Brasil, entre la judicialización de la política, los juegos antidemocráticos y el asesinato de la imagen

Quito, 25 mar (Andes) – La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien enfrenta un juicio de destitución en el Congreso, denunció el martes un intento de golpe, en medio de otras iniciativas políticas y judiciales que también bloquean el nombramiento del expresidente Lula como ministro y que amenazan la estabilidad institucional en el país sudamericano.

"Acá se está produciendo un golpe contra la democracia. Yo nunca renunciaré", proclamó Rousseff en un acto en el Palacio de Planalto, aplaudida por un centenar de abogados y juristas contrarios al juicio político que el Congreso estudia abrirle por presunta manipulación de las cuentas públicas. "¡No habrá golpe!", repetían los presentes.

Rousseff enfrenta dos procesos paralelos: un juicio de destitución en el Congreso (impeachment) por presunta manipulación de las cuentas públicas, y una investigación en la justicia electoral, por supuesta utilización del dinero de un supuesto esquema de corrupción en la estatal petrolera Petrobras en la campaña electoral de 2014.

La situación política de Brasil, en medio de una difícil coyuntura económica, ha generado preocupación en la comunidad internacional. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, advirtió que lo que sucede en Brasil no se trata de una casualidad y que se enmarcaría en un nuevo Plan Cóndor que apuntaría a acabar con los gobiernos progresistas de América Latina.

“Ya no se necesitan dictaduras militares, se necesitan jueces sumisos, se necesita una prensa corrupta que, incluso se atreva a publicar conversaciones privadas –lo cual es absolutamente ilegal, pero lo aplauden, en el odio, en su vorágine de insensatez, cierta derecha lo aplaude cuando mañana pueden ser también ellos los espiados”, deploró.

En tanto, el mandatario de Bolivia, Evo Morales, pidió una reunión urgente de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para defender la democracia en Brasil. Uruguay y Venezuela se sumaron al respaldo a la mandataria brasileña. Mientras el secretario de la Unasur, Ernesto Samper, le expresó a Lula su solidaridad y acotó que él es víctima de un "linchamiento mediático". La directora de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, expresó también su preocupación por los acontecimientos en Brasil.

El politólogo brasileño, Marcio Malta, profesor de la Universidad Federal Fluminense, dijo a ANDES que la democracia ha sido muy golpeada con los procesos judiciales y políticos han exacerbado las protestas en las calles donde se han registrado masivas manifestaciones a favor y en contra del gobierno.

El catedrático añadió que en este contexto son fundamentales los mecanismos institucionales para salvaguardar la democracia en su país. En este contexto, destacó las declaraciones del presidente Correa.

“Estos mecanismos institucionales son fundamentales en salvaguarda de la democracia, no solo la Unasur sino la ONU, entre otros; son fundamentales sus declaraciones de respeto a las garantías democráticas y constitucionales acá”, mencionó.

Por otro lado, advirtió que la derecha está ganando terreno en la región no solo a través de procesos democráticos sino de golpes legislativos, como sucedió en Paraguay en 2012.

Sobre el rol de los medios en lo que denomina crisis institucional, Malta dice que han acompañado un juego antidemocrático al omitir la transmisión de manifestaciones que son favorables a la presidenta Roussef.

Asesinato de la imagen

El analista ecuatoriano Mario Ramos, director del Centro Andino de Estudios Estratégicos, opinó que en Brasil se utiliza el poder político, judicial y mediático para menoscabar la imagen del expresidente Lula, quien tiene opciones de optar por la elección en 2018, e impedir incluso su participación.

“La idea es asesinar, en términos metafóricos, la imagen y el peso político, anularles políticamente porque de esa manera es mejor el dominio, es mejor el control”, explicó.

En tanto, la analista española Palmira Chavero, profesora de Estudios Internacionales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) advirtió que se posicionan temas que preocupan a la ciudadanía como el de la corrupción, con el que nadie va a estar en desacuerdo que se combata.

“Este tipo de estrategias están bien articuladas en el sentido de que saben que van a ser eficientes, saben cómo y por dónde se van a articular. Utilizan un tema que preocupa a la ciudadanía, cuando se articula una campaña negativa o una estrategia de ataque, una campaña sucia en medio de un proceso, habitualmente tiene que estar bien hecha porque se hace en base a temas que saben que van a ser eficientes”, reflexionó.

Marcio Malta dijo a ANDES que Lula es el virtual candidato por el Partido de los Trabajadores (PT) de cara a las elecciones de 2018 lo que generó que la oposición empiece a dar “golpes más fuertes” contra su figura, principalmente por la vía judicial.

 /ar

Género: