FIFA suspende 12 años a Valcke, antiguo brazo derecho de Joseph Blatter

Jerome Valcke, antiguo brazo derecho de Joseph Blatter, fue suspendido por la FIFA durante 12 años de cualquier actividad relacionada con el fútbol, por su implicación en un sistema de reventas en el Mundial 2014. Foto: AFP

Zurich, 12 feb (Andes).- Jerome Valcke, antiguo brazo derecho de Joseph Blatter, fue suspendido este viernes por la FIFA durante 12 años de cualquier actividad relacionada con el fútbol, por su implicación en un sistema de reventas en el Mundial 2014 y abuso de poder, incluyendo la utilización de aviones privados para asuntos personales.

El juez fue más allá de la petición de la Cámara de Instrucción, que había solicitado una suspensión de 9 años.

Antiguo secretario general de la FIFA, el francés de 55 años fue relevado de sus funciones el 17 de septiembre tras haber sido investigado por un caso de corrupción relacionado con la reventa de entradas en el Mundial-2014 antes de ser despedido el 14 de enero.

La investigación puesta en marcha por la FIFA permitió evidenciar "varios actos reprensibles, ligados sobre todo a un abuso de los gastos de viajes", según el comunicado de la institución, pero también las ventas de derechos de televisión a terceros. 

Vuelos privados

Los 12 años de sanción "a nivel nacional e internacional" están acompañados de una multa de 100.000 francos suizos (91.047 euros).

Valcke fue igualmente declarado culpable por la Cámara de Enjuiciamiento de la FIFA de "destrucción de pruebas".

Esta investigación conducida por Cornel Borbely, presidente de la Cámara de Instrucción de la Comisión de Ética de la FIFA, fue abierta tras el escándalo destapado por la prensa por la reventa de entradas en el Mundial 2014 en el mercado negro.

Los investigadores determinaron que una sociedad de marketing deportivo había obtenido ventajas "indebidamente" de la venta de entradas para la Copa del Mundo. 

"No sólo no hizo nada para detener estas actividades, Valcke animó a los responsables", explicó la Cámara de Enjuiciamiento en su comunicado.

Relevado de sus funciones el 17 de septiembre, cuando tuvo que interrumpir un viaje a Rusia en avión privado, el francés fue declarado también culpable de "haber constantemente seleccionado los vuelos privados y no los regulares sin razón", de haber favorecido "a sus próximos" y "de intentar vender los derechos de televisión de los Mundiales 2018 y 2022 a un precio por debajo del mercado".

'Destrucción de pruebas' 

También fue declarado culpable de "intentando obstruir a la justicia destruyendo pruebas y dosieres".

El antiguo director de marketing de la FIFA ya fue señalado por los medios en junio por una transferencia de 10 millones de dolares al polémico Jack Warner, uno de los antiguos vicepresidentes de la FIFA, actualmente sancionado de por vida. Valcke negó que hubiera una malversación de fondos.

El 17 de enero, tras el despido de su cliente, el abogado de Valcke Barry Berke señaló que el francés estaba "orgulloso de todo lo que había logrado en su largo mandato de secretario general, con dos Copas del Mundo de las más exitosas de la historia, en Brasil y Sudáfrica".

"La historia le dará la razón y reconocerá todas sus contribuciones al deporte que ama", añadió el letrado.

La carrera de Valcke, experiodista de televisión, ya había tenido un serio contratiempo hace casi una década. En 2006 fue despedido de la FIFA por un litigio entre dos patrocinadores de la FIFA, Mastercard y Visa, que costó 90 millones de dólares (unos 82 millones de euros) a la organización. Seis meses después fue reintegrado, con ascenso incluido, al convertirse directamente en el número 2 de Blatter.

La sanción de Valcke se suma a las del presidente dimisionario de la FIFA, Sepp Blatter, y del presidente de la UEFA, Michel Platini, suspendidos ambos por ocho años.

Los dos exdirigentes recurrieron su suspensión, lo que será examinado por la comisión de recursos de la FIFA los días 15 y 16 de febrero. 

En plena tormenta judicial sobre los supuestos de corrupción a gran escala, la FIFA elegirá al sucesor de Blatter el 26 de febrero en un congreso extraordinario.

AFP/dp