Más del 90% de niños y adolescentes han accedido a la educación básica en Ecuador, según informe reciente

El estudio también muestra que el 93% de niños afrodescendientes y el 94% de mestizos han accedido a la educación básica. Foto: Andes

Quito, 29 mar (Andes).- Los niños, niñas y adolescentes del Ecuador tienen un mayor acceso a la educación, con más del 90% de ellos en educación básica, según la publicación ‘Niñez y Adolescencia desde la Intergeneracionalidad’, que muestra datos actuales sobre la situación de este sector de la población de los últimos 15 años.

“El 91% de niños, niñas, adolescentes indígenas están en la educación básica (entre 5 y 14 años). Esto es un gran logro”, destacó Margarita Velasco, directora del Observatorio Social del Ecuador (OSE), durante la presentación de este estudio realizado por ocho organizaciones nacionales e internacionales que realizaron la 'Encuesta de Niñez y Adolescencia en el Marco de la Intergeneracionalidad (2015)'.

El estudio también muestra que el 93% de niños afrodescendientes y el 94% de mestizos han accedido a la educación básica. Lo que refleja un gran alcance en el derecho de los niños a la educación en Ecuador que ahora puede ser considerada “casi universal”.

Según el estudio, basado en una encuesta a 4.000 hogares ecuatorianos, el logro en el acceso a la educación se ha dado por la atención a la educación inicial en niños y niñas de 3 a 4 años; la obligatoriedad del primer año de educación básica desde los 5 años como parte del sistema escolar regular; la entrega de libros y uniformes gratuitos en zonas rurales y la eliminación de contribuciones voluntarias.

Otro incremento importante, según Velasco, es el acceso a la Educación Inicial Escolarizada, es decir entre 3 y 4 años, que ha tenido un incremento del 8% (en 2010) al 33% (en 2015). “Este porcentaje refleja un incremento cuatro veces mayor al detectado en el año 2010”, señala la publicación.

El acceso al primero de básico sube del 75% (2006) al 83% (2015) y la presencia de niños en establecimientos públicos muestra un incremento del 72% (2010) al 83% (2015).

“Esa recuperación de lo público en educación es súper importante porque las familias dejan de  pagar por educación”, asegura la directora del OSE.

Otro de los logros importantes que se destaca en el estudio es la disminución del trabajo infantil, en las edades comprendidas entre 5 y 17 años. Según la publicación, se constata una reducción de casi un tercio en 11 años, cae del 15% en 2004 al 6% en 2015.

En 2010 se registraba un índice del 9% de niños y adolescentes que estudian y trabajan el cual se redujo al 5%, en 2015. Y de los niños que solo trabajan se redujo del 3% al 1%.

En temas de salud, el estudio demuestra una importante reducción de la mortalidad infantil; el incremento de la vida al nacer; más acceso al control prenatal y cobertura de partos atendidos en instituciones de salud pública.

La atención en salud para niños y adolescentes incrementó del 50% (2010) al 69% (2015).

Margarita Velasco, directora del Observatorio Social del Ecuador, en la presentación del estudio. Foto: Micaela Ayala/Andes

Desafíos en temas de violencia e inequidad

Si bien la encuesta demuestra logros alcanzados en algunos derechos de la niñez, existen otros indicadores que demuestran que este sector de la población es más vulnerable frente a la violencia en espacios como la escuela o el hogar, “entornos donde se debería sentir más seguro”.

Cerca del 40% de niños y adolescentes que han sido golpeados en sus hogares, provienen de padres que han sido maltratados en su niñez, lo cual refleja un traspaso intergeneracional de la violencia. Por otro lado, un 30% de niños afirma ver a sus padres relacionarse con violencia.

“La encuesta confirma para nosotros una preocupación y fácilmente enseña una señal de alarma: la violencia contra los niños, niñas y adolescentes aquí en Ecuador”, asegura Grant Leaity, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef por sus siglas en inglés) en Ecuador.

Cuatro de cada 10 niños (entre 3 y 5 años) recibe un trato violento por parte de sus padres y un 26% recibe maltrato de sus profesores.

La violencia en edades tan cortas o en etapa de formación “tiene sus consecuencia mentales para la vida”, explica Leaity, quien indica que las zonas rurales son las que más sufren de este problema.

“Hay que promover el diálogo, el instinto de la protección de niños  adolescentes, es necesario fomentar el cuidado compartido en los adultos de la familia, el uso de técnicas no violentas para disciplinar a los niños”, recomienda el representante de Unicef en Ecuador.

Y sobre el tema de inequidad, las mujeres se encargan más del cuidado de sus hijos menores de 5 años. En el 2000 se registró que el 70% de mujeres al cuidado, mientras que en 2015 aumentó al 77%. En el caso de los padres, la cifra alcanza el 1%.

Detalles del estudio

El estudio fue desarrollado en base a una encuesta realizada a nivel nacional a 4.000 hogares con niños y adolescentes.

La publicación se realizó con la intervención de las organizaciones: Unicef, Care, Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional, Observatorio Social del Ecuador, Plan Internacional, Save The Children, World Vision, Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España.

cl/gc