Ecuatoriano Millan Ludeña reta a la Antártida en una competencia internacional

El competidor se preparó en los Andes ecuatorianos para soportar los fríos extremos. Foto: Cortesía Millan Ludeña

Quito, 19 ene (Andes).- El ecuatoriano Millan Ludeña participará desde este miércoles en una de las competencias más difíciles del mundo: el Desafío Antártida 100K, una carrera de ultra resistencia a través del continente helado en la que participarán 11 competidores de todo el planeta.

“En la Antártida se ha registrado la temperatura más baja en la historia, que es menos 89 grados centígrados y los vientos más fuertes que rondan 150 a 160 kilómetros por hora”, explica el deportista a través de un video publicado en redes sociales.

“Correr en la Antártida es un desafío sumamente extremo, yo tengo que cubrir, en la medida de lo posible, todos estos riesgos potenciales”, agrega el deportista.

Ludeña se ha preparado durante 22 semanas en las montañas de los Andes ecuatorianos, entrenando en cámaras de frío de una fábrica de hielo, llevando mochilas de peso para fortalecer cuerpo y mente.

En la preparación física de Ludeña participó el deportista de ultra maratón Gonzalo Calisto, y la fisioterapista Gisela Toledo, que forman parte del equipo con el que viaja Ludeña.

En su blog personal el atleta explicó que hará la distancia total “completando cinco veces un circuito de veinte kilómetros. Lo que implica que nos la hemos planteado como un combate pactado a cinco rounds”.

“Cada round en sí será el inicio y final de una aventura. El plan es exponerme el menor tiempo posible a vientos de al menos 60 Km/h, con temperaturas por debajo de – 20 C y recuperarme rápidamente en el campamento base, previo a enfrentar al siguiente round”, dice.

El circuito tendrá tres puntos de abasto, dos al aire libre y el campamento base. En cada punto estarán a disposición sus alimentos y los cambios de ropa necesarios para continuar con el circuito.

Para la competencia el deportista ha invertido cerca de 21.000 dólares americanos, en rubros que incluyen inscripción (USD 13.000) pasajes, nutrición, hospedaje, exámenes médicos, entrenamiento, equipo, alimentación para la carrera, entre otros.

Por ello el deportista cuenta con el apoyo de varias empresas auspiciantes como la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), Seguros Sucre, entre otras.

Él es el único participante latinoamericano que vivirá esta experiencia extrema en uno de los sitios más fríos del mundo.

Anteriormente, en 2014, participó en la ‘Marathon des Sables’ en el desierto del Sahara, competencia en la que recorrió 254 kilómetros bajo temperaturas de hasta 40 grados centígrados, por lo que fue calificada por National Geographic como “la competencia más difícil del mundo”.

eg/gc