Correa afirma que la pobreza se combate con justicia social y oportunidades

Agencia Andes
Muchas ecuatorianas beneficiarias del BDH han iniciado sus emprendimientos. Foto: Andes/Archivo

Quito, 29 nov (Andes).- El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, afirmó este sábado que la pobreza se combate con justicia social y oportunidades para los segmentos más necesitados, al defender la reciente propuesta de su agrupación política de reformas al Código Laboral, entre las cuales serían beneficiadas las “amas de casa”.

“La pobreza la va a resolver la igualdad de oportunidades, salud, becas en el exterior con base a la capacidad y no el billete; eso va a romper el círculo vicioso”, señaló el mandatario en su informe semanal de labores, que arribó en esta jornada a su emisión 400, con millones de seguidores en el país y en el exterior.

Informó que este año se ha entregado 56 millones de dólares en créditos individuales y otros 4 millones en créditos asociativos.

Correa rechazó las críticas respecto a la iniciativa de un sistema de seguridad social universal que, según cálculos, daría cobertura a unos 500.00 ecuatorianos y en 2015 podría sumar otros 400.000, entre estos un número importante de mujeres “trabajadoras no remuneradas” que no reciben una pensión jubilar.

Señaló que los grupos políticos opositores señalan que esa es una “medida demagógica” pero lo que les duele es que “es otra promesa cumplida de la Revolución Ciudadana”, y expuso que el Bono de Desarrollo Humano (BDH) mitiga la situación de pobreza, pero esta no se termina con base a teletones, caridad ni limosnas, sino a cambios estructurales.

“Eso va a romper el círculo vicioso de la pobreza”, acotó.

Se refirió a un encuentro en la ciudad portuaria de Guayaquil para socializar esta propuesta con gran acogida por parte de unas 5.000 personas, mayoritariamente mujeres, donde explicó que, por ejemplo, las receptoras del BDH (50 dólares), podrán aportar dos dólares mensuales y el Estado otros 9, con lo cual tendrán acceso a una pensión mínima de 76 dólares y otros beneficios de la seguridad social.

Esto, según dijo, les permitirá protegerse, y aún cuando es una cuantía ínfima, podrán tener asegurada una vejez tranquila, y apuntó: “al menos en la parte material tendremos más necesidades satisfechas”.

Defendió que el trabajo hogareño no se cuantifica “pero existe, produce, genera valor y bienestar”, y según cálculos recientes, genera el 15% del Producto Interno Bruto, más que la renta petrolera nacional.

“Por eso la Revolución Ciudadana reconoce ese trabajo para el bienestar de todas”, afirmó.

Con esta propuesta los ciudadanos podrán acceder a una seguridad social universal a partir de un subsidio del gobierno en la cotización del sistema y de la contribución establecida a partir del ingreso promedio de los respectivos hogares de los beneficiados en base a su nivel socioeconómico.

yp/jb