Canciller de Ecuador, Guillaume Long, dice que la política exterior debe servir para cambio productivo

El saludo protocolar contó con la participación de 42 diplomáticos y representantes de una veintena de organismos internacionales. Foto: Cancillería

Quito, 16 mar (Andes).- El canciller de Ecuador, Guillaume Long, afirmó este martes que manejará una cancillería “de puertas abiertas” hacia los diplomáticos acreditados en el país y se pronunció porque la política exterior sirva para el cambio productivo y, consecuentemente, para una mayor integración regional.

“Soy un integracionista convencido; yo creo que el futuro de América Latina está en la integración; creo que la historia de América Latina demuestra que divididos nos va mal”, afirmó Long en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, donde recibió un saludo protocolar por parte del cuerpo diplomático y de acreditado en esta capital.

Long abogó por una relación “más  personalizada” con los representantes foráneos, en aras de afianzar las relaciones bilaterales, llegar a posiciones comunes en el ámbito multilateral, resolver las dificultades e impulsar los proyectos bilaterales en marcha.

En su discurso, ante representantes de 42 países y de una veintena de organismos internacionales, el nuevo canciller ecuatoriano planteó la necesidad de “encuentros más frecuentes y una comunicación más directa”.

“Creo que el único futuro posible para nuestros pueblos es la democracia global”, dijo al señalar que se aborda con frecuencia la democracia doméstica, pero no se habla lo suficiente de la democracia global, entre Estados y naciones.

Indicó que existen temas concretos para la integración latinoamericana y que son de “bastante sentido común” que es posible resolver de conjunto, incluso, acotó, "me atrevo a pensar más allá de diferencias políticas y de los tintes ideológicos de los diferentes países”.

Entre estos puntos fundamentales mencionó la complejidad que afrontan los países para el intercambio, una vez que son monoproductores, con economías muy parecidas, por lo que señaló que la diversificación productiva y económica es la base para la futura integración.

“Tenemos que pensar de forma muy creativa y audaz qué hacemos para integrarnos cada vez más”, añadió al comentar que la diversificación productiva y el debate sobre economía y producción es un sostén ineludible para una mayor integración.

Enfatizó la urgencia de salir del patrón primario- exportador y reiteró la importancia de una política al servicio del cambio productivo como “un gran reto”.

Por otra parte defendió el criterio de la construcción de un mundo más justo, democrático y solidario y señaló que las instancias de gobernanza internacional -tanto en el ámbito de la arquitectura financiera- necesita  ser fuertemente democratizada.

Al respecto dijo que en el siglo XXI, con un mundo multipolar, tiene que ser cada vez más horizontal en las relaciones internacionales, y si todas las naciones tienen un voto, no necesariamente tienen que tener un veto.

“La política exterior no puede ser solo coyuntural, resolver un problema, resolver una crisis, evitar un desencuentro, sino que tiene que ser estructural, tiene que acompañar absolutamente los procesos de construcción Estado-nación y la diversificación económica y productiva de nuestros países”, sentenció.

En tanto, el embajador de España, Víctor Fajilde González, expresó las palabras de bienvenida al nuevo jefe de la diplomacia de Ecuador, a quien le deseó suerte en lo personal y en lo profesional.

Long, quien fungía como ministro de Cultura, y es el actual coordinador de la Comisión de Relaciones Internacionales de la gobernante Alianza PAIS (AP), asumió como canciller de Ecuador el pasado día de marzo, fecha en que su antecesor Ricardo Patiño fue designado al frente de la cartera de Defensa.

En la sede de la cancillería de Ecuador tuvo lugar el agasajo al nuevo canciller de Ecuador, Guillaume Long. En la foto, el canciller junto a Sidharta Marín, embajador de Nicaragua. Foto: Cancillería.

yp/ar