Medio millón de rumanos protestan en contra del Gobierno pese a revocatoria de polémico decreto

Las protestas masivas en Rumania constituyen las más importantes desde la caída del comunismo. Foto: AFP

Quito, 5 feb (Andes).- Por sexta jornada consecutiva en Rumanía, medio millón de personas se manifestaron este domingo contra el gobierno, pese a que el Ejecutivo  derogó el decreto que despenalizaba algunos delitos de corrupción si los daños para el Estado eran menores a 44 mil euros (más de 47 mil dólares).

Las protestas masivas en Rumania, las más importantes desde la caída del comunismo, congregaron a unos 300.000 manifestantes en Bucarest, 45.000 en Cluj-Napoca y 40.000 en Timisoara, y miles en otras ciudades y poblados del país, según estimaciones de las cadenas televisivas.

Muchos de los manifestantes reclaman la renuncia del gobierno socialdemócrata de Sorin Grindeanu. "Renuncia" y "ladrones", gritaban en Bucarest los manifestantes, mostrando banderas tricolores y banderas de la Unión Europea.

El Primer ministro social-demócrata Sorin Grindeanu descartó renunciar y dijo en una entrevista por televisión, que tiene "una responsabilidad hacia la gente que votó" por su partido en las elecciones legislativas del 11 de diciembre.

"El gobierno aprobó el proyecto de derogación del decreto", anunció el ejecutivo socialdemócrata, cuyos ministros participaron este domingo en una reunión extraordinaria frente al mayor movimiento de protestas desde la caída del comunismo, en 1989.

El decreto fue aprobado el pasado martes por el gobierno sin pasar por el Parlamento, y desde entonces miles de personas habían salido cada día a las calles para protestar.

"Espero que sea una anulación de verdad. Han dicho que escucharán pero quieren llevar otro texto al Parlamento. Vamos a estar atentos para que no nos engañen", dijo Daniel, de 35 años, expresando la desconfianza de muchos rumanos que piden también la dimisión del gobierno.

Igual que muchos de sus compatriotas, Daniel se dirigía a la plaza Victoriei, sede el gobierno y epicentro de las protestas, para una sexta jornada de manifestaciones.

"Confío en la nueva generación, tengo el sentimiento que esta vez las cosas cambiarán porque los rumanos están hartos de los abusos", decía un jubilado entre la multitud, que hacía ondear banderas rumanas.

Las manifestaciones de los últimos días son históricas en este país de 20 millones de habitantes, que sin embargo ha vivido varios periodos de inestabilidad política desde 1989.

El primer ministro Grindeanu, en el cargo desde hace un mes, justificó su marcha atrás para "no dividir Rumania", y este domingo prometió "abrir rápidamente el debate público con todos los partidos y con la sociedad civil".

Entre otras cosas, el polémico decreto establecía un mínimo de 44.000 euros para poder empezar a perseguir los delitos financieros y reducía las penas de cárcel por corrupción.

 El anuncio de la marcha atrás fue acogido el sábado por la noche con gritos de victoria por los manifestantes reunidos en Bucarest frente a la sede del gobierno.

Según Grindeanu, la reforma tenía el objetivo de que el código penal fuera acorde a la Constitución, así como reducir el número de presos.

Los manifestantes temen una vuelta atrás frente a los avances de los últimos años en la lucha contra la corrupción, cuando bajo presión de la Unión Europea (UE) y de varios magistrados, los tribunales han instruido centenares de casos, un giro histórico en la justicia rumana.

El gobierno ya había sido criticado por querer proteger al jefe del partido socialdemócrata (PSD), Liviu Dragnea, que está siendo juzgado por empleos ficticios.

Sin embargo Dragnea, que ya cumplió dos años de cárcel condicional en otro caso, asegura que el decreto no le beneficiaba y que se trata de una campaña de desinformación.

El PSD, que había sido expulsado en 2015 por grandes manifestaciones contra la corrupción, volvió sin embargo a ganar por mayoría las elecciones el pasado diciembre con promesas de aumentar las prestaciones sociales. 

AFP/gc