Morales propone que Unasur y Celac certifiquen a Estados que fomentan narcotráfico y no combaten al mercado

Desde Santa Cruz, Evo Morales dijo que llevará a la Unasur y Celac la propuesta de certificación para los países que fomentan el narcotráfico y no combaten al mercado. Foto: ABI

Quito, 14 mar (Andes).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó este martes desde Santa Cruz su preocupación por el incremento del consumo de drogas en Estados Unidos y propuso que los bloques de integración regional certifiquen a los Estados que fomentan el narcotráfico y no combaten al mercado.

Morales señaló que presentará la propuesta en el seno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), lo cual podría convertirse en la respuesta frente a las certificaciones estadounidenses que son consideradas violatorias del derecho internacional.

En conferencia de prensa en esta capital, el presidente Evo Morales expresó su preocupación por el incremento de la demanda de estupefacientes, sobre todo en Estados Unidos, donde existe la más alta tecnología para controlar ese negocio ilícito y poner fin al secreto bancario y, sin embargo, no lo hacen.

'Qué miedo tienen. Hasta yo me puedo imaginar que viven del narcotráfico y por eso no acaban ni con el mercado, ni con el secreto bancario', denunció.

El mandatario consideró paradójico que ese país se arrogue el derecho de certificar a los productores de drogas, pero que no se puedan fiscalizar las políticas para la reducción del consumo allí.

“En Unasur y en Celac vamos a plantear que nosotros también podamos certificar a países que fomentan el narcotráfico al no combatir el mercado”, enfatizó.

Para el jefe de Estado, el enfrentamiento al flagelo pasa por la responsabilidad compartida entre productores y consumidores.

Además, cuestionó las observaciones a la nueva Ley sobre la Hoja de Coca, promulgada recientemente en Bolivia, que fija en 22 mil las hectáreas de cultivo de la planta para el masticado, con fines alimenticios y medicinales y para la industrialización.

Según informes de la ONU, Bolivia es el país con menor área sembrada de la hoja en toda Sudamérica.

Sobre el tema, también desde Santa Cruz, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, manifestó que la lucha contra el narcotráfico es responsabilidad de todos y Bolivia hace su parte sin depender de nadie, más aún desde que esa política se nacionalizó en el país.

"Los bolivianos no dependemos de ningún país, nadie nos hace un favor, todos asumen responsabilidades, la lucha contra el narcotráfico financiamos con plata boliviana", mencionó.

Aseguró que se siente orgulloso de la promulgación de la ley de coca porque es una norma que sustituye a la Ley 1008 que llegó a Bolivia en inglés y penalizaba la hoja sagrada, que se consume en el campo.

Afirmó que es falso que se haya aprobado la existencia de más coca en el país, tomando en cuenta que en anteriores gobiernos se contaba con 32.000 hectáreas en 2003, 37.000 en 1998 y en los años 80 se tenían hasta 45.000.

Contrariamente, indicó que cuando Evo Morales llegó al Gobierno" existían 27.000 hectáreas y en la actualidad habrá 22.000, una cifra que, opinó, permite garantizar el cultivo tradicional, la industrialización y es menos que todo lo que se cultivaba en años anteriores".

Recientemente, el canciller de Ecuador, Guillaume Long, rechazó la práctica de Estados Unidos de emitir informes sobre varios temas referido a terceros países y criticó este mecanismo, erigiéndose como juez o policía de mundo. 

ABI/PL/yp/gc

Lea también aquí:

Canciller Long: "Ecuador es un Estado soberano que no concede legitimidad a los informes de EE.UU."