Esposa de presidente electo, Lenín Moreno, se unió como voluntaria en la Fundación Operación Sonrisa

La nueva primera dama del Ecuador, junto a Pancho Punina, director ejecutivo de Operación Sonrisa (izquierda) visitaron a los niños que iban a ser operados. Foto: Micaela Ayala V./Andes

Quito, 20 abr (Andes).- Rocío González, esposa del presidente electo de Ecuador Lenín Moreno, asumió este jueves su rol como voluntaria de la Fundación Operación Sonrisa que se encarga de operar a niños de escasos recursos que sufren de labio leporino.

La esposa del mandatario electo realizó un recorrido por las instalaciones del Hospital de la Policía Nacional en donde se realizarán las operaciones a unos 50 niños este jueves, viernes y sábado. Compartió momentos con madres y niños que iban a ser operados, así como con doctores que van a atender a estos pacientes.

“Lo que quiero es trabajar, escuchar, ser un enlace y un acompañamiento para todo el programa social propuesto desde la campaña por parte de Lenín Moreno y con todas las mujeres voluntarias que me han acompañado y que quieren seguir colaborando. Así que tenemos trabajo para largo”, señaló González en declaraciones a la prensa.

Y agregó: “vamos a hacer todo lo necesario para que Operación Sonrisa siga con el éxito que ha tenido y podamos seguir cambiando la vida de estos niños y de sus familias”.

Operación Sonrisa cumple 22 años de aniversario en el Ecuador y tiene 35  años trabajando en 63 países. Este año lo celebran con el título de la campaña “Until We Heal” que quiere decir “Hasta que sanemos”. En el país se han operado entre 15.000 a 17.000 niños gracias a su trabajo.

Rocío González recorrió las instalaciones del Hospital de la Policía con su nuevo traje de voluntaria. Foto: Micaela Ayala V./Andes

Pancho Punina, director ejecutivo de Operación Sonrisa, aseguró que el voluntariado busca acercar a todos los sectores, es por ello que invitan a la participación de organizaciones privadas y públicas, así como de actores del gobierno para que se unan al trabajo que realizan.

 “Lo que buscamos es que ese liderazgo de opinión que tiene el señor presidente Lenín Moreno se pueda canalizar para que trabajos como estos se puedan elevar a una posición de política pública. Que los niños que van naciendo se vayan identificando y puedan ser atendidos bajo un protocolo”, aseguró Punina.

El director de esta fundación señaló que hasta el momento se ha actuado en  44 ciudades del Ecuador.  “Hemos hecho una inversión de un millón y medio de horas de atención. Dentro de esta actividad desarrollamos mucho lo que es la docencia médica para la cirugía plástica”, dijo.

Además de las operaciones que se realizaran en estos días en el Hospital de la Policía también se desarrolla conferencias para los Cirujanos Plásticos, Terapistas de Lenguaje y otros especialistas para sensibilizarlos sobre esta enfermedad.

Según Punina uno de cada 400 niños nace con labio leporino en Ecuador.  “Lo que buscamos es que esto no tenga impacto dentro de la familia y tampoco que se burlen del niño porque tiene una diferencia que puede ser solucionada a través de un acto quirúrgico”, señaló.  

dvm/gc