Autoridades de gobierno y familiares despidieron con honores a 22 soldados víctimas de accidente aéreo

Quito, 16 mar (Andes).- Momentos de lágrimas y dolor se vivieron en la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro (Esmil), en el norte de Quito, donde recibieron homenaje póstumo los cuerpos de 16 de los 22 soldados que fallecieron el martes en un accidente aéreo en la provincia amazónica de Pastaza.

Previo a su salida a Quito se levantó una capilla ardiente en el aeropuerto de Shell (Pastaza) donde se colocados los féretros para que varios de sus compañeros pueden darles el último adiós. Cinco cuerpos fueron transportados directamente hacia sus provincias por decisión de sus familiares.

Los féretros salieron del aeropuerto de Shell, en un avión Hércules C130 de las Fuerzas Armadas, que arribó a las 10:55 al aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, ubicado en el sector de Tababela, donde los esperaban sus familiares, los miembros del alto mando del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, el presidente Rafael Correa y algunos ministros de Estado, entre ellos el de Defensa, Ricardo Patiño, y de Seguridad, César Navas.

Los cuerpos se transportaron en camiones del Ejército desde Tababela hacia la Esmil, en el norte de Quito.

Mientras la banda del Ejército ecuatoriano entonaba las notas de la marcha funeral, uno a uno los 16 ataúdes fueron cubiertos con el estandarte nacional y colocados en cinco camiones del Ejército Ecuatoriano para ser trasladados en una caravana fúnebre hasta la capilla ardiente instalada en el casino de la Esmil.

Los soldados paracaidistas fallecieron la víspera mientras realizaban un curso de Maestros de Salto en Paracaídas y  la nave en la que se transportaba sufrió un percance a las 14:30 a la altura del sector de Fátima, Hacienda la Palmira, según un comunicado del Ejército.

Un total de 19 paracaidistas viajaban en la aeronave, junto con dos pilotos y un mecánico, indicó el informe oficial que explicó que dos helicópteros militares y patrullas terrestres partieron desde la Brigada de Selva número 17 Pastaza para llevar a cabo labores de búsqueda y rescate.

El presidente Rafael Correa dio sus condolencias a los familiares de los 22 soldados fallecidos en el accidente aéreo.

En declaraciones a la prensa, el ministro Navas dio su pesar a los familiares de las víctimas e informó que el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CC.FF.AA.) dispuso la conformación de la Junta Investigadora de Accidentes para determinar las causas del siniestro.

“Aún no se conocen accidentes, sin embargo, la Junta Investigadora de Accidentes será la encargada de iniciar las investigaciones”, dijo a periodistas en el Aeropuerto de Tababela.

Capilla Ardiente y Misa de cuerpo presente

Los familiares recibieron los cuerpos en la Esmil y participaron de una ceremonio religiosa.

La caravana fúnebre recorrió las principales calles de la zona norte de la capital ecuatoriana y arribó a Parcayacu aproximadamente a las 14:00, en medio de gritos y llantos de sus familiares, amigos y compañeros.

En ese sitio se ofició una misa de cuerpo presente en la que también participaron varios autoridades de gobierno, entre estos el Vicealmirante Oswaldo Zambrano, jefe del CC.FF.AA, quien rindió tributo a los soldados fallecidos y recalcó sus logros en la institución.

“Los miembros de las Fuerzas Armadas sabemos perfectamente de los riesgos de la profesión militar que pueden presentarse en cualquier momento y los aceptamos con honor y sacrificio”, dijo en un pequeño discurso frente a los 16 cuerpos que se ubicaron horizontalmente en el centro del casino.

Además, añadió que los miembros del ejército fallecidos fueron en vida oficiales que iniciaron sus carreras profesionales en las escuelas de tropa y luego se especializaron en las diferentes Brigadas y Escuelas Superiores del país.

Los familiares retiraron los cuerpos después de la misa de cuerpo presente para llevarlos a diferentes puntos de la ciudad y darles un último adiós.

Tras la ceremonia religiosa, los cuerpos fueron transportados en carrozas militares hasta diferentes puntos de la ciudad para el rito velatorio y de sepultura.

Por su parte, el presidente Rafael Correa decretó dos días de luto nacional y pidió a los simpatizantes de su movimiento político que “por respeto a los 22 soldados fallecidos” se suspenda una concentración de apoyo a su gestión que estaba prevista para mañana jueves en la Plaza Grande.

la/yp