Gobierno de Ecuador invirtió siete veces más recursos que otros gobiernos para repotenciar las FF.AA

Quito, 26 feb (Andes).-  La cita se desarrolló desde las 09:30 en la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro (Esmil), en el norte de Quito. Todos los representantes de las Fuerzas Armadas del Ecuador se dieron cita en el Campo de Marte de la Esmil, para celebrar el Día del Ejército Ecuatoriano, del Civismo y la Unidad Nacional, y los 187 años de la Batalla de Tarqui. A la cita acudieron también Ministros de Estado, Asambleístas y otros funcionarios públicos.

Aviones en el aire hondeando las banderas de Ecuador y de la institución militar, helicópteros realizando vuelos demostrativos  y más aeronaves que forman parte de la indumentaria de las Fuerzas Armadas fueron parte de la ceremonia.  En un emotivo acto también se realizó la condecoración a Carlos Bastillas, soldado en servicio pasivo y él último que aún vive de los que participaron en la Batalla de Panupali, en 1941.

Con los honores y formalidades de rigor, el alto mando militar entrante y saliente recibió al Primer Mandatario y a los ministros de Defensa, Fernando Cordero, y de Seguridad, César Navas, quienes presidieron el acto.

La nueva cúpula, que fue nombrada el pasado 5 de febrero, quedó conformada por el vicealmirante Oswaldo Zambrano Cueva, como jefe del Comando Conjunto de las FF.AA.; el general de Brigada Luis Castro Ayala, comandante general de la Fuerza Terrestre; el vicealmirante Ángel Sarzosa Aguirre, comandante general de la Fuerza Naval y el teniente General César Merizalde Pavón, comandante general de la Fuerza Aérea Ecuatoriana. 

En su discurso el Jefe de Estado recalcó los beneficios que han recibido los militares en los ocho años que lleva el actual gobierno, las mejoras en vivienda, uniformes, armamento y su capacidad operativa.

“En estos años hemos invertido más de 2.000 millones de dólares en repotenciar nuestras Fuerzas Armadas, casi siete veces más de lo que invirtieron los gobiernos entre 2000 y 2006 que fueron 305 millones de dólares que no alcanzaba ni para reponer los pocos equipos que teníamos”, dijo el mandatario.

El mandatario, sin embargo, reconoció que aún había mucho trabajo que realizar con las Fuerzas Armadas para lograr equidad. “No entiendo cómo han podido pasar estas inconsistencias, los sueldos más altos de la región y apenas tres dólares para el racho (…) pido disculpas sobre todo a nuestra tropa, por supuesto que hay que corregir de manera urgente esas cosas”, aclaró el Jefe de Estado.

El Presidente Correa despide a Luis Garzón, exjefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. 

Tanto el exjefe del Comando Conjunto, general Luis Garzón, como nuevo general al mando, Oswaldo Zambrano, agradecieron la gestión del actual gobierno para las mejoras en la institución gracias a un trabajo coordinado entre las diferentes entidades del Estado.

“Se continúa con la modernización y el mantenimiento de las plataformas militares de las Fuerzas Armadas se han hecho adquisiciones importantes para mejorar nuestras capacidades para enfrentar las amenazas y factores de riesgo”, dijo Garzón, en la que sería su última ceremonia militar, que aprovechó para realizar un llamado a los soldados a defender la Patria y la institución, entendiéndola como la columna vertebral de la sociedad.    

Por su parte, el vicealmirante Zambrano, manifestó que a partir de hoy, su gestión será trabajar en beneficio de la sociedad y por el bienestar de las Fuerzas Armadas, por lo que rechazó ciertos comentarios de sectores de oposición “que desconocen la historia y obedecen a intereses personales e intentan atentar contra el prestigio de los militares”.

El Primer Mandatario saluda al nuevo jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Oswaldo Zambrano.  

Antes de que Correa iniciara su discurso, los militares retirados se pararon y abandonaron las instalaciones de la Esmil, como un acto de reproche a Correa, quién en días pasados ordenó que se debitara 41 millones de dólares del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), por un sobreprecio en la compra de unos terrenos en la ciudad de Guayaquil (litoral), por parte del Ministerio del Ambiente para la construcción del Parque Samanes.

Pese a su salida, la ceremonia continúo con normalidad. Los militares retirados vestían trajes oscuros. “Estamos todos, ¿no falta nadie? Sí, estamos completos”, dijo el mandatario ante el aplauso de los asistentes.

Lea también: 

Presidente de Ecuador anuncia que será más radical para lograr la equidad en las Fuerzas Armadas

 

la/gc