Obama en La Habana, la buena nueva de 2016

Barack Obama será bienvenido por los cubanos en su visita oficial a la isla. Foto: CubaDebate

Por Yurien Portelles

Quito, 20 mar (Andes).- La visita de Barak Obama a Cuba, acordada en las últimas semanas y que iniciará este domingo y hasta el martes 22 de marzo, se anuncia como la que será la "buena nueva" del año 2016, una noticia de la cual nadie se quiere perder con unos 2.000 periodistas acreditados, según cifras preliminares, e incluso los mismos cubanos que quieren tener en sus manos la respuesta de qué pasará después.

Pero las preguntas son muchas más todavía y algunas de ellas rondan en torno a qué pasará el día en que Estados Unidos levante el bloqueo; por cuánto tiempo continuará el socialismo, y qué están pensando las nuevas generaciones de cubanos.

En la isla, sin embargo, la vida continúa intacta como si el tiempo estuviera detenido, y en los círculos de amigos y allegados la noticia de la llegada de Obama levanta más incógnitas y chistes que expectativas reales.

Cuando el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro y Barack Obama anunciaron al unísono la excarcelación de cinco cubanos presos en Estados Unidos por luchar contra el terrorismo y la decisión de recomponer los nexos bilaterales, interrupidos por 54 años, la mente del cubano común voló, pero un año después la vida continúa casi en el mismo lugar.

El primer encuentro de Raúl Castro y Barack Obama, en Panamá, después del 17 de diciembre de 2014. Foto: AFP

La gente en Cuba sigue procurándose un sustento, persiguiendo los alimentos a precios exorbitantes bajo un sol que casi siempre raja las piedras, en medio de una lucha acompañada por obtener el agua de consumo; en espera de los materiales de construcción para reparar sus viviendas, mientras las paradas permanecen atestadas y los menos continúan sobre desplazándose sobre las ruedas de sus desvencijadas  bicicletas sin cascos de protección.

Una vez avanzado el día, exactamente a las 8 de la noche, incluyendo sábados y domingos, una buena parte de los cubanos enciende el televisor en espera de una buena nueva cada día, mientras frente a las cámaras los locutores leen noticias sobre de atentados y crisis económicas allende los mares, y a lo interno de sobrecumplimientos de planes agrícolas o de la campaña contra el ya endémico Aedes Aegypti que sigue causando estragos en la isla.

Obama, bienvenido a Cuba

Más del 70% de los cubanos nació bajo el bloqueo de Estados Unidos a Cuba y han padecido sus consecuencias. Foto: IPS

Como buenos nativos de una isla a la que no se llega por naufragio, los cubanos darán la bienvenida a Obama, aun cuando en un número considerable es escéptico de las verdaderas pretensiones del arribo del presidente del país al que siempre tuvieron como enemigo y al que se señala como el mayor responsable de sus penurias y carencias, por el bloqueo que le impone a la isla por más de medio siglo y que impide al país comerciar con otros países, el cual ha dejado pérdidas estimadas en más de 833.000 755 millones de dólares.

“No va a pasar nada, mi única preocupación es sobrevivir; ya hace un año que se anunció el restablecimiento de las relaciones y estamos en el  mismo lugar”, dijo Milagros en una tertulia familiar en la Isla de la Juventud, a fines de febrero pasado.

A 743 kilómetros de la capital cubana, en la provincia de Holguín, donde nacieron los hermanos Fidel y Raúl Castro, la ciudad muestra más movimiento, al ser la tercera más poblada del país, pero con un panorama similar.

Allí un humorista y un decimista multipremiados y reconocidos a nivel nacional dijeron que el único temor que les persigue es el no tener inspiración para crear, y en eso no cuenta Obama, quien llegará con esposa, hijas y suegra incluidas en su comitiva, y cuya estancia, aseguraron, no repercutirá en una mejoría para su diario vivir.

“Te digo esto no para que lo publiques con mi nombre, pero es lo que pienso”, me dijo el primero con la mayor seriedad del mundo, al tiempo que otro comentó "yo creo que Obama quiere tumbar al gobierno cubano con Wifi".

Los expertos, en cambio, ven una buena oportunidad para que ambos Jefes de Estado pongan sobre la mesa sus consideraciones y decidan sobre qué puntos es posible continuar avanzando.

Pero la novedad de la visita no deja de causar asombro entre no pocos, porque Barack será el primer presidente que llegará con el ‘pasaporte’ de haber dado un impulso para recomponer las relaciones, pero con bloqueo incluido, una posibilidad poco probable para dos naciones que se han enfrentado de todas las formas posibles durante largo tiempo.

 

El inquilino de la Casa Blanca realizará un recorrido por la Habana Vieja, Patrimonio de la Humanidad. Foto: losviajes.com

En cambio, hay quienes piensan que es “una buena oportunidad” para ambos países, no solo por los beneficios que pudieran llegarle a Cuba con la eliminación de restricciones a su comercio con el mundo, sino por lo que Estados Unidos pudiera llevarse de la isla en materia de desarrollo biotecnológico.

Otro segmento dice que “sí será bueno y que algo bueno va a pasar” y te recuerdan que “ya están pasando cosas”.

Acaba de llegar a La Habana el primer vuelo de correo postal, luego del acuerdo bilateral para su restablecimiento. También se firmó un convenio para la telefonía, y otros tantos vienen en camino, por la vía de la mesa de negociaciones instalada entre ambos gobiernos y que podría redundar, por ejemplo, en que los estadounidenses puedan adquirir los tan gustados ron Havana Club y los puros cubanos.

Por su parte, las autoridades cubanas no perderán la oportunidad de pedirle el fin del cerco económico, financiero y comercial,  y el cierre de la base de Guantánamo en un territorio que consideran ilegalmente ocupado y donde desde 2002 funciona una cárcel estadounidense, como pasos verdaderos hacia la normalización de los vínculos.

Con Obama y familia, llegará también un equipo de béisbol de grandes ligas para un partido amistoso en el  Latinoamericano, el estadio insignia de Cuba, y como colofón se presentarán a la isla los Rolling Stone, para dar el cierre con “broche de oro”.

 

Poster del juego amistoso de béisbol que sostendrán los equipos de los dos países en el estadio 'Latinoamericano', en la capital cubana. Imagen: Félix López (Cuba)

El inquilino del Salón Oval podrá caminar por las calles de la Habana Vieja, patrimonio cultural de la humanidad, y, si le permiten, podrá mirar con sus ojos el estado de esa urbe a la que tantos recursos se le han destinado para preservarla y evitar que siga cayendo, como símbolo de resistencia al paso del tiempo y a las inclemencias políticas que impiden el flujo de recursos a la isla, impedida de recibir préstamos de organismos internacionales.

En el recién remozado Gran Teatro de La Habana, que desde hace poco lleva el nombre de la Prima Ballerina Assoluta ‘Alicia Alonso’, el jefe de la Casa Blanca podrá conversar con “cubanos de a pie”, a favor y en contra, y el puntillazo lo darán las conversaciones oficiales al más alto nivel de la cual se espera algún anuncio o acuerdo.

Mientras llega, Félix López, entre los mejores periodistas de las ya no tan nuevas generaciones de cubanos, nos entretiene en Facebook al pedir a sus amigos en la red hacerle una ‘agenda’ a Obama con todas las de la ley.

A la emblemática Bodeguita del Medio, al cabaret bajo las estrellas de ‘Tropicana’, a la playa azul de ‘Varadero’, al centro turístico ‘La Cecilia’, a Santiago de Cuba, a bailar con los ‘Van Van’, a disfrutar de la brisa del malecón habanero o al municipio habanero de Guanabacoa para que se haga ‘una limpieza espiritual’, a la tribuna antiimperialista, a visitar a los cinco cubanos que estuvieron presos en Estados Unidos.. y a otros tantos lugares lo invitaron los cubanos.

 

El Gran Teatro de La Habana 'Alicia Alonso' acogerá el encuentro entre Obama y la sociedad civil de Cuba. Foto: Juvenal Balán (Cuba)

Pero quien tuvo la primicia fue una señora de 76 años de edad, Ileana Yarza, quien tuvo la gentileza de escribirle al mandatario y a la que Obama tuvo a bien responderle de puño y letra y enviarle su respuesta en el vuelo inaugural para el restablecimiento del correo postal.

Ella, como buena cubana, invitó al Presidente visitante tomarse un café en su casa y al conocerse la anédocta aseguró a la prensa que también le pediría que levante el bloqueo a su país; quién sabe si el presidente de Estados Unidos la escucha y decide hacer lo que en más de 20 oportunidades le han demandado la mayoría de los Estados representados en la ONU, y entonces la vida en la isla vuelva a discurrir con normalidad.

 

La cubana Ileana Yarza invitó al presidente Obama a tomarse un café en su casa. Foto: OnCuba

yp/ar