La avenida '9 de Octubre', un ícono que marca la historia de Guayaquil

agencia andes
Guayaquil celebrará este lunes 197 años de independencia española. Su principal avenida recuerda esta histórica fecha. Fotos: Jorge Barona/Andes

Guayaquil, 9 oct (Andes).- Para conmemorar eternamente la Independencia de la colonia española de esta urbe portuaria, hace ya 197 años este lunes, la principal avenida de la ciudad, la más poblada del país, lleva como nombre esa fecha, '9 de octubre'.

En sus aproximadamente dos kilómetros de extensión desde el sector conocido como la Rotonda, en el malecón del río Guayas, hasta el malecón del estero Salado, en el extremo oeste, se desarrolla un intenso movimiento comercial, propio de esta cálida ciudad, uno de los principales puertos de la costa norte del Pacífico en Suramérica.

Sus edificios antiguos y modernos, sus aceras, sus plazas, su calzada, sus contrastes guardan la historia misma de esta ciudad. Por sus calles transcurrieron grandes episodios de luchas contra gobiernos tiranos. Debajo de sus nuevos adoquines subyace la sangre de cientos de obreros que el 15 de noviembre de 1922 reclamaron mejores condiciones laborales al gobierno burgués de la época; pero también está la huella de emotivas celebraciones cívicas y gestas deportivas de sus equipos locales y la selección ecuatoriana.

Andes recorre los íconos del pasado y del presente que conserva esta emblemática avenida, la cual por estas fechas es escenario de desfiles y otras expresiones culturales en honor a la gesta de 1820.

El recorrido empieza en el hemiciclo de La Rotonda, donde se erige el monumento que recuerda el saludo de los libertadores Simón Bolívar y José de San Martín, encuentro que se registró en esta ciudad el 26 de julio de 1822. Esta escultura en bronce, creada en 1838, se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la urbe, donde a diario cientos de visitantes dejan constancia en fotos y videos de su paso por la ciudad.

El Hemiciclo de La Rotonda, donde quedó plamado el saludo de los libertadores Bolívar y San Martín, es un símbolo del turismo en la urbe porteña.

Antiguamente esta locación era el centro de la actividad de carga y descarga de productos que llegaban y salía de Guayaquil, a través de uno de los principales muelles. Las carrozas tiradas por caballos y el tranvía circulaban por la avenida, ese entonces una sencilla pero ordenada calle de tierra y piedras.  

Actualmente al pie del malecón está el imponente edificio del desaparecido banco La Previsora, una de las instituciones financieras tradicionales de Guayaquil que quebró durante la crisis financiera de 1999.

A lo largo del Boulevard 9 de Octubre, bautizado así a finales del Siglo XIX por influencia francesa, que llega hasta la plaza del Centenario, se encuentran los edificios más representativos de la ciudad de propiedad de instituciones públicas y privadas, así como entidades bancarias, negocios de toda índole, especialmente de electrodomésticos, hoteles, el principal cuartel del Cuerpo de Bomberos, entre otras instituciones tradicionales.

La Plaza Vicente Rocafuerte más conocida como San Francisco, situada en pleno centro financiero de la ciudad. 

En medio de esa infraestructura moderna destaca la conocida Plaza de San Francisco, en la intersección con la calle Pedro Carbo, donde se levanta la iglesia conocida con el mismo nombre. Este espacio, readecuado por la administración municipal pero procurando rescatar elementos de su arquitectura original, ha sido testigo de importantes manifestaciones de todo orden. También es el sitio escogido por grupos de jubilados o servidores que a la hora del almuerzo hacen una pausa para recibir la fresca brisa proveniente del río Guayas.

Otro punto icónico es la intersección con la avenida Boyacá, bautizada por sus antiguos moradores como la barriada de Boca-Nueve, un lugar donde aún frecuentan personas que vivieron en la zona para compartir charlas de distintos temas, especialmente al caer la tarde.

Luego de recorrer nueve cuadras con dirección hacia el oeste y distraerse con las modernidades que ofrece la tecnología en cuanto a aparatos del hogar y saborear un aperitivo en uno de los tantos locales de comidas que ofrece el lugar, se llega al parque Centenario, donde sobresale la emblemática columna que se erigió en homenaje a los Próceres de la gesta independentista de 1820.

El parque Centenario donde resalta la emblemática Columna de Los Próceres del 9 de Octubre de 1820.

Este icónico monumento, inaugurado el 9 de octubre de 1918, mide 27 metros de altura total y en su base se encuentran las imágenes de los próceres de cara a los cuatro puntos cardinales: José Joaquín de Olmedo (al este), el general José de Villamil (norte), José de Antepara (oeste) y capitán León de Febres Cordero (sur).

Este es otro símbolo de la ciudad, a donde acuden diariamente cientos de turistas a llevarse un recuerdo de la historia de la ciudad.

Al pie se encuentran los edificios de la Corte Provincial de Justicia y de la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas, sedes que guardan entre sus paredes importantes acontecimientos de orden político, judicial, cultural y artístico de la ciudad. Seguidamente las amplias avenidas Quito y Machala, que surcan de sur a norte y norte a sur, respectivamente, marcan un corte a la 9 de Octubre en dos ambientes.

Las sedes de la función judicial y de la cultura solo separadas por la avenida 9 de Octubre.  

Atrás ha quedado el Boulevard pero la avenida 9 de Octubre se abre paso hacia su encuentro con el estero Salado. Si bien esta parte de la arteria vial registra un importante movimiento comercial no tiene el mismo ritmo que el tramo este hacia el río Guayas.

Aquí se percibe un movimiento más pausado, más conservador. Incluso la arquitectura tiene elementos de la vieja ciudad.

En este trayecto destaca el antiguo edificio del Consulado de Estados Unidos. En la administración del socialcristiano León Febres-Cordero, hace 14 años, se hizo un reordenamiento que implicó la implementación de una curvatura en la avenida y el cierre de una calle para  favorecer a las demandas de seguridad exigidas por el gobierno estadounidense para con su legación.

No obstante, en 2013 la sede diplomática, donde se tramitan solicitudes de visa y otros trámites, se cambió a su nuevo edificio situado en la avenida Portete, quedando el antiguo edificio abandonado. La actividad comercial que se generaba alrededor de esta dependencia se apagó y actualmente el Cabildo realiza los estudios para reabrir el tránsito por la calle García Moreno que se cerró en ese tramo.

La antigua sede del Consulado de Estados Unidos ahora está en venta.

Al llegar a la altura de la calle Carchi, se puede visitar el museo Preley Norton, administrado actualmente por el Ministerio de Cultura. El museo presenta una valiosa colección de arqueología del litoral ecuatoriano, referidas a las culturas Valdivia (4.000 A.C. -1.500 A.C.) y Machalilla  (1.500 A.C.-800 A.C.). Además se exhiben muestras del Periodo Formativo, Desarrollo Regional e Integración. Contiene 8.000 objetos culturales, cuya calidad estética de las piezas exhibidas deslumbran por su belleza.

En cuanto al edificio, presenta una bella fusión en madera y hormigón que evoca la arquitectura clásica española. La atención de martes a viernes es de 08:30 a 16:30. Sábado, domingo y feriados, de 10:00 a 16:00.

El recorrido va llegando a su fin y ya se percibe la fresca brisa del estero Salado. A la altura de la calle Tungurahua destaca el legendario estadio del Guayaquil Tenis Club, donde se libraron históricos encuentros en los que fueron protagonistas Francisco Segura Cano, Andrés Gómez y otras destacadas figuras tanto nacionales como extranjeras del denominado deporte blanco.

El legendario Tenis Clud de Guayaquil, escenario donde se lucieron grandes tenistas como Francisco Segura, Andrés Gómez y otros. 

En la acera de en frente, en cambio está la ahora denominada Plaza Rodolfo Baquerizo Moreno, donde antiguamente funcionaron los viejos parque Guayaquil y American Park. A mediados del siglo XIX este lugar era el balneario de los guayaquileños que disfrutaban de las entonces limpias aguas del estero Salado, brazo de mar que cruza sinuosamente la ciudad.

El recorrido de dos kilómetros llega a su fin. La avenida 9 de Octubre sigue su ritmo habitual registrando la historia de progreso y desarrollo de Guayaquil.

jb/yp