Síguenos:

Chevron renueva millonario contrato con testigo que mintió en caso contra Ecuador, según investigación

15 de Noviembre de 2015 - 14:42

La petrolera estadounidense Chevron ha renovado silenciosamente su contrato para pagar un cuantioso salario al testigo estrella en el caso de contaminación ambiental en Ecuador, Alberto Guerra, incluso después de que este admitió cometer perjuicio para intentar boicotear el juicio ambiental, con 9,5 mil millones de dólares de por medio, según una investigación estadounidense.

Quito, 15 nov (Andes).- La petrolera estadounidense Chevron ha renovado silenciosamente su contrato para pagar un cuantioso salario al testigo estrella en el caso de contaminación ambiental en Ecuador, Alberto Guerra, incluso después de que este admitió cometer perjuicio para intentar boicotear el juicio ambiental, con 9,5 mil millones de dólares de por medio, según una investigación difundida  el portal CSR Wire.

De acuerdo a esta publicación, el contrato con el exjuez ecuatoriano por un salario de 144.000 dólares anuales, “fue condenado por los defensores de las comunidades indígenas que acusaron a Chevron de tratar de corromper los procesos legales para evadir el pago de indemnización”.

Guerra fue el primer juez del caso Chevron-Afectados Amazónicos en Sucumbíos (amazonía ecuatoriana) desde mayo de 2003 hasta enero de 2004, que concluyó en 2011 con una sentencia que obliga a la petrolera a pagar 19.000 millones de dólares para remediación de las zonas afectadas con el derrame de 18.000 millones de galones de aguas tóxicas a los afluentes de las zonas.

“El dinero habla, pero el oro grita”, habría dicho Guerra en una conversación grabada cuando se reunió en Ecuador con los investigadores de Chevron que pedían su colaboración, revela el portal norteamericano.

Agrega que los pagos totales de Chevron a Guerra “habían excedido los dos millones de dólares y continúan bajo los términos del nuevo contrato que no ha sido revelado”. El primer contrato que la petrolera firmó con el exmagistrado inició en 2013 y duró dos años antes de su expiración en enero pasado.

En el primer contrato se establecía un pago por 12.000 dólares al mes por colaborar con la compañía como testigo, además se le ofrecía otros beneficios como seguros de salud para él y los miembros de su familia, pagos de los abogados encargados de su trámite de migración, pagos a su contador, subsidio de vivienda y un carro, entre otros.

La publicación también señala que los detalles sobre los pagos de Chevron fueron recientemente revelados con 3.000 páginas de expediente del proceso de arbitraje.

En la investigación publicada en días anteriores se establece que el acuerdo de Chevron con Guerra “parece violar la ley federal que prohíbe pagar por testimonio de testigos y pone en tela de juicio la ética de los abogados de la gigante petrolera de la firma Gibson Dunn & Crutcher (GDC)”. Por lo que la firma jurídica está en la mira por acusaciones de falsificación de evidencia para Chevron y otro cliente.

La empresa estadounidense le habría pagado uno de los abogados más destacados de los Estados Unidos para ayudar a Guerra y su familia, incluyendo tres de sus hijos adultos, obtener asilo en EEUU, aparentemente basándose en la pretensión falsa de que el ex juez enfrentaba amenazas en Ecuador después de que el gobierno lo enjuiciaría por perjuicio. El valor de dicho servicio está valorado en al menos 500.000 dólares.

Además se le habría otorgado un abogado personal en los Estados Unidos, quien estaba de lado de Guerra constantemente, incluyendo los 53 días que los abogados de GDC entrenaron al testigo antes de que subiera al estrado. Se estima que el valor del servicio por tres años sea de un mínimo de dos millones.

El expediente demuestra que el testimonio de Guerra durante el caso de represalias juzgado bajo la ley RICO se desentrañó cuando el testigo admitió haber mentido en el estrado”, según se reportó en el artículo de Courthouse News, el artículo de Vice y el blog del grupo ambientalista de Amazon Watch.

El último testimonio de Guerra en un proceso de arbitraje entre Chevron y el gobierno Ecuatoriano este manifestó que “solo había tenido $146 en el banco cuando llegó al acuerdo con la petrolera”. Posteriormente se conoció que Guerra prácticamente no tenía fondos en su cuenta bancaria cuando el abogado de Chevron, Andrés Rivero, y el investigador de Chevron, Yohi Ackerman le otorgó $20,000 a cambio de su colaboración.

A decir de Paul Paz y Miño, director del grupo ambiental de Amazon Watch y colaborador de los habitantes amazónicos que ganaron el juicio, y citado por el portal estadounidense “es inmoral, ilegal y totalmente impactante que Chevron continúe pagando grandes sumas a un testigo completamente desacreditado quien admitió haber mentido y aceptado sobornos para dar falso testimonio en la corte”.

Además pidió que el arreglo entre la petrolera y el exmagistrado “merece investigación legal y pedimos al Departamento de Justicia que lo haga. Consideramos que Chevron se ha visto involucrado en el delito de cohecho”.

Luis Yanza, representante de los habitantes amazónicos y ganador del premio Goldman, apunta a Chevron por “corrupción” en el proceso judicial al pagar a los testigos y llevar sus operaciones fuera del Ecuador después de haber cometido el perjurio.

“Chevron y sus abogados dieron dinero al testigo clave para falsificar evidencia y corromper el juicio de Ecuador de modo que la compañía no tenga que pagar la indemnización que causa graves daños a miles de personas”, dijo. “Este es solo un ejemplo del plan de la compañía para amenazar a jueces y sabotear los procesos en Ecuador”.

El proceso contra Ecuador y la sentencia del juez federal Lewis A. Kaplan ha sido criticado como defectuoso y que está por debajo de los estándares internacionales. “Más de 30 académicos internacionales del derecho, de 11 países, han pedido a la corte federal de apelación anular el fallo de Kaplan, afirmando que viola el derecho internacional”, señala el texto.

Durante el proceso de arbitraje, Guerra también admitió haber mentido sobre evidencia clave que Kaplan decía “corroboraba” la demanda de que el proceso judicial fue escrito por los demandantes. Guerra dijo que los registros de envío de una aerolínea nacional que mostraban documentos enviados por él al juez, no tenían nada que ver con el caso de contaminación de Chevron, contradiciendo directamente su testimonio anterior ante Kaplan.

la/ar

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: