Evo Morales, el fundador del Estado Plurinacional de Bolivia

Quito, 22 feb (Andes).- Este 21 de febrero los bolivianos retornaron a las urnas para participar de un referendo sobre la propuesta de permitir la reelección presidencial de Evo Morales, de cuyos resultados oficiales se conocerá en días posteriores.

En rueda de prensa, que brindó este lunes 22, el mandatario reiteró el respeto a la democracia y los resultados electorales.

"Siempre hemos respetado la democracia. Mucha serenidad y responsabilidad para esperar los resultados del Tribunal Supremo Electoral", solicitó. 

Pidió paciencia para esperar los resultados y agradeció el voto rural, "el pueblo es antiimperalista, hay un sentimiento en los campos (a favor de Evo) que no va a cambiar". 

Este domingo los bolivianos acudieron a ejercer su derecho al voto por el referendum 2016. Foto: ABI

Diez años de inclusión social y progreso económico

Evo Morales ocupa la presidencia desde 2006, cuando su país vivió el histórico cambio de época que suponía la ascensión al mando presidencial, por primera vez, de un indígena Aymara.

Morales ganó elecciones con un apoyo en urnas del 53,74 %, tras la votación ocurrida en diciembre de 2005, a la que llegó apoyado por varias confederaciones sindicales de trabajadores y campesinos.

Su gobierno fue el tercero en la historia del país apoyado por mayoría absoluta de votantes.

En su primer mandato cumplió su promesa de campaña de reducir su sueldo en 57 % y con él el de funcionarios de gobierno y administradores públicos, porque constitucionalmente nadie puede ganar más que el presidente.

También emprendió la campaña de alfabetización “Yo sí puedo” con la ayuda de los gobiernos de Cuba y Venezuela.

Para octubre del mismo año emprendió la segunda fase del plan, concentrada en alfabetizar en lenguas aymara y quechua para zonas urbanas y rurales; posteriormente en guaraní.

Con ello, en Bolivia aprendieron a leer y escribir más de un millón 200 mil personas, logrando así la erradicación del analfabetismo endémico.

Morales nacionalizó los hidrocarburos y los beneficios que estaban en propiedad de compañías petroleras transnacionales, principalmente la española Repsol y la brasileña Petrobras.

El presidente de Bolivia ha recibido siempre el apoyo de los sindicatos obreros y campesinos. Foto: ABI

En junio de 2006 se emitieron en ese país siete decretos que permitían la entrega de títulos de propiedad de tierras estatales a campesinos pobres, en particular indígenas; además a largo plazo se debería nacionalizar latifundios para su redistribución.

Durante su gestión el producto interno bruto (PIB) creció un promedio del 5.2 %. En 2008, Bolivia alcanzó su mayor crecimiento registrado, un 6,2 %, logrando en el tercer trimestre del año un tope del 7,1%, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Dado ese crecimiento económico, en 2010 el Banco Mundial sacó a Bolivia de la lista de países de ingresos bajos y la colocó en el grupo de países de ingresos medios.

En 2009 se aprobó la nueva Constitución, elaborada por una Asamblea Constituyente de 255 legisladores de mayoría oficialista. A fines de ese año, Evo fue reelecto con el 64,22 por ciento de apoyo popular.

Bolivia es líder en la lucha contra el cambio climático. Se convirtió en el primer país en reconocer los derechos de la Madre Tierra, y practicar la filosofía andina del ‘Buen Vivir’ en base al respeto de la cosmovisión de las culturas ancestrales de los pueblos originarios.

Según la cadena Telesur, el país andino tiene la mayor cantidad de árboles por persona en América Latina, mientras Perú cuenta con mil 500; Brasil, mil 400; Argentina, mil 200; Colombia, mil; Ecuador, 600; Paraguay, dos mil 500; y Bolivia con cinco mil 400.

Los avances en cuanto a educación, ciencia y tecnología también son notables. Uno de ellos es el satélite Túpac Katari (TKSAT-1), que tuvo como fin trasmitir información, reducir las tarifas de la empresa de comunicaciones Entel, proveer televisión satelital a un precio 80 % más barato y otorgar acceso a internet a zonas alejadas.

El Aymara inauguró la primera planta piloto de energía eólica de Bolivia, en Cochabamba (centro), que genera tres Mega Vatios por hora y, según el gobierno, beneficia a 24 mil agricultores.

Morales basa su gestión en las causas sociales 

Su gobierno tiene un marcado carácter de cercanía a las causas sociales. A sus 56 años, es uno de los referentes de la lucha social anticapitalista más grandes para la historia americana.

Morales ha declarado desde el inicio su adhesión a los procesos progresistas de izquierda en América Latina. Foto: Andes/Archivo

Apenas electo visitó Cuba, Venezuela, España, Francia, Holanda, Bélgica, China, Sudáfrica y Brasil para entrevistarse con mandatarios, funcionarios y personalidades en busca de apoyo político y económico para sus planes de transformación económica.

Se alineó rápidamente con el bloque regional de izquierda Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), creada por el extinto líder venezolano Hugo Chávez, junto a sus colegas Rafael Correa de Ecuador y Daniel Ortega de Nicaragua.

Con su reclamo de acceso al Pacífico, el gobernante cosechó simpatías como la de la canciller alemana, Ángela Merkel, quien propuso una intervención papal en la disputa boliviano-chilena; del presidente de Francia, Francois Hollande, que apoyó un diálogo, y del papa Francisco en su visita a Bolivia.

A mediados de 2014 organizó una cumbre de países del G77+China contra la pobreza, y fue anfitrión de varios eventos globales de organizaciones indígenas y sindicales de izquierda.

Actualmente lleva ya 10 años en el mandato, habiendo roto ya varios records como el de ser el presidente con mayor tiempo en el poder. Su periodo actual concluye oficialmente en 2020.

eg/gc