien también  es embajador de la Paz por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), subió al escenario para cantar ‘Brigadier Sabari’, uno de sus temas más conocidos.

Todos en la Asamblea bailaron al ritmo de la bomba del Valle del Chota.

Minutos después La Banda Mocha tomó sus instrumentos originarios y prendió la fiesta. Rivadeneira, el ministro de Cultura, Guillaume Long, asambleístas y otros invitados bailaron bomba sobre el escenario junto a Alpha Blondy que, a pesar de no conocer esta música tradicional ecuatoriana, sintió el ritmo de su sangre y bailó al estilo reggae.

Los fanáticos del marfileño buscaron la forma de tomarse una foto con el ídolo del reggae que inspiró a muchos jóvenes para seguir esta cultura. Muchos lo consiguieron y se llevaron un recuerdo especial, otros solo quisieron escuchar sus palabra, las mismas que hicieron llorar a más de uno con su mensaje de paz para el mundo.

Alpha Blondy es el invitado especial de las fiestas del Pawkar Raymi y brindará un concierto este sábado en el estadio de Peguche, conocido canton de Otavalo, en la provincia serrana de Imbabura.

¿A quiénes entrega la Asamblea esta medalla?

El parlamento ecuatoriano entrega la medalla Adalberto Ortiz a los artistas nacionales o extranjeros que han trascendido con su obra dejando un legado de identidad y que han luchado por el respeto y reconocimiento al ser humano.

Este reconocimiento lleva el nombre de un gran narrador y poeta esmeraldeño, que trascendió por plasmar en la literatura la esencia de los pueblos afros del Ecuador.

La Banda Mocha de Chagualyaku tiene más de 150 años de historia musical y tocan instrumentos ancestrales. 

Alpha Blondy recibió el homenaje por ser el Embajador por la Paz en Costa de Marfil, nombrado por la Unesco desde el año 2005, por su extraordinario esfuerzo por conseguir una solución pacífica a la división política de su país. Además creó la ‘Alpha Blondy Jah Glory Foundation’ institución sin fines de lucro que trabaja para poner fin a la injusticia social y la pobreza en Costa de Marfil.

La Banda Mocha de Chalguayaku, formada por 12 integrantes tiene entre sus méritos el haber plasmado en su música las tradiciones del pueblo afro, convirtiendo a las hojas de naranja, palos e incluso huesos en instrumentos musicales.

dvm/gc