Fidel Castro dice a Obama que no trate de elaborar teorías sobre la política cubana

En sus reflexiones sobre el discurso de Obama en La Habana, el líder histórico cubano Fidel Castro afirmó: “nadie se haga la ilusión de que el pueblo de este noble y abnegado país renunciará a la gloria y los derechos, y a la riqueza espiritual que ha ganado con el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura”. Foto: AFP

Quito, 28 mar (Andes).-  El líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, publicó este lunes un artículo fechado la víspera donde dice a Barack Obama que reflexione y no trate ahora de elaborar teorías sobre la política cubana, a pocos días de la histórica visita del presidente de Estados Unidos a Cuba.

En su más reciente reflexión titulada 'El hermano Obama', a las que ha acostumbrado a los cubanos desde 2006 tras su retiro de la vida pública por enfermedad, el expresidente de la isla caribeña hace un recuento por la historia de su país y disecciona el mensaje de Obama a la nación cubana, transmitido en vivo al país y que sembró esperanzas entre los cubanos de un futuro mejor.

El expresidente citó al inquilino del Salón Oval cuando dijo “vine aquí para dejar atrás los últimos vestigios de la guerra fría en las Américas. Vine aquí extendiendo la mano de amistad al pueblo cubano”.

Castro señaló que de inmediato expuso un “diluvio de conceptos, enteramente novedosos para la mayoría de nosotros” y citó el momento en que el presidente de Estados Unidos dijo en La Habana: “ambos vivimos en un nuevo mundo colonizado por europeos”. Prosiguió el Presidente norteamericano. “Cuba, al igual que Estados Unidos, fue constituida por esclavos traídos de África; al igual que Estados Unidos, el pueblo cubano tiene herencias en esclavos y esclavistas”.

Para el expresidente cubano, “las poblaciones nativas no existen para nada en la mente de Obama, quien tampoco dijo que en Cuba la discriminación racial fue barrida por la Revolución; que el retiro y el salario de todos los cubanos fueron decretados antes de que el señor Barack Obama cumpliera 10 años, así como fue barrida la “odiosa costumbre burguesa y racista de contratar esbirros para que los ciudadanos negros fuesen expulsados de centros de recreación”.

Recuerda Castro cómo en 1961, año en que nació Obama -apenas un año y tres meses después del triunfo de la Revolución- una fuerza mercenaria con cañones e infantería blindada, equipada con aviones, fue entrenada y acompañada por buques de guerra y portaviones de Estados Unidos, atacando por sorpresa a territorio cubano.

Rememora, además, varios episodios de la historia contemporánea en los que Cuba ha participado, en especial en la lucha contra el régimen de segregación racial en África, donde se inició una lucha que se prolongó no menos de 15 años.

“No hablaría siquiera de esto, a menos que tuviera el deber elemental de responder al discurso de Obama en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso”, dijo el líder histórico cubano en sus reflexiones más recientes, quien señaló que “de cierta forma yo deseaba que la conducta de Obama fuese correcta. Su origen humilde y su inteligencia natural eran evidentes” y recuerda cómo un libro sobre la vida de (Nelson) Mandela estuvo prologado por el propio Obama.

“No sé qué tendrá que decir ahora Obama sobre esta historia. Ignoro qué sabía o no, aunque es muy dudoso que no supiera absolutamente nada. Mi modesta sugerencia es que reflexione y no trate ahora de elaborar teorías sobre la política cubana”, aseveró Fidel Castro.

Por otra parte, señala que en La Habana Obama pronunció un discurso en el que utiliza las palabras más almibaradas para expresar: “Es hora ya de olvidarnos del pasado, dejemos el pasado, miremos el futuro, mirémoslo juntos, un futuro de esperanza. Y no va a ser fácil, va a haber retos, y a esos vamos a darle tiempo; pero mi estadía aquí me da más esperanzas de lo que podemos hacer juntos como amigos, como familia, como vecinos, juntos”.

Al respecto, señala que al escuchar sus palabras “cada uno de nosotros corría el riesgo de un infarto”, tras un bloqueo despiadado que ha durado ya casi 60 años, y se cuestiona: “¿y los que han muerto en los ataques mercenarios a barcos y puertos cubanos, un avión de línea repleto de pasajeros hecho estallar en pleno vuelo, invasiones mercenarias, múltiples actos de violencia y de fuerza?”.

Hacia el final de su mensaje, publicado este lunes por todos los medios de comunicación cubanos, el estadista señaló que “nadie se haga la ilusión de que el pueblo de este noble y abnegado país renunciará a la gloria y los derechos, y a la riqueza espiritual que ha ganado con el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura”.

Y concluye diciendo:  “advierto además que somos capaces de producir los alimentos y las riquezas materiales que necesitamos con el esfuerzo y la inteligencia de nuestro pueblo. No necesitamos que el imperio nos regale nada. Nuestros esfuerzos serán legales y pacíficos, porque es nuestro compromiso con la paz y la fraternidad de todos los seres humanos que vivimos en este planeta”.

yp/gc