Cuatro arrestos en redadas en Bélgica, policía dispersa manifestantes ultraderechistas

Vehículos de la armada de Bélgica mientras ciudadanos realizan una improvisada reunión en una céntrica plaza de Bruselas. / AFP

Bruselas, 27 mar (Andes) - La policía belga detuvo el domingo a cuatro personas en una docena de redadas tras los atentados del martes, mientras grupos antimotines recurrieron a camiones lanza agua contra  ultraderechistas que irrumpieron en la plaza donde se homenajea a las víctimas de los ataques.

Trece nuevos allanamientos fueron realizados el domingo en Bruselas y en el norte de Bélgica, y cuatro personas quedaron detenidas provisionalmente, según la fiscalía, que no precisó si esas operaciones estaban relacionadas con los atentados más sangrientos desde 1945.

Los cuatro detenidos deben ser presentados este mismo domingo ante el juez de instrucción.

Entretanto en la Plaza de la Bourse, donde se concentran los belgas que rinden homenaje a los muertos y heridos, irrumpieron decenas de manifestantes de ultraderecha vestidos de negro.

Vigilados al principio de lejos por las fuerzas antidisturbios, los manifestantes repitieron varios eslóganes contra el grupo yihadista Estado Islámico, que reivindicó los atentados.

La manifestación perturbó el recogimiento de decenas de personas que, desde el martes, rinden homenaje, en silencio o con canciones, a las 28 personas muertas en los ataques yihadistas. La tensión era palpable entre los dos grupos.

Tensión en la plaza

"Cómplices terroristas, cómplices terroristas", les gritaron a los manifestantes pacíficos instalados en las escaleras de la plaza de la Bolsa. "El fascismo no pasará", respondían éstos.

La policía utilizó sus camiones lanza agua contra los manifestantes y luego detuvo a una decena de ellos, según un periodista de la AFP.

"Somos hinchas del fútbol, no tenemos nada que ver con la política. Estamos aquí por las víctimas, para rendirles homenaje", aseguró Andrés, un seguidor del FC Brujas.

Más tarde, los manifestantes se dispersaron y se dirigieron en pequeños grupos a la estación del Norte. "Estado, cómplice de Dáesh (acrónimo árabe del EI)", gritaron algunos a la policía y a los militares.

Este mismo domingo, la fiscalía anunció el encausamiento por pertenencia a un grupo terrorista de un segundo individuo, sospechoso de estar vinculado con un atentado frustrado esta semana en Francia.

El encausado es, según la justicia belga, Abderamane A. Otro hombre, Rabah N., ya fue imputado el sábado por su relación con Reda Kriket, detenido por el mismo proyecto de atentado en Francia y en cuya casa cerca de París la policía halló explosivos y armas.

Con ello, la policía intenta ajustar otra pieza más en el rompecabezas de las imbricadas redes yihadistas que atentaron en París (130 muertos) y Bruselas.

Las autoridades belgas precisaron este domingo que los atentados del martes en Bruselas dejaron 31 muertos, entre ellos los tres kamikazes.

De las 28 víctimas, 24 ya han sido identificadas, 14 en el aeropuerto y diez en la estación de metro Maalbeek. Los 24 muertos identificados son 13 belgas y 11 ciudadanos extranjeros de ocho nacionalidades diferentes.

Según el centro de crisis belga, el número de heridos se elevó a 340 (de 19 nacionalidades diferentes, además de los belgas), de los que 101 seguían hospitalizados el sábado.

Por otro lado, los investigadores siguen tratando de confirmar si el único sospechoso imputado en relación directa con los ataques yihadistas del martes, Faysal Cheffou, es --como se cree-- el hombre que dejó una bomba en el aeropuerto junto a los dos kamikazes, Ibrahim El Bakraoui y Najim Laachraoui.

Estos dos suicidas, igual que el kamikaze del metro, Khalid El Bakraoui, están estrechamente vinculados a los atentados parisinos de noviembre.

Además, un ciudadano argelino, Djamal Eddine Ouali, fue detenido el sábado en la región de Salerno, en el sur de Italia, a pedido de la justicia belga, en el marco de una investigación sobre documentos falsos utilizados por los kamikazes en los ataques de París y Bruselas.

AFP/ar