Cepal augura mejora en evolución del crecimiento económico de Ecuador para este año y el próximo

El presidente Rafael Correa recibió en el Palacio de Carondelet a la secretaria ejecutiva de Cepal, Alicia Bárcena, acompañado por el canciller ecuatoriano, Guillaume Long. Foto: Presidencia de Ecuador

Quito, 19 oct (Andes).- Ecuador podría experimentar un decrecimiento económico del 1.7%, menor al inicialmente estimado que fue de 2,5% debido a la recuparación de la economía en el tercer trimestre, y para el próximo año se prevé un crecimiento de 0,7%, según consideró este miércoles la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, al referirse a una actualización de las proyecciones.

“Nuestras cifras en esta ocasión son de -2.5%, pero la verdad es que vemos que hay posibilidades de que mejoren esas cifras en los próximos meses porque ha habido una recuperación en el último trimestre, y también vemos con optimismo la recuperación del precio del petróleo”, afirmó y señaló que será en diciembre cuando se publiquen las cifras del balance preliminar hecho por Cepal.

Bárcena, quien sostuvo en esta jornada un encuentro con el presidente Rafael Correa, dijo a la prensa en el Palacio de Carondelet, sede gubernamental, que la Cepal está estimando que el petróleo puede recuperar a nivel mundial en torno a un 20%, lo cual va a tener un “impacto positivo” en la economía ecuatoriana “y en todos los países que son productores de petróleo”.

La titular de dicha Comisión Económica, quien llegó a Quito en el contexto de Hábitat III, refirió, además, que para el próximo año (2017) las previsiones para Ecuador “son mucho más positivas”, y consideró que este podría alcanzar el 0.7%.

“Hay varios factores que permiten esas proyecciones positivas de crecimiento, entre otras la llegada de financiamiento, algunos proyectos de infraestructura que llegan a su conclusión, como son algunos proyectos hidroeléctricos, lo cual va a ser muy importante para sustituir algunas importaciones del combustible”, apuntó.

En otro orden, consideró que Cepal ve con “buenos ojos” lo que ha sucedido en Ecuador, en cuanto a la reducción a la mitad tanto de la pobreza como de la pobreza extrema y apuntó que “esas son muy buenas noticias, y eso gracias a la creación de empleo, sin lugar a dudas”.

"Nosotros en la región obviamente vemos que hay cifras de desempleo más complejas, en cambio en Ecuador vemos que estas cifras no son tan complejas; aquí el Ecuador tiene un desempleo de 5.2% cuando nosotros en la región en su conjunto tenemos en torno al 8%, entonces Ecuador está mucho mejor que el resto de los países de la región”, aseveró.

Dijo que la Cepal comparte la visión del Banco Mundial sobre Ecuador sobre el cierre de brechas en este país entre lo que va generando en ganancias de productividad y cómo esto se va distribuyendo,  sobre todo a los sectores más pobres.

La década ganada para Ecuador

Bárcena afirmó que, tal como el presidente Correa ha denominado a esta como ‘la década ganada’, este país ha tenido un desempeño muy importante en el ámbito social, económico, en inversiones, aun cuando el contexto internacional “no acompaña” al producirse una mayor desaceleración del crecimiento a nivel mundial y también del comercio.

“La verdad es que el Ecuador tiene hoy por hoy, y la región en general, una situación de mayor resiliencia con algunas excepciones”, acotó.

Preguntada sobre el nivel de endeudamiento del país, aseveró que en general los países de América Latina, exhiben un premio de la deuda respecto al Producto Interno Bruto (PIB) de entre un 35% a un 40%, por lo que por debajo de esta última cifra “siguen siendo cifras que nos manejan una economía con sostenibilidad”.

"El Ecuador tiene una deuda hoy por hoy de un 38% aproximadamente, creo que sigue siendo dentro de los niveles totalmente sostenibles”, aseveró.

Indicó que "es lógico” que este país andino haya tenido que acudir al financiamiento internacional, considerando los factores que ha enfrentado por la caída del precio del petróleo, siendo, además, una economía dolarizada, en un contexto donde se ha apreciado esta moneda y en medio de un terremoto que azotó la costa ecuatoriana en abril de este año y demanda inversión para la reconstrucción.

“La verdad vemos que el país requiere financiamiento externo, no lo puede hacer con financiamiento propio, pero eso a su vez va a generar dinamismo económico porque la reconstrucción va a traer mayor actividad, mayor empleo y la reconstrucción en sí ya va a ser un factor de dinamismo económico”, remarcó.

Expuso que la inversión pública ecuatoriana tuvo un repunte hasta hace uno o dos años, cuando comenzó un contexto económico mundial mucho más ajustado, con cual, al igual que otros países de la región tuvo que disminuir su tasa de inversión.

“Lo bueno fue que ya Ecuador había hecho inversiones muy importantes en sectores estratégicos como fue en la hidroeléctricas, que sin dudas son proyectos de gran sostenibilidad que van a permitir reemplazar la compra, la importación de combustibles y eso ya significa un proyecto de larga data y de larga duración”, añadió.

Resaltó la estrategia nacional a mediano plazo en materia energética, siderúrgica y portuaria, y la red vial nacional, que, en su opinión “ha significado mucho para el crecimiento del país”.

yp/gc

Lea también aquí:

Banco Mundial destaca gestión de Ecuador en reducción de inequidad e incremento de ingresos en población más pobre