Exministro de Defensa destaca repotenciación de capacidad operativa de las FF.AA en la Revolución Ciudadana

"Hablar de que el gobierno de la Revolución Ciudadana no ha mostrado interés y sensibilidad en el sector militar, me parece que es una versión muy equivocada”, afirmó ex ministro de Defensa de Ecuador, Xavier Ponce. Foto: Andes/Archivo

Quito, 24 mar (Andes).-  El exministro de Defensa de Ecuador, Xavier Ponce (2008-2012) , reconoció las condiciones de aprovisionamiento de las Fuerzas Armadas del país, creadas durante el período de la Revolución Ciudadana.

En entrevista con el programa Ecuador No Para, de la Televisión Ciudadana, Ponce mencionó la homologación salarial impulsada por el actual gobierno, el mejoramiento de las condiciones de vida de las bases y la repotenciación de dos submarinos, entre los avances registrados en esta etapa.

No obstante, mencionó que es posible que “desde la versión militar” puedan encontrarse algunas necesidades que hay que cubrir, pero afirmó que “en lo fundamental son las Fuerzas Armadas con buenos niveles salariales, ha habido una gran atención por lo que es vivienda, sobre todo para los sectores de base de las Fuerzas Armadas; se ha adquirido un material importante; se potenciaron los dos submarinos con los que contaban las Fuerzas Armadas (FF.AA.), de manera que ha habido, sí, un trabajo de reconstrucción de las capacidades operativas en las Fuerzas Armadas”.

Ponce señaló que en particular lo que se vivió a lo interno del cuerpo armado tras el ataque del gobierno de Colombia a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de ese país (FARC), en Angostura, 2008, fue el hecho de que prácticamente desde la firma de la paz (con Perú, 1998)  “los gobiernos habían abandonado a las Fuerzas Armadas).

“Las FF.AA. no se habían recuperado en su logística, en su infraestructura, en su capacidad operativa y eso evidentemente influía también en su capacidad, en su destreza, en su experiencia humana”.

En su opinión, eso llevó al extremo de que en Angostura apenas se contaban “con uno o dos helicópteros” para poder rastrear la zona. “Eran unas condiciones pavorosas de desmantelamiento de las FF.AA. y a eso es a lo primero que reaccionó muy positivamente el presidente Rafael Correa”, describió.

El ministro Javier Ponce con el conductor del programa Ecuador No Para, Marco Antonio Bravo. / Foto: Carlos Rodríguez-Andes

Por otra parte, dijo, se detectaba también una fuerte dependencia -y yo diría también penetración, acotó- de los aparatos de inteligencia norteamericanos dentro de las FF.AA. y particularmente de las instituciones de Inteligencia de este cuerpo, y ejemplificó con el caso público de las vinculaciones del coronel Mario Paz Miño.

“Entonces esas dos cosas pesaban enormemente en el ánimo y en las condiciones de las FF.AA. y había que comenzar recuperando ese espíritu y recuperando esa capacidad operativa; eso es lo que nos llevó a tomar decisiones de adquisición de material militar desde el inicio de mi gestión”, aseveró.

Enfatizó que no hubo olvido de las FF.AA, y señaló que “eso no es se sustenta y no tiene pies  ni cabeza” porque fue intensificada la homologación salarial desde el primer momento, de modo que se concluyó el proceso en la mitad del tiempo que estaba previsto hacerlo.

“De manera que hablar de que el gobierno de la Revolución Ciudadana no ha mostrado interés y sensibilidad en el sector militar, me parece que es una versión muy equivocada”, añadió.

Aseveró que en la actualidad las FF.AA están “sujetas al poder civil, al poder político” y “eso es lo que siempre el presidente Rafael Correa ha exigido a las FF.AA., y eso no es estar contra las FF.AA, ni ser enemigo de las FF.AA; eso es es exigir a las FF.AA que jueguen el papel que les corresponde en una democracia".

Expuso que la necesidad del respeto a la autoridad civil y de la obediencia al presidente de la República ha calado entre los miembros de ese cuerpo, aun cuando puedan existir uno o dos episodios que aparentemente no correspondan a esa visión, pero en lo fundamental en su opinión el concepto está “muy claro" en las FF.AA..

En su caso personal, señaló que el momento más duro al frente de esa cartera para él fue la intentona golpista del 30 de septiembre de 2010 (30-S), pero consideró que el mismo tiempo fue rico en términos de decisión, de experiencia, de compactación y de unidad a lo interno de las FF.AA.

Rechazó, sin embargo, que haya sido demorada la determinación de rescatar al Presidente, secuestrado en el hospital tras la revuelta policial, y señaló que los pasos que se dieron obedecieron a una planificación. “Creo que desde ese punto de vista se fue planificando el proceso de la manera más responsable”, sentenció.

yp