Presidente Correa llama a los soldados a no dejarse sorprender y advierte que se quiere desestabilizar al gobierno

El presidente Rafael Correa saluda a los ciudadanos que acudieron a la Plaza de la Independencia a apoyar al gobierno en su decisión por los dineros pagados de más al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas. / Foto: Micaela Ayala-Andes

Quito, 10 feb (Andes) – El presidente de Ecuador, Rafael Correa, llamó a los soldados del país “no dejarse sorprender” por quienes advierten una supuesta afectación al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas, tras un dictamen de la Procuraduría del Estado que dispone la rectificación de un contrato de compra-venta de unos terrenos que el gobierno destinó para la construcción de un parque.

Ante miles de seguidores que llegaron hasta el Palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, el mandatario lamentó que “torpemente se quiere desestabilizar” y politizar todo.

Esto en alusión al aprovechamiento político que algunos militares retirados, algunos de ellos activistas de partidos de oposición, pretenden hacer del tema. De hecho, mientras el presidente Correa se dirigía a sus simpatizantes, un reducido grupo de opositores se concentró en otro punto del centro de la ciudad capital.   

Correa dijo que en este caso se ha actuado con absoluta legalidad, recuperando valores pagados de más de acuerdo al dictamen vinculante de la Procuraduría del Estado.

En este contexto sostuvo que el dictamen del Procurador fue tan solo el paso final tras dos años de intentar de recuperar esos dineros por medio del diálogo, negociando, "pidiéndole al ISSFA que nos devuelva esos dineros pagados de más".

Dijo que el problema es más de fondo y refleja la lucha entre el viejo y el nuevo país. “Esa antigua sociedad, ese viejo país, del sálvese quien pueda, donde todo era en función del poder, no de la justicia. Esa es la disputa de fondo con el nuevo país, esa patria de justicia, de solidaridad, de derechos para todas y para todos”.

En esa línea, Correa manifestó que el problema sería menor en cualquier país en el que el ambiente político no estuviera tan polarizado y donde no hubiera tanta falta de ética en la prensa.

También adelantó que este no será ni el primero ni el último conflicto en la lucha entre el nuevo y el viejo país.

Al defender la actuación del gobierno en el tema, recalcó que “aquí va a prevalecer la ley, la justicia, el bien común” y que si caben dudas, se ha pedido un informe a la Contraloría General del Estado (ente oficial al que le corresponde velar por el buen uso de los recursos públicos).

Llamó a superar la mentalidad de ciertos oficiales retirados que creen que la patria empieza y termina en las Fuerzas Armadas. 

“Estar muy atentos, el viejo país quiere regresar y todo lo van a politizar. Ustedes a seguir confiando en su gobierno, tenemos que sacrificarnos mucho más; por ese viejo país que quiere regresar, por esa politiquería, probablemente nos tengamos que ver muchas veces en esta plaza”, dijo. 

/pc/ar