Asamblea Nacional de Ecuador tratará desde este miércoles proyecto de reformas laborales y seguro de desempleo

Los ministros Leonardo Berrezueta (izq) y Richard Espinosa (der) entregaron este martes el proyecto de reformas laborales a la presidenta de la Asamblea Nacional. Foto: Asamblea Nacional

Quito, 23 feb (Andes).- El proyecto de ley para la Optimización de la Jornada Laboral y el Seguro de Desempleo, que el Ejecutivo remitió este martes a la Asamblea Nacional del Ecuador, empezará a tratarse a partir de mañana en el Consejo de Administración Legislativa, así lo dio a conocer la presidenta del organismo, Gabriela Rivadeneira.

Una vez que el Ministro de Trabajo, Leonardo Berrezueta y el titular del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), Richard Espinosa, entregarán el documento, la presidenta del Legislativo anunció el fin del receso legislativo para los miembros del CAL que deberán calificar el proyecto, que tiene carácter de económico urgente, y remitirlo a la comisión especializada pertinente.

En la entrega del texto, tanto Berrezueta como Espinosa explicaron en qué consiste la normativa que tiene como objetivo “estimular el diálogo entre trabajadores, empleadores y el gobierno”, con el fin de proteger el empleo frente a las condiciones económicas adversas, a causa de factores externos como la caída en los precios del Petróleo y la apreciación del dólar.

La normativa busca reformar tres cuerpos legales: el Código del Trabajo, la Ley de Seguridad Social y la Ley de Pasantías. En el caso del primero se incluirá una forma de contrato juvenil para los jóvenes de entre 18 y 24 años que ingresen por primera vez al empleo adecuado. Hasta diciembre de 2015 se reportó 141.664 jóvenes que no tienen trabajo, por lo que ellos serían los potenciales beneficiarios.

La modalidad de contratos juveniles plantea que las empresas puedan contratar en su nómina a los jóvenes entre 18 y 24 años que por primera vez ingresen al empleo adecuado. Es decir, que su remuneración mensual sea por lo menos un salario básico unificado (366 dólares) y estén afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Como incentivo para que los empresarios incluyan entre sus trabajadores a los jóvenes, se propone que el Estado asumirá el pago del 11,15% (40,80 dólares) por concepto de seguridad social, hasta dos salarios básicos unificados y si sobrepasa “el empleador pagará la diferencia”.

En las reformas a la Ley de Pasantías se propone que el Consejo de Educación Superior sea el encargado de determinar los tiempos y requisitos para realizar las prácticas pre-profesionales, y que el lapso no supere los seis meses.

“Para ello debe existir un acuerdo entre el empleador y el estudiante para fijar un estipendio, ya no el pago de un salario básico unificado, sino un acuerdo para pagos de alimentación y transporte, pero eso sí, el empleador  se verá obligado a cubrir el 100% de la afiliación a la seguridad social por el valor del Salario Básico Unificado”, explicó el ministro.

Respecto a las jornadas prolongadas de trabajo y el paro parcial en las empresas que atraviesen momentos económicos difíciles, el ministro señaló que “previo acuerdo escrito entre trabajadores y empleadores” se puede distribuir las 40 horas semanales de manera irregular en cinco días, siempre que no supere 40 horas a la semana, ni 10 horas al día.

Las empresas que hayan demostrado una pérdida en las utilidades y reducción de ingresos en los últimos meses podrán acogerse a la medida durante seis meses que podrán ser renovados solo por una vez.

Seguro de Desempleo

Por su parte Espinosa fue el encargado de dar a conocer los contenidos del seguro de desempleo, que se contempla como una “protección económica temporal ante la pérdida de ingresos por desempleo”.

Los beneficiados de este seguro serían todos las personas que se encuentren afiliadas al IESS en relación de dependencia, que a la fecha superan los 2,6 millones de ecuatorianos. El modelo de seguro permite optimizar los recursos económicos que provienen de las aportaciones.

En caso de aprobarse la Ley, el seguro de desempleo sustituiría lo que en la actualidad se conoce como Fondo de Cesantía. Sin embargo, “los fondos que se encuentran acumulados en las cuentas individuales se respetan y siguen a disposición de los afiliados”.

El fondo del seguro de desempleo se financiaría con el aporte del 20,60% de los afiliados a la seguridad social. De ese porcentaje, el 3% se dividirá en dos partes: el 1% será para la conformación de un fondo solidario y el 2% será parte de una cuenta personal individual.

Según establece el actual Código del Trabajo, el momento en que una persona cese en un puesto de trabajo recibe una indemnización por el valor de tres remuneraciones con lo que se cubre los tres primeros meses.

En ese caso, el seguro de desempleo cubriría a la persona a partir del cuarto mes y por un lapso de cinco meses. Es decir, en el cuarto mes recibiría 70% de su salario, en el quinto un 65%, en el sexto 60%, en el séptimo mes 55% y el octavo 50%.

El titular del IESS fue enfático al decir que “bajo ninguna circunstancia” se incrementará los montos por aportaciones a los trabajadores ni a los empleadores.

Se prevé que el proyecto de ley sea analizado por la Comisión de los Derechos de los Trabajadores.

la/ar