Cineasta cubano Ernesto Padrón estrena en Quito 'Meñique', adaptación de un cuento de José Martí

El cineasta dictó talleres en FLACSO cine sobre técnica de animación 3D. Foto: cortesía Ingrid Padrón

Quito, 06 feb (Andes).- El cineasta cubano Ernesto  Padrón, conocido por haber creado la primera animación 3D de Cuba, está en Quito para promocionar su filme ‘Meñique’ y para dictar talleres sobre esta técnica cinematográfica. La siguiente función gratuita de su largometraje infantil será este sábado, a las 11:00, en FLACSO cine.

‘Meñique’ es una versión libre del cuento del escritor cubano José Martí, creado en Estados Unidos en 1885. “De niño me encantaba este cuento. El director cubano Tulio Reggi me pidió alguna vez que hiciera los diseños de los personajes. Los hice, pero no se iba a hacer el filme. En 2005 empecé a escribir esta versión libre”, cuenta Padrón a la agencia Andes.

La primera proyección de ‘Meñique’ en Quito se llevó a cabo en el marco del Festival La Casa Cinefest, de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. “Fue la primera vez que se presentó la versión original, con idioma original, en un país latinoamericano, exceptuando Cuba”, enfatiza el cineasta.

Según el autor del filme, en Cuba esta versión original fue un éxito total y ganó un premio en el festival Cine de Latinoamérica. La aceptación de los niños quiteños al lenguaje cubano fue una gran sorpresa para Padrón, quien comenta que ‘Meñique’ ha sido doblada al inglés, al gallego y al castellano de España.

Creando a Meñique

El cineasta hizo una investigación porque el personaje original es muy pequeño. Foto: fxanimation.es

Padrón recuerda que inició una investigación en las escuelas para dar vida al popular personaje Meñique. En el cuento de José Martí, este singular joven es tan pequeño que cabe dentro de la bota de su padre.

“Hacerlo tan pequeño era muy complicado por el manejo de cámaras y las tomas. Para la investigación creé tres opciones de Meñique: uno que llegaba hasta las rodillas de la Princesa, otro a la altura de la cintura y otro a la altura de los hombros. La mayoría de niños, sobre todo las niñas, escogieron el que llegaba a los hombros de la Princesa”, explica.

El resto de personajes fueron creados a partir de los dibujos de Padrón y de la aprobación de los niños. “El 3D es un proceso muy complejo. Además de hacer una película hicimos una escuela, porque había colaboradores que dominaban un proceso y otros que no. Para la película hicimos como 20 cursos de capacitación porque había que entrenar no solo a un especialista, sino a todos”, recuerda el director.

El sueño de un niño

'Vampiros en La Habana' fue creada por su hermano, Juan Pablo Padrón. Foto: img.emol.com

Junto con su hermano Juan Pablo Padrón, el cineasta cubano siempre fue un fanático de las historietas y del cine de animación. Su sueño, desde que era un niño, era crear divertidas historias en dibujos animados.

Se licenció en Periodismo, carrera que lo llevó hasta el Diseño Gráfico, en donde incursionó con sus primeras animaciones. “Un deseo en la vida te va llevando por lugares”, comenta.

Tuvo la oportunidad de trabajar en Publicidad para niños, fue editor de una revista infantil y, en 1998, empezó a trabajar para un estudio de animación. “El Periodismo me ayudó a llegar al cine porque el cine es una agrupación de muchas especialidades. Cuando vas a escribir un guión utilizas lo que aprendiste como periodista”.

Al pensar en un referente en su carrera cinematográfica, se le ocurre su hermano Juan Pablo, director de la película ‘Vampiros en La Habana’, de animación 2D.

La primera serie que Padrón creó salió de la revista para niños que dirigía. Se llamaba ‘Los por qués’ y era creada con las preguntas cotidianas de los niños, como por qué el mar es azul. Luego hizo la serie ‘Para curiosos’, en cuyos capítulos se explican los enigmas de la cotidianidad. Esa serie sigue produciéndose y tiene más de 100 episodios.

“La motivación siempre fueron los niños: trabajar para ellos es lo más lindo”, finaliza Padrón.

pam/ar