México se prepara para un paro cívico nacional contra el “gasolinazo”

Las manifestaciones contra el gobierno de Peña Nieto por el aumento del precio del combustible iniciaron hace una semana. Foto: AFP

Quito, 9 ene  (Andes).- Un paro cívico nacional fue convocado para el 31 de enero en México contra el llamado “gasolinazo”, por agrupaciones sociales que se movilizaron el fin de semana en la capital de ese país, luego que el gobierno aumentara el precio del combustible hasta el 20,1% de la gasolina y 16,5% del diésel.

El sábado y el domingo hubo protestas por esa causa en 25 de los Estados mexicanos, una de estas frente al Palacio Nacional de gobierno, en el céntrico zócalo.

"¡No más gasolinazos!" y "!Fuera el gobierno!", se leía en pancartas en medio de gritos como "¡el pueblo consciente, repudia al presidente!".

Este lunes se reportó que en la localidad de Rosarito 73 personas fueron detenidas y 22 resultaron heridas después que un civil lanzó su camioneta contra policías federales.

La situación social y política se tensó hace una semana al entrar en vigor el aumento en los combustible, una medida “difícil pero necesaria”, según justificó el presidente Enrique Peña Nieto desde la residencia presidencial de Los Pinos, aunque no logró acallar las manifestaciones.

El diario mexicano La Jornada informa que este lunes el mandatario presentará el denominado Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar.

Con ello se estaría buscando enfrentar la crisis desatada tras la medida sobre la gasolina, que degeneró en saqueos y actos de vandalismo contra comercios y almacenes en incluso la toma de gasolineras en algunos casos, en medio del descontento de organizaciones empresariales y de transportistas.

Según el Jefe de Estado, de no tomar esa decisión, ello implicaría el desembolso de 200 mil millones de pesos al año, lo que a su vez se habría traducido en la cancelación de programas sociales y detener la operación del Instituto Mexicano del Seguro o del Seguro Popular.

También aseguró que con ello se evitó el incremento de la deuda del país, lo cual, en su opinión, habría puesto en riesgo la estabilidad de la economía nacional.

Este nuevo acuerdo, recuerda el rotativo mexicano, se suma a los que desde 1987 se han establecido para hacer frente a situaciones de crisis económicas en México, en diferentes estapas, como el Pacto de Solidaridad Económica para afrontar la inflación; el de la Estabilidad para y el Crecimiento Económico y el Acuerdo para la Unidad para Superar la Emergencia Económica.

Las protestas contra el aumento de la gasolina en México cumplían este sábado una semana con miles de asistentes a manifestaciones en una de las cuales siete policías fueron lesionados al ser arrollados por una camioneta.

Las protestas han dejado hasta ahora tres muertos, uno de ellos un policía de la capital, y más de 1.500 detenidos en todo el país, según un balance del gobierno federal difundido el viernes último.

La Jornada/AFP/yp/gc