La nueva maternidad Luz Elena Arismendy cuidará la salud de las madres y bebés ecuatorianos

Por Dayana Vinueza

Quito, 31 ene (Andes).- Hace 64 años Quito no contaba con un nuevo hospital que vigile y atienda la salud de los neonatos y de las madres ecuatorianas, el hospital Isidro Ayora (ubicado en el centro de la ciudad) se había convertido en el único que atendía casos críticos de bebés que nacían de forma prematura o que llegaban al mundo con alguna enfermedad congénita.

Las 250 camas del Isidro Ayora nunca eran suficientes para atender la alta demanda de madres que llegaban de todo el país con la esperanza de que sus pequeños tengan una oportunidad de vivir. Mientras tanto en otros hospitales de la ciudad los bebés esperaban, en el llamado “turno de la muerte”, un espacio para ser atendidos en áreas de cuidados intensivos.

Ahora esos pequeños ya no deberán esperar más. El gobierno ecuatoriano inauguró esta semana, en el sur de Quito,  el Hospital Gineco-Obstétrico “Luz Elena Arismendy” que recibirá a los bebés en situaciones críticas de salud darles una esperanza de vida.

Para Diana Sánchez, líder del Centro Obstétrico de la nueva maternidad, las expectativas que tienen son muy altas porque será el lugar que permitirá salvar a muchos bebés prematuros no  solo de Quito sino de todo el país.

“La expectativa es muy grande, llegar a la gente, ayudarle, poder darle un servicio de calidad, de calidez y darle una salvación a ese bebito que tal vez estaba en espera porque no había el espacio físico. Este hospital  va a ser el refuerzo de todos ellos”, señaló Sánchez.

“Poder decirle a la mujer tenemos el espacio para el bebé, podemos tener la salvación para ese bebé va a ser muy importante para las familias del Ecuador”, agregó esta doctora que trabajaba en el Hospital San Francisco de Quito donde vio muchos casos en los que los bebés no tenían a donde ser transferidos porque todo estaba lleno.

 

La atención en la nueva maternidad inició el 18 de enero y ya ha habido varios partos en el lugar. Foto: Carlos Rodríguez/Andes

Esta semana se ultimaron los detalles en este centro de salud. Los trabajadores colocaron el letrero y la emoción aumentaba a medida que avanzaba la limpieza de hasta la última piedra. Al final se colocó un cartel que identificará a esta maternidad: “Por nuestros niños hasta la vida” es frase que se lee en el cartel y que pertenece a Luz Elena Arismendy, una madre que entregó todo por ver de nuevo a sus hijos (Andrés y Santiago quienes desaparecieron misteriosamente en la presidencia de León Febres Cordero).

El gobierno le dio su nombre a esta casa de salud en homenaje a su lucha incansable por encontrarlos. Su hija María Fernanda Restrepo dio un emotivo discurso durante la inauguración de la maternidad  y dijo que el recuerdo de sus hermanos jamás se olvidará.

“La nueva maternidad será el lugar en el que las madres se sentirán orgullosas de traer nueva esperanza a este mundo (…) aquellos que cegaron la vida de los hermanos Restrepo no se dieron cuenta que Santiago y Andrés iban a nacer una, y otra, y otra, y otra vez”, señaló la hermana de los jóvenes desaparecidos.

Ella contó como un doctor llamado Santiago había recibido al quinto bebé que nació en esta maternidad a quien pusieron de nombre Andrés.  “Luz Elena está en cada madre ecuatoriana que nunca se rendirá de luchar por ese amor único, primero y total: sus hijos”, añadió. (Ver noticia aquí

En la casa de salud hay farmacia que entrega los medicamentos gratuitos a las madres. Foto: Ministerio de Salud

La nueva maternidad esta ubicada en el barrio de Quitumbe, al sur de la ciudad de Quito. Foto: Ministerio de Salud

Jhoana Torres y Alejandro Nieto también recibieron a su primogénita en la nueva unidad. “Es un hospital de talla mundial, la atención excelente, buenos médicos, buena infraestructura. Yo me quede admirado porque no me imagine que iba a ser el servicio tan de primera, mejor que en una clínica”, dijo el orgulloso padre.

Pero la maternidad no solo que salvará la vida de muchas madres y niños sino que dinamizará la economía del barrio de la Nueva Aurora. Farmacias, tiendas, puestos de comida, despendios de pañales, son algunos de los negocios que se han instalado frente al centro de salud.

Fanny Mora abrió su negocio de venta de pañales en diciembre pasado y dice que tiene muchas expectativas con la apertura de la casa de salud. “Se ha incrementado los negocios porque antes era completamente botado. Con la apertura ya hay una nueva línea de carros que suben hasta acá, ya adoquinaron las calles lo que eran solo de tierra”, dijo.

Así la Nueva Aurora, uno de los barrios del sur de Quito ya no estará abandonado, sino que se convertirá en uno de los más transitados debido a esta moderna casa de salud, demostrando una vez más como las obras que inaugura el gobierno dinamiza la economía y la vida de las personas.

El nuevo hospital descongestionará al Isidro Ayora

La maternidad Isidro Ayora fue la única de Quito por 64 años y se convirtió en un centro de gran confianza. Foto. Andes

Otro de los grandes beneficios será la descongestión de la maternidad Isidro Ayora para que pueda funcionar al 100%, pues siempre se encuentra abarrotada debido a la confianza que la gente le tiene y porque cuenta con equipos de primera para la atención de los neonatos.

El doctor Humberto Navas, gerente de esta casa de salud, dijo que la capacidad del Iugar colapsó hace 30 años y desde ahí siempre ha estado lleno. Sin embargo si bien antes se atendían partos normales, desde hace 7 años se empezó a dar prioridad a los casos de riesgo y a los bebés que nacen de forma prematura.

Para ello la maternidad doto de tecnología moderna a todos los servicios y áreas, se amplió la terapia intensiva neonatal de 3 cupos a 12, se creó la terapia intensiva materna y se modificaron todas las áreas para dar una atención integral.

“La gratuidad, la confianza que tiene  la gente, la tradición que hay en Quito ha hecho que siempre estemos abarrotados (…) Es importante descongestionarnos nosotros porque si ahora la atención es buena con eso va a ser mucho mejor”, señaló Navas.

Al momento en el Isidro Ayora se atienden 20 partos, 280 madres en consulta externa y además se cuenta con 249 camas en hospitalización. Esta área siempre está llena debido a que existen casos críticos en los que las madres deben quedarse por varios meses hasta que se  dé el alta a sus bebés.

En este sentido Navas explicó que esto sucede porque hay muchas madres que vienen de otras provincias y no tienen los recursos económicos para permanecer en otros lugares mientras se curan sus hijos, y hay otras que son muy jóvenes y al ver a sus bebés enfermos deciden dejarlos ahí y no vuelven. Es por eso que han optado por dar el alta a la madre cuando el pequeño está curado.

El estado ahorrará más de 60.000 dólares diarios

La sala de cuidados intensivos neonatales ayudará a salvar muchas vidas. Foto: Ministerio de Salud 

El hospital cuenta con las especialidades de Ginecología, Pediatría, Neanotología y Siquiatría, además de áreas complementarias como Cardiología, Urología, Neorología para casos específicos de bebés que nazcan con alguna enfermedad y necesiten un médico especialista.

Además, dispone de servicios como Laboratorio clínico y patológico, Ecografía, Mamografía, Tomografía, Densitometría, Radiología, con lo cual se cubrirá la atención de mujeres con complicaciones obstétricas y neonatales, y embarazo de alto riesgo.

Cuenta con 172 camas en el área de hospitalización, 39 puestos de neonatología y 10 puestos en la unidad de cuidados intensivos.

“Nosotros ahorraríamos al estado alrededor de 60.000 dólares diarios, cerca de 2.000 dólares por niño, que se necesitaba para  cuidados intensivos”, aseguró el gerente de la maternidad Luz Elena Arismendy, Andrés Corral.

“La demanda que aspiramos atender en la consulta externa está en aproximadamente 150 pacientes diarias,  en emergencia unas 50 pacientes diarias y nuestra capacidad máxima para atención de partos es de alrededor de 56 partos normales al día y 30 cesáreas”, finalizó el funcionario.

Los quirófanos y salas de atención para las madres tienen la tecnología más moderna. Foto: Ministerio de Salud

dvm