Jóvenes chinos y latinoamericanos analizaron mecanismos para promover la integración

Los jóvenes se dieron cita en un hotel Pekín. Foto: Andes.

Lizzete Abril, corresponsal

Beijing, 14 jul (Andes).- Más de 100 jóvenes investigadores y líderes políticos de Latinoamérica y China se dieron cita este jueves y viernes en esta capital, en una suerte de “mini CELAC” para analizar cuáles serían los mecanismos para fortalecer la cooperación entre el gigante asiático y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

La principal característica que reconocieron los jóvenes fue el mecanismo de intercambio “people to people” (persona a persona) que permitiría que más habitantes tanto de china como de Sudamérica conozcan de sus culturas y trabajen no solo por la integración latinoamericana, sino que esta se expanda también hacia Asia.

“Aún falta que ellos entiendan de nuestra cultura, quienes somos y viceversa. Lo primero que se debe hacer es derribar todos los prejuicios y barreras que puede haber de Latinoamérica a China”, explicó César Dávila, vicepresidente de la organización de estudiantes latinoamericanos en la universidad de Tsinghua.

Para él, es necesario que más gente de Latinoamérica se arriesgue a visitar China y aprovechar los espacios que ha abierto el gobierno de ese país y que se conviertan en “puentes” para la relación de ambas regiones,  “en un proceso que es gradual que va a tomar años completar”.

Con ese criterio concuerda Rubén Guon, un joven investigador chino y miembro del Ministerio de Comercio exterior de China. Según él, “la diplomacia entre personas forma parte importantísima del intercambio entre ambas regiones, porque por un lado, los gobiernos, tanto el chino como el de los países latinos, están haciendo mucho trabajo para mejorar las relaciones y por otro lado podemos ver qué existen muchas partes en las que el gobierno no puede hacer y ahí entran las conversaciones y el intercambio de personas”.

A decir de los expertos, la llave para fortalecer las relaciones entre nuestros países es la conexión pueblo a pueblo y promover el intercambio en sectores que funcionarían como el motor para ambas regiones.

Yin Hengmin, representante especial del gobierno chino para los asuntos de América Latina, plantea que debe existir más “confianza muta en el terreno político” lo que implica la cooperación para un beneficio mutuo en el terreno económico y cultural y en una colaboración íntima en asuntos internacionales.

Según cifras de la oficina china de Asuntos de América Latina, después de la visita de noviembre pasado del presidente Xi Jinping a Ecuador, Perú y Chile, en los cinco primeros meses de este año, el ingreso comercial entre América Latina y China se elevó un 28,4 % comparada con el año anterior.

“Especialmente, el ingreso de exportación de China de este mayo alcanzó el máximo volumen. Durante 2016, el volumen total de la inversión china en América Latina ya ha superado 150 mil millones de dólares y, después de Asia es el segundo destino más importantes de inversión extrajera de China”, explicó Yin.

Además, los investigadores precisaron que se debería aprovechar más la apertura financiera de China hacia América Latina. Por ejemplo, desde enero de 2015, la parte asiática ha acordado préstamos para 53 programas de cooperación, además hay cerca de 150 programas en vías de preparación, alcanzando un volumen total de más de 26 mil millones de dólares.

China también abrió el número de becas para los latinoamericanos y entre sus principales objetivos para el intercambio se encuentra ofrecer becas a 6.000 estudiantes de países miembros de la CELAC, invitar a 1200 líderes políticos latinoamericanos a visitar China y formar a miles de jóvenes líderes latinoamericanos con “puente al futuro”.

Li Jun, vice ministro departamento intergubernamental del Comité Central del Partico Comunista de China, precisó que esta es “una nueva era” de las relaciones con América Latina.  Y agregó que “el intercambio político es la clave del desarrollo”.

Sin embargo, Raquel León de la Rosa, profesora investigadora del programa de negocios internacionales de la Universidad Autónoma de Puebla (México), cree que es importante que la relación se mire más allá de las instituciones y respondan más bien “a los gustos y necesidades de las personas que las conforman”.

Es decir, que se debe “impulsar que las políticas de China hacia Latinoamérica tomen más en cuenta la educación y el ámbito académico, no solo comercio, economía, ambiente”.

“El aspecto académico es igual de importante y se debe promover un mayor número de intercambios académicos, mayores oportunidades para estudiantes, pero debemos impulsar que los contactos sean más persona a persona, para mayor beneficio y acercamiento entre los interesados”, señaló.

Los jóvenes latinos abandonarán Beijing con el compromiso de socializar estas políticas en sus países y se juntarán nuevamente para socializar los resultados.

la/ar