Papa Francisco envía rosario bendecido a líder social encarcelada en Argentina

La líder de la agrupación Tupac Amaru, Milagro Sala, mantuvo una audiencia privada con el Papa Francisco en junio de 2014 en El Vaticano. / Clarín

Buenos Aires, Argentina, 15 feb (Andes) - El papa Francisco envió un rosario bendecido en señal de apoyo a la líder social Milagro Sala, encarcelada en Argentina en un polémico caso judicial, reveló el lunes Enrique Palmeyro, director de una red educativa de la Iglesia.

"Le transmití al Papa el pedido de oración por la situación de (la dirigente) Milagro Sala y el saludo del movimiento. Y él me entregó el rosario bendecido para ella", reveló Palmeyro, director de la red vaticana Scholas Occurrentes, en declaraciones a radio La Red.

Sala (51 años) fue acusada primero de "tumulto callejero" por organizar una protesta en una plaza de Jujuy (norte), aunque luego quedó imputada por la alianza gobernante Cambiemos de narcotráfico y fraude económico.

El Premio Nobel de la Paz 1980 Adolfo Pérez Esquivel y el opositor kirchnerismo (peronismo de centroizquierda) afirman que es un intento por silenciar las protestas sociales. Juristas lo denunciaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

"El Papa valora el trabajo de los dirigentes sociales, de quienes luchan por cambiar la situación de los muchos que no tienen casa donde vivir o alimentación adecuada", dijo Palmeyro. El movimiento Tupac Amaru que lidera Sala construye viviendas y escuelas para gente excluida o de bajos recursos en zonas empobrecidas.

En su visita a México, el Sumo Pontífice nacido en Argentina acaba de exhortar "a los dirigentes de la vida social, cultural y política que les corresponde de modo especial trabajar para ofrecer a todos los ciudadanos (...) justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz".

"Se trata de la valoración de Milagro Sala en particular porque Francisco tiene la capacidad de estar atento a lo grande y también a los detalles", dijo Palmeyro, quien le entregó el rosario a dirigentes de Tupac Amaru, quienes lo llevarán a la cárcel. Sala tiene en su celda otro rosario regalado por el jefe de la Iglesia en 2014.

Gabriela Michetti, vicepresidenta del gobierno del presidente Mauricio Macri, dijo que el gesto del Papa le parece "muy propio de él". "Se preocupa muchísimo por ver cómo están aquellas personas que se deciden a trabajar por la pobreza", dijo en tono conciliador.

El exmiembro de la Corte Suprema y actual integrante de la CIDH, Eugenio Zaffaroni, dijo a la prensa que la detención de Sala "es un escándalo internacional" y un intento por "criminalizar la protesta".

Sala encabeza un poderoso movimiento social indigenista en el norte del país. Es diputada del Parlasur y su caso divide al país en una polémica política. Antes gozó del respaldo de la expresidenta peronista de centroizquierda Cristina Kirchner (2007-2015).

AFP/ar