Gobierno británico no niega ni confirma si ha recibido pedido de extradición de Assange por parte de EE.UU.

Julian Assange habló desde el balcón de la Embajada de Ecuador en Londres tras conocer la decisión de Suecia de archivar la investigación en su contra. / Foto: AFP

Leonardo Boix, corresponsal de Medios Públicos

Londres, 19 may (Andes) – La organización Wikileaks emitió un mensaje a través de su cuenta en Twitter en el que indicó que ahora tras la decisión de la Fiscalía de Suecia de archivar la investigación contra su fundador, Julian Assange, “el foco pasa al Reino Unido”.

En la comunicación se indica que el Gobierno británico “se negó a confirmar o negar si ha recibido ya un pedido de extradición de Estados Unidos para Julian Assange”.

El anuncio se dio a conocer luego que el Gobierno de Ecuador envió en las últimas semanas una carta oficia a las autoridades suecas indicando que la fiscal Ny “cometió fallas serias”, incluyendo una “falta de iniciativa para completar las investigaciones”.

La misiva mencionó además la situación en Estados Unidos desde la asunción de Donald Trump a la presidencia del país, incluida una ponencia del director de la CIA, Mike Pompeo, quien calificó a WikiLeaks como un “servicio de Inteligencia hostil” y una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Dichas declaraciones “constituyen un riesgo obvio para Assange”, destacó la carta.

El mes pasado, el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, dijo que arrestar a Assange “es una prioridad”. La prensa norteamericana ha indicado desde entonces que aunque no hay cargos en contra del australiano, el Departamento de Justicia estadounidense estaría considerando presentarlos lo antes posible.

De hecho, la agencia Reuters reportó en marzo que una investigación con un jurado por las actividades de Wikileaks se ha expandido para incluir las recientes filtraciones de documentos de la CIA, que según los abogados de Assange justifican aún más su caso de asilo.

“Hemos comenzado a intensificar nuestros esfuerzos y si podemos presentar un caso, buscaremos llevar a ciertas personas a prisión”, dijo Sessions.

Por su parte, la primera ministra británica Theresa May, que se encontraba en Edimburgo haciendo campaña electoral, se negó a confirmar si Estados Unidos pidió la extradición de Assange, aunque dijo que Londres “analizará caso por caso”.

El caso de Assange dio un giro importante en febrero de 2016, cuando el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detenciones Arbitrarias determinó en un fallo no vinculante que el fundador de Wikileaks está "detenido arbitrariamente" en el Reino Unido.

En su opinión legal, el Grupo de Trabajo consideró que "las variadas formas de privación de libertad que ha sufrido Julian Assange constituyen una forma de detención arbitraria".

Enumeró su detención inicial en la prisión Wandsworth de Londres, seguida de su arresto domiciliario y de su confinamiento en la Embajada ecuatoriana. El informe de la ONU admitió además que la detención por tiempo indeterminado a Assange perjudicó además la salud del activista australiano.

Los expertos criticaron que en primer lugar Assange estuvo aislado y que la Fiscalía sueca actuó con "falta de diligencia en sus investigaciones, lo que ha resultado en una prolongada pérdida de su libertad".

De forma concreta, el Grupo de Trabajo de la ONU estableció que en el caso Assange se han violado los artículos 9 y 10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y los artículos 7, 9, 10 y 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

El mes pasado, el abogado sueco de Assange, Per Samuelssson, presentó un pedido para que se levantara el pedido de captura contra el fundador de Wikileaks, citando las declaraciones de Sessions.

“Esta es una victoria legal que debe ser celebrada. Estamos todos encantados con la decisión”, dijo el abogado.

lb/ar