Posorja aspira a convertirse en un destino internacional con la construcción del nuevo puerto de aguas profundas

Por Jorge Barona

Posorja, Ecuador, 13 mar (Andes).- Sentado sobre un muro esperando que “caiga” un cliente permanece Vicente Quinde, a pocos metros del malecón de este puerto pesquero perteneciente al cantón Guayaquil, la ciudad más poblada del país.

“Ahí sacamos para la comida, pero esperamos que la situación mejore”, dice el hombre, quien preside la Asociación de Transporte de Carga y Pasajeros. A pocos metros tiene su pequeña lancha en la que ofrece paseos por la zona del Golfo de Guayaquil, donde se pueden visitar los atractivos de la zona.

No obstante, Quinde es optimista. Él sabe que próximamente comenzará la construcción del Puerto de Aguas Profundas y eso -considera- marcará un “antes y después” para su parroquia, donde por el estado de sus calles y la falta de servicios se nota el histórico abandono de las autoridades seccionales.

Pese a las dificultades de desarrollo urbano, el comercio se desarrolla de manera intensa en sus polvorientas calles, debido a la presencia de industrias pesqueras afincadas en esta localidad, así como a la labor de pescadores artesanales y por el intercambio comercial con la cercana isla Puná y otras localidades aledañas.

Parroquia Posorja, perteneciente al cantón Guayaquil. 

Maritza Castillo, propietaria de un restaurante en la zona del malecón, dice que tiene mucha expectativa porque se haga realidad la construcción del nuevo puerto, una obra que se ha venido postergando por más de una década y que ahora se concreta gracias a la firma de un memorando de entendimiento, en el marco de las alianzas público-privadas que propicia el gobierno del presidente Rafael Correa.

“Mi negocio crecerá, venderé más almuerzos y ya me estoy preparando porque Posorja se convertirá en un destino de mucha gente del mundo”, dice sonriente la mujer, con 35 años de trabajo en el lugar.

Vinicio Alvarado, ministro coordinador de la Producción, Empleo y Competitividad, manifiesta que la construcción del Puerto de Aguas Profundas es una importante noticia para Ecuador porque significa el desarrollo portuario del país, ya que se trata de una obra que tendrá una inversión de 1.250 millones de dólares de parte de la empresa de Emiratos Árabes DP World, de reconocida trayectoria mundial en la construcción y operación portuaria.

Esta obra se suma a otras como las mejoras y operación de los puertos de Puerto Bolívar (provincia de El Oro) y de Manta (Manabí), que llegan a unos 2.500 millones de dólares de inversión; y a otros proyectos como el de la minería de la transnacional Schlumberger de 5.000 millones de dólares, todos en el marco de las alianzas público-privadas.

La obra del puerto

Roberto Dunn, representante de DP World en Ecuador, explica que la construcción del puerto se la hará por fases. La primera, que tendrá una inversión de 550 millones de dólares, se iniciaría el próximo mes y que tendría una duración de 22 meses. Contempla las áreas administrativa, de contendedores y un muelle de 400 metros.

Adicionalmente se construirá una carretera de 22 kilómetros que unirá a Posorja con el cantón Playas y de allí al resto del país, para evitar en paso de los pesados camiones por zonas pobladas y turísticas de la costa, con una inversión de 40 millones de dólares; y la ingeniería de un nuevo canal de acceso adicional al actual en el Golfo, lo que representa un desembolso de 100 millones.

DP World es la tercera compañía más grande en su categoría y cuenta con una cartera de 70 terminales en 31 países. Foto: DP World

La segunda fase, comprende la ampliación de otros 400 metros de muelle y áreas de contenedores con una inversión de más de 350 millones de dólares, explica Dunn, al tiempo que señala que el calado será de 15,5 metros de profundidad, el adecuado para el ingreso de los buques de gran dimensión conocidos como post panamax, que actualmente no llegan a Ecuador por la falta de un puerto de esas dimensiones.

“Por su ubicación geográfica será un puerto estratégico en Suramérica por su cercanía con el canal de Panamá”, sostiene Dunn, quien señala que DP World se interesó de invertir en Ecuador por el desarrollo alcanzado por el país en los últimos años.

Garantiza que para la construcción de la terminal portuaria, se empleará a unos 6.000 obreros y el 100 % de mano obra será ecuatoriana. La concesión será de 50 años en que la empresa se hará cargo del diseño, planificación, financiamiento, construcción, equipamiento, operación y mantenimiento de la terminal portuaria.

“Será impresionante, se dinamizará la economía en todas las áreas y cuando opere el puerto será con unas 1.000 personas. Este será un puntal fuerte de un movimiento económico inédito para Posorja que para nosotros es un orgullo que esta localidad se convierta en un puerto internacional”, expresa a Andes el empresario del Consorcio Nobis, aliada en Ecuador de DP World.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Walter Solís, considera que con esta obra Ecuador se pone a la vanguardia de los cambios en materia portuaria, al referirse al calado de 15,5 metros que tiene el canal de Panamá y el puerto de Posorja se convertirá en un destino importante de Suramérica.

“No nos quedamos rezagados a los cambios globales, ahora el país tendrá la capacidad de recibir a los barcos post panamax a nuestros puertos”, manifestó a Andes el secretario de Estado, quien agregó que, para 2016, Ecuador tiene compromisos de inversión privada en infraestructura por 7.000 millones de dólares, de los cuales 2.500 son en puertos y 4.5000 en carreteras.

Sector por donde se construirá el nuevo terminal marítimo de Posorja.   

Alianzas público-privadas

Vinicio Alvarado reconoció la confianza del Consorcio en el programa de alianzas público-privadas. “Últimamente hemos escuchado mucho de la condición que vive el país, a la que unos le llaman crisis, sin embargo, hay personas que piensan en el país del futuro y creo que Isabel Noboa (principal de Nobis) ha demostrado aquello”, destacó en días pasados el ministro quien participó de testigo de la firma del memorando de entendimiento entre el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, Autoridad Portuaria y DP World.

Noboa coincide con Alvarado y sostiene que “aunque algunos digan que el país está en crisis, en el Consorcio Nobis decidimos no participar de ella, es una filosofía de nosotros”.

De su parte, Dunn considera indispensables las alianzas estatales y privadas. “Antes estábamos acostumbrados que cada uno andaba por su lado, pero estas acciones conjuntas permiten hacer obras grandes. Ecuador tiene que empezar a sacar adelante estas alianzas”, dijo al invitar al empresariado ecuatoriano a sumar esfuerzos por el país.

Alejado de las grandes decisiones estatales, Jorge Banchón, presidente de la Junta Parroquial de Posorja, espera con optimismo el anhelado despegue de Posorja hacia el desarrollo.

La autoridad comunitaria sostiene que en esta localidad, de unos 25.000 habitantes, tiene gente preparada para aportar con su trabajo al puerto y al progreso de esta localidad y se congratula con las alianzas que permiten la inversión, especialmente en zonas postergadas del país.

Mientras tanto, Vicente Quinde sueña con verse en una lancha nueva y llena de pasajeros, muchos de ellos extranjeros que lleguen a este paraje de la costa atraídos por el movimiento turístico y comercial que generará el nuevo puerto.

jb/gc