Ecuador ratifica 'cero tolerancia' a los abusos sexuales en instituciones educativas

Los padres de los niños abusados en una unidad educativa de Guayaquil piden que no exista impunidad en este caso. Foto: El Telégrafo

Quito, 12 oct (Andes).- El Ministerio de Educación de Ecuador rechazó este jueves de la "manera más enérgica" las situaciones de abuso sexual ocurridas en una unidad educativa de la ciudad costera de Guayaquil, provincia de Guayas, y expresó su solidaridad con las víctimas y sus familias.

En un comunicado, dicha cartera anunció que hará una intervención integral del plantel, lo cual implica una auditoría del proceso educativo, la investigación de las autoridades, a todo el personal que trabaja en la institución, la estricta aplicación del régimen disciplinario, y el apoyo sicológico a las víctimas y a las familias afectadas.      

El ministro de Educación, Fander Falconí, expuso la total apertura a la información y a las acciones que se implementen desde el Ministerio para facilitar el esclarecimiento de los hechos, cuidando permanentemente que no se violenten los derechos de los niños y niñas y que no se los revictimice.

Además, el Ministerio manifestó que colaborará de manera incondicional con las autoridades judiciales y con la Fiscalía y proveerá toda la información que sea requiere para que se identifique a los culpables y se dé la contención necesaria a los afectados.         

También en el comunicado se informa que se investigará y se sancionará cualquier situación de encubrimiento y negligencia que pudo haber existido en este grave caso.      

En esa unidad educativa según la fiscal del Guayas, Patricia Morejón, se presume que se cometieron abusos sexuales en contra de casi un centenar de niños por parte de un profesor de Educación Física.

"El tema es muy delicado y estamos muy preocupados", comentó al respecto la fiscal Patricia Morejón. "Nosotros repudiamos todo acto de violencia. Les hemos garantizado a los padres que vamos a intervenir y queremos devolverles la confianza. No vamos a dejar en la impunidad este caso", añadió.

El hecho se dio a conocer el pasado 6 de octubre, cuando un profesor de la Unidad Educativa réplica 'Aguirre Abad' fue detenido como sospechoso de haber violado a cinco de sus estudiantes, de entre 5 y 7 años de edad.

Según las denuncias de los padres, los abusos fueron cometidos en el baño de la institución educativa.  

Érika Lainez, subsecretaria de Educación de esa zona, indicó que se está investigando si se han seguido los protocolos establecidos para el caso y, de ser necesario, se tomarán las sanciones administrativas correspondientes.

El fiscal encargado de la investigación, César Peña, denunció que al momento de llegar al colegio el pasado viernes para realizar la detención, la administración le impidió el acceso y tuvieron que ingresar junto a los efectivos policiales por muros aledaños. 

Hechos similares se han registrado más recientemente en el país. Un caso ocurrió en el colegio privado de Quito 'La Condamine', en el que resultó hallado culpable un profesor y sentenciado a 22 de privación de libertad; en tanto en la Academia Aeronáutica Mayor 'Pedro Traversari', de la capital ecuatoriana, otro educador fue condenado a 16 años de cárcel tras la denuncia de 41 casos de abuso sexual.

Los esfuerzos que hace el país para afrontar este delito contra niños y adolescentes

En días pasados, Ecuador firmó junto a Unicef (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia) una iniciativa contra el abuso sexual infantil, denominada “Ecuador dice no más”.

Esta campaña busca visibilizar el problema y que se denuncien los casos, para que no queden en la impunidad. Además, se busca que las familias, los gobiernos autónomos descentralizados, unidades educativas y el gobierno central para que tomen acciones en conjunto para proteger a los menores frente a los casos de abuso sexual.   

Según la publicación, “La violencia de género contra las mujeres en Ecuador” una de cada 10 mujeres fue víctima de abuso sexual cuando era niña o adolescente, el 65% de los casos fue cometido por parte de familiares o personas cercanas.         

Además, el informe menciona que a una de cada 3 víctimas nunca le creyeron, y a una de cada cuatro víctimas de abuso sexual nunca avisó lo que le ocurrió por miedo a las amenazas, vergüenza o impotencia.

Por otra parte, el Ministerio de Educación firmó el 22 de junio pasado un acuerdo ministerial que consiste en un instructivo de actuación para la atención a niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia sexual cometidas o detectadas en los establecimientos del sistema educativo nacional y los procesos para la investigación y sanción.

El objetivo es buscar el apoyo a los estudiantes y sus familias, o personas de la institución educativa que hayan sido víctimas de abusos o delitos sexuales. Además, garantizar apoyo sicológico, medidas de protección en favor de los estudiantes, y suspender de sus funciones a los implicados en esos delitos, sin perjuicio de las investigaciones civiles o penales.

Además ese instructivo establece la no revictimización de las niñas, niños y adolescentes.             

vr/yp