La optimización de planta docente le ahorraría al estado ecuatoriano 80,3 millones de dólares

Quito, 22 feb (Andes).- El Ministerio de Educación del Ecuador (MinEduc) lleva adelante, hace dos años, un programa de optimización de la planta docente para completar el déficit de maestros que existe en algunas instituciones o reubicar a los maestros que trabajan en instituciones en las que existe exceso de planta.

En una charla con los medios de comunicación, el titular del MinEduc, Augusto Espinosa, señaló que en el pasado no había  un criterio nacional para incorporar docentes sino que cada plantel educativo hacía la incorporación de docentes a su manera por lo que no se había establecido un estándar.

“Eso significaba que en algunas instituciones que tenían una capacidad de gestión alta se genere un exceso de planta y en otros planteles que eran más pequeños no se tenían los docentes que se necesitaban”, explicó la autoridad.

Según las cifras del Ministerio en el 2013  existían 20,13 estudiantes por docente y con el proceso de optimización se consiguió que haya 24,96 estudiantes por docente lo que significa un ahorro de 80,3 millones de dólares al sistema educativo porque ya no se contrataría más maestros y ese dinero se podría canalizar para procesos de recategorización o de nombramiento.

“Hemos logrado recategorizar a 47.000 docentes en el país y estamos entregando el nombramiento a 11.000 adicionales, gracias al proceso de optimización”, dijo el ministro.

Espinosa explicó que estas mejoras se realizan a nivel distrital y consiste en un análisis de la planta docente que existe en todas las instituciones educativas para lo cual se revisa el número de docentes que existen en cada plantel, las asignaturas que dictan, los paralelos, la carga horaria que tienen y la malla curricular de la institución.

“Si existe déficit se determina los faltantes a nivel distrital, se solicita la reubicación de docentes faltantes para esa institución y si existe exceso se solicita que la institución educativa revise el distintivo docente y se pone a disposición  de la dirección distrital los docentes en exceso. La dirección hace  una reubicación de esos docentes para cubrir los faltantes”, aclaró.

Además señaló que en el sistema educativo existen dos formas de ser reubicados, la primera es la sectorización docente, en este caso los maestros son los que piden la reubicación de forma voluntaria a instituciones que se encuentren cerca de su domicilio. El otro caso de reubicación se da por una necesidad del sistema educativo, en este caso lo hace el Ministerio de Educación y los maestros deben cumplir la orden.

El Ministerio está abierto al diálogo pero no a la violencia

El ministro se refirió también a las protestas que se generaron la semana pasada en el colegio capitalino Montúfar en donde los estudiantes agredieron a varios policías en una protesta violenta que terminó en la aprensión de algunos chicos, y dijo que él siempre ha estado abierto al diálogo pero que con la violencia lo único que conseguirán los jóvenes serán sanciones.

En este sentido dijo que la reubicación de 15 maestros se dio tras una auditoría educativa que determino que había un exceso docente en el plantel y que tras las protestas violentas el Ministerio realizó un proceso de intervención que durará hasta finales del año lectivo para que los jóvenes puedan terminar tranquilos sus clases.

 “Es una intervención de lo educativo, vamos a trabajar  con mucha firmeza en este objetivo de recuperar los niveles que en el pasado tenía este colegio”, puntualizó Espinosa.

Además de los 15 docentes que fueron reubicados el Ministerio suspendió a 8 docentes y 9 inspectores más por haber participado en las protestas violentas de la semana pasada e incitar a los jóvenes a actuar de esta manera. Estos maestros estarán suspendidos al menos por 90 días hasta que dure el proceso de investigación.

De la misma manea se está investigando la participación de los estudiantes detenidos  en las protestas violentas. Según el ministro habrá que distinguir si es que existen únicamente faltas académicas o si los jóvenes causaron delitos penales por los perjuicios que causaron a los bienes públicos y a la integridad de los policías, por lo que podrían ser separados de la educación formal y deberán continuar las clases en algún colegio a distancia.

“Todos tenemos derecho a la protesta  pero la protesta no puede significar delinquir, es decir nadie está por  sobre la ley, no hay derecho a ejercer violencia, a dañar bienes ajenos, atentar contra la integridad de personas. Si existe cualquier protesta o manifestación pacífica no nos oponemos a eso”, recalcó.

dvm/gc