Opositores destruirán cuadernos de votación tras plebiscito contra el gobierno en Venezuela

Caracas, 15 jul (Andes) - La oposición venezolana anunció este sábado que los cuadernos de votación que utilizará en el plebiscito simbólico del domingo contra el presidente Nicolás Maduro serán destruidos para resguardar la identidad de los participantes y evitar represalias del gobierno. 

"Los cuadernos electorales serán eliminados, serán destruidos para resguardar la identidad de quienes participen. Seremos meticulosos al registrar la voluntad de los venezolanos", afirmó en rueda de prensa el diputado Juan Andrés Mejía.  

El oficialismo ha criticado que la oposición pretenda eliminar los cuadernos de la consulta que, además, considera "ilegal", pues no será realizada por el Consejo Nacional Electoral (CNE). 

"Quieren una elección sin poder electoral, sin boletas, sin votos, sin gente (...). Es decir, una elección inexistente porque debe existir un árbitro y según la Constitución es el poder electoral venezolano", dijo el dirigente chavista Jorge Rodríguez, alcalde capitalino del municipio Libertador (centro y oeste de Caracas).

Según Carlos Ocariz, alcalde opositor del municipio Sucre (este de la capital), para el plebiscito se activarán "2.030 puntos soberanos (para participar) en todo el país, 14.404 mesas de votación, y trabajarán 47.272 miembros de mesa".

Además de los cinco expresidentes de la región que acompañarán el proceso, Ocariz informó que ya están en Venezuela "observadores internacionales reconocidos en el mundo". 

"Protagonizaremos uno de los más grandes actos de rebeldía política que se ha hecho en la humanidad", agregó. 

Los expresidentes que llegaron a Venezuela este sábado son el colombiano Andrés Pastrana, el boliviano Jorge Quiroga, el mexicano Vicente Fox y los costarricenses Miguel Ángel Rodríguez y Laura Chinchilla.

El objetivo de la consulta es que los venezolanos expresen si desean la Asamblea Constituyente convocada por el presidente Maduro para reformar la Carta Magna. 

Además, se preguntará a los ciudadanos si apoyan que el Parlamento de mayoría opositora inicie un proceso de renovación de los poderes públicos -lo que Maduro denuncia como un intento de instalar un "Estado paralelo"-, y se exija a los militares respetar la Constitución.