Estrategia de la derecha en la región es desprestigiar a los líderes de izquierda, asegura presidente Correa

El presidente Correa se refirió a la estrategia de la derecha en la región para desestabilizar los procesos políticos impulsados en los últimos años. Foto: Flickr Presidencia

Quito, 8 mar (Andes).- El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, señaló que una de las estrategias que utilizan los sectores de derecha en la región es “desprestigiar a los líderes de izquierda” para poner fin a los procesos de cambio que se han llevado adelante en América Latina en los últimos años.

Correa manifestó que, a diferencia de otras ocasiones, los sectores de derecha en la región se encuentran “articulados nacional e internacionalmente” para combatir a la izquierda con estrategias y discursos que “nos hacen añorar el pasado”.

“Se ve que hay una audacia y una nueva ofensiva de esa derecha con más ínfulas, con más energía, con más recursos, más estrategia, más discursos, todos hablan lo mismo, desde la Tierra del Fuego hasta Río Grande, toda la derecha continental hablan lo mismo”, dijo el Jefe de Estado en un conversatorio con los medios de comunicación en la ciudad amazónica de Archidona, en la provincia de Napo.

En ese marco, recordó que los últimos acontecimientos ocurridos en Brasil, con la detención del expresidente Luis Ignacio Lula Da Silva, por su presunta implicación en un caso de corrupción con la empresa Odebrecht, únicamente han servido para “destrozar su reputación”.

El mandatario cuestionó que la detención se haya dado precisamente después de que Lula da Silva anunciara que será candidato en las próximas elecciones en ese país. “Todo es una estrategia para destrozar la reputación, es la judicialización de la política, como en Brasil tienen todo en contra”, dijo, refiriéndose a la minoría en el Congreso, y a un fiscal que “es enemigo del gobierno”.

Además, recordó que en años anteriores ya se aplicó una estrategia similar con la expresidenta de Argentina Cristina Fernández, con el presidente de Bolivia Evo Morales, e incluso con el mismo Rafael Correa, cuando en la última campaña electoral se posicionó la idea de dos supuestas cuentas bancarias en Suiza.

Frente a ello, Correa manifestó que es necesario que la izquierda se mantenga unida y que se realicen nuevas reuniones entre los líderes de izquierda para definir acciones y construir discursos que permitan enfrentar los intentos de desestabilización.

“Hay que reflexionar muy fuertemente eso, lo que se hizo con Lula es atentado a los derechos humanos, ustedes creen que Lula va a huir si lo llaman a declarar, pero fueron a inspeccionar su casa, lo llevaron detenido y todo eso era para humillarlo, para desprestigiarlo, es parte de la persecución de las estructuras de la vieja América Latina, contra los líderes de la izquierda”, finalizó.

la /gc