Celebraciones de la Semana Santa en Latinoamérica

Imagen de una de las procesiones de Jesús del Gran Poder realizada en Quito en Viernes Santo. Fotos: Andes

Quito, 25 mar (Andes).- La Semana Santa o Semana Mayor  es una de las celebraciones del catolicismo que tiene un arraigo peculiar en Latinoamérica, donde cada país tiene sus costumbres particulares para celebrar toda la semana que empieza desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección.

Perú

La Semana Santa es la festividad más importante de la ciudad de Ayacucho y una de las más sobresalientes de América Latina. La celebración se inicia con la procesión del Señor de la Agonía, la Virgen Dolorosa, la Verónica y San Juan.

Por lo general se celebra el Domingo de Ramos, que conmemora la entrada apoteósica de Jesús de Nazaret en Jerusalén. Durante la semana se realizan otras procesiones del Señor del huerto (lunes), el Señor de la Sentencia (martes), el encuentro entre Cristo, su madre y María Magdalena  (miércoles) y el jueves se visitan las iglesias.

El Viernes Santo es la procesión del santo Selpulcro y el sábado de gloria es la pascua día que se celebra la festividad en todo su esplendor. La feria llega a su máximo en el Cerrito de Acuchimay.

El Domingo de Resurrección se realiza la procesión más importante, en la que representan a Cristo llevado en andas, iluminado por velas y se quema la retama; mientras la gente baila y canta alrededor en la plaza. Además uno de los platos que se prepara es la patasca o patashca, un caldo a base de mote en las zonas alto-andinas del Perú, acompañado de un tipo de pan llamado chapla.

 

Bolivia

En Bolivia, se realiza la tradicional Kespiyariña, una costumbre muy peculiar de Viernes Santo que consiste en hacer pillerías o pequeños robos, ya que según la leyenda cuando atardece en el campo después del fallecimiento de Jesucristo se puede “robarle” al vecino de forma lícita pues “Jesucristo está muerto y no está viendo a nadie en ese momento y no hay quien los castigue”.

El viernes por la tarde y el sábado por la mañana, mucha gente roba ganado del vecino o entran a las chacras a robar papa y no hay demandas al respecto.

En Bolivia también se realiza la peregrinación a pie de miles de personas durante dos o tres días que separan los 150 kilómetros. de la ciudad de La Paz hasta el Santuario de la Virgen de Copacabana.

Venezuela

La Semana Santa se celebra en todo el país y comienza el Domingo de Ramos. Una de las tradiciones que se realiza en Venezuela es la Quema de Judas, que se realiza principalmente en Caracas. Esta celebración recuerda la traición de Judas a Cristo, y simbólicamente alude a la traición del personaje escogido para mostrar el descontento de la población por lo que el muñeco que se confecciona varía cada año. A este monigote se lo realiza con ropas viejas y trapos y se rellena con fuegos artificiales que aportan los participantes de la quema de cada comunidad y luego se lo explotan una vez que el Judas es ahorcado.

En el Municipio de Chacao, en la capital venezolana, se mantiene desde hace más de 200 años la tradición de los palmeros, que se remonta a finales del siglo XVIII cuando una epidemia de fiebre amarilla diezmó la población de esta localidad y un sacerdote rogó por el cese de la peste y, a cambio, ofreció que los peones de las haciendas cercanas a las montañas subieran a ellas a recoger hojas de palma para ofrecerlas evocando el pasaje bíblico de la entrada de Jesús a Jerusalén el Domingo de Ramos.

México

En muchos lugares del país se escenifica el drama de la Pasión y Muerte de Cristo, siguiendo un guion general cuyos personajes incluyen a Jesús -vivo o en imagen-, centuriones romanos, judíos y fariseos y los doce apóstoles representados por niños o jóvenes. Sin embargo, en algunos pueblos se suele agregar también a Pilatos, María Magdalena, la Virgen María y otros personajes secundarios.

En varias ciudades coloniales como Taxco, Guerrero; Querétaro; San Luis Potosí y San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, las celebraciones son muy solemnes, como en la Procesión del Silencio, o donde los penitentes se someten (aun en nuestros tiempos) a rudas cargas, como símbolo de su auto sacrificio.

Tal vez la representación más popular sea la realizada en Iztapalapa, al oriente de la Ciudad de México, pero en muchos puntos de la República Mexicana es posible observar y vivir esta experiencia de tradición, plenamente religiosa.

Ecuador

En Ecuador, se mantiene el tradicional Arrastre de Caudas que se lo realiza el Miércoles Santo, que es un antiguo ritual romano que conmemora la muerte de Jesucristo y que perdura únicamente en Ecuador.

Es un cortejo formado por el obispo y los canónigos que se desplazan hacia el altar vestidos con unas capas negras (las caudas), donde se tumban bocabajo en el suelo. Una vez allí el obispo toma una enorme bandera negra con una cruz roja en el centro y la agita varias veces sobre el altar, sobre el público y sobre los canónigos, en un acto muy singular. La bandera es el signo del reinado de Cristo, enlutado por la pasión y enrojecido por la sangre triunfadora.

Otra de las celebraciones representativas es la procesión Jesús del Gran Poder, que se realiza en el Centro Histórico de Quito en Viernes Santo y una procesión similar se realiza en Guayaquil, denominada Cristo del Consuelo.

En Ecuador se acostumbra a preparar la denominada fanesca, plato compuesto de 12 granos y bacalao como ingredientes principales. La preparación tradicional de este plato es muy similar en todas las regiones, diferenciándose en muy pequeños detalles: acompañada de molo (puré de papa), arroz con leche, dulce de higos con queso, entre otros alimentos.

cl