Cuba dice que visita de Obama es un paso importante para las relaciones con EE.UU

Para Cuba es paradójico que por una parte el gobierno tome medidas a favor de las relaciones con Cuba y por otra arrecie las sanciones contra la isla, en detrimento de la vida cotidiana del pueblo cubano. Foto: cubaahora.cu

Quito, 9 mar (Andes).- Cuba afirmó este miércoles que la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a la isla antillana, la primera en 88 años, constituirá un paso importante en el proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, para lo cual -reiteró- será determinante el levantamiento del bloqueo.

“La visita del Presidente de los Estados Unidos será un paso importante en el proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales. Hay que recordar que Obama, como lo hizo antes James Carter, se ha propuesto, desde el ejercicio de sus facultades presidenciales, trabajar para normalizar los vínculos con Cuba y, en consecuencia, ha realizado acciones concretas en esta dirección”, precisa el diario cubano Granma en un editorial.

También ratificó su voluntad de avanzar en esos vínculos sobre la base de la observancia de los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y de los principios de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, expone el texto.

Este hecho, según el rotativo, se inserta en el proceso iniciado el 17 de diciembre de 2014, cuando el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Raúl Castro Ruz, y el presidente Obama, anunciaron simultáneamente la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas, rotas por los Estados Unidos casi 54 años atrás.

Señala que el viaje forma parte del complejo proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales, que apenas se inicia y que ha avanzado sobre el único terreno posible y justo: el respeto, la igualdad, la reciprocidad y el reconocimiento de la legitimidad de nuestro gobierno.

“Se ha llegado a este momento como resultado de la heroica resistencia del pueblo cubano y su lealtad a los principios, la defensa de la independencia y la soberanía nacionales, en primerísimo lugar”, expone la fuente.

Indica, además, que el actual proceso con los Estados Unidos ha sido posible también gracias a la solidaridad internacional, en particular, de los gobiernos y pueblos latinoamericanos y caribeños, que colocaron a ese país en una situación de aislamiento insostenible y reclamaron el cambio de la política hacia Cuba.

Respecto a las relaciones bilaterales, señala que se han dado pasos hacia una “mejoría”,  y expone que esta será una oportunidad para que el presidente estadounidense aprecie directamente una nación enfrascada en su desarrollo económico y social, y en el mejoramiento del bienestar de sus ciudadanos.

“Este pueblo disfruta derechos y puede exhibir logros que constituyen una quimera para muchos países del mundo, a pesar de las limitaciones que se derivan de su condición de país bloqueado y subdesarrollado, lo cual le ha merecido el reconocimiento y el respeto internacionales”, apuntó.

Lo que encontrará Obama

Según Granma, Obama se encontrará con un país que contribuye activamente a la paz y la estabilidad regional y mundial, y que comparte con otros pueblos no lo que le sobra, sino los modestos recursos con que cuenta, haciendo de la solidaridad un elemento esencial de su razón de ser y del bienestar de la humanidad.

También, acota, tendrá la ocasión de conocer a gente noble, amistosa y digna, con un alto sentido del patriotismo y la unidad nacional, que siempre ha luchado por un futuro mejor a pesar de las adversidades que ha tenido que enfrentar.

“El presidente de los Estados Unidos será recibido por un pueblo revolucionario, con una profunda cultura política, que es resultado de una larga tradición de lucha por su verdadera y definitiva independencia, primero contra el colonialismo español y después contra la dominación imperialista de los Estados Unidos”, indica el editorial.

El texto señala que Cuba recibirá al presidente Barack Obama, orgulloso de su historia, sus raíces, su cultura nacional y confiado en que un futuro mejor es posible; “Una nación que asume con serenidad y determinación la etapa actual en las relaciones con los Estados Unidos, que reconoce las oportunidades y también los problemas no resueltos entre ambos países”, añade.

No obstante, indica que para llegar a la normalización queda un largo y complejo camino por recorrer, que requerirá de la solución de asuntos claves que se han acumulado por más de cinco décadas y que profundizaron el carácter confrontacional de los vínculos entre los dos países.

“Tales problemas no se resolverán de la noche a la mañana, ni con una visita presidencial”, advierte el rotativo y asevera que “para normalizar las relaciones con los Estados Unidos será determinante que se levante el bloqueo económico, comercial y financiero, que provoca privaciones al pueblo cubano y es el principal obstáculo para el desarrollo de la economía de nuestro país”.

Denuncia que resulta paradójico que, por una parte, el gobierno tome medidas y que, por otra, arrecie las sanciones contra Cuba, que afectan la vida cotidiana de nuestro pueblo.

“La realidad sigue mostrando que el bloqueo se mantiene y se aplica con rigor y con un marcado alcance extraterritorial, lo cual tiene efectos disuasivos para las empresas y los bancos de los Estados Unidos y de otros países”, sentenció.

yp/gc