Primera empresa de producción de autos eléctricos se construirá en Yachay, Ecuador

Firma del convenio entre empresa publica Yachay y Red Tech para la producción ensamblaje de autos eléctricos. Foto: Carlos Rodríguez/Andes

Urcuquí, Imbabura, 14 feb (Andes).- La primera empresa de producción de autos eléctricos y baterías de grafeno se empezará a construir en la provincia de Imbabura, al norte de Ecuador, tras la firma de un acuerdo entre la empresa pública Yachay y la industria tecnológica privada Red Tech.

El acuerdo consiste en la implementación de una fábrica de producción de autos eléctricos, baterías, motores y otros productos electrónicos relacionados con la movilidad sostenible y que promueva la inversión privada en el país.

Según Héctor Rodríguez, director de Yachay, se estima que en la construcción de fábrica se invierta más de 3.000 millones de dólares. "Red Tech de Yachay es el proyecto de inversión privada más grande que se ha realizado en los últimos años a escala nacional". De ellos, al menos el 15% estaría orientado al desarrollo de productos de investigación.

A decir de Rodríguez, esto contribuye al desarrollo de matriz productiva en el país, pues solo en el primer año se invertiría al menos 25 millones de dólares para estudios y preparación de productos lo que generará más de 5.000 empleos directos y al menos 12.000 indirectos. Además, fortalecerá las pequeñas y medianas empresas de la zona.

"El desarrollo del proyecto incluye la creación de una red de proveedores ecuatorianos que abastecerá las necesidades de manufactura de esta industria, es decir fortalecerá todo el ciclo productivo de la matriz eléctrica, automotriz y electrónica", precisó Rodríguez en la presentación del proyecto, en la sede de Yachay.

En la víspera, las autoridades también firmaron un convenio con la Cámara de la Pequeña Industria de Pichincha para el traslado de 120 empresas que serán las encargadas de proveer insumos de electrónica, metal mecánica, manufactura y eléctrica al proyecto.

A decir del gerente de Yachay, el desarrollo y posterior funcionamiento de la empresa permitirá al país sustituir importaciones de piezas y componentes de autos, piezas tecnológicas y eléctricas al país, pues estás serán creadas por profesionales ecuatorianos.

"La implementación de la fábrica es un hito en la historia del Ecuador y se consolida en uno de los proyectos más importantes del país", expreso Rodríguez en medio del aplauso de los asistentes.

Incentivos del gobierno atraen la inversión extranjera

La idealización del proyecto y su consolidación tomo alrededor de diez años, explicó Justin Perry, gerente general de Red Tech, y agregó que uno de los factores decisivos para que la empresa se decida a invertir en el país fue los incentivos que el Estado ecuatoriano entrega a las empresas privadas tanto nacionales como extranjeras.

El empresario también señaló que en la actualidad existen las condiciones necesarias para invertir en el país y para ello buscarán financiamiento de organismos internacionales que entreguen los recursos para que la fábrica empiece a operar.

Por el momento se está levantando la tipología del suelo con el apoyo de organismos gubernamentales para que la construcción de la fábrica sea segura y se realice en el menor tiempo posible.

Según Silvana Vallejo, directora de ProEcuador, los cambios que ha tenido el Ecuador tanto en infraestructura como en gobernabilidad y la creación de leyes como la de Alianza Público Privadas han permitido que el país se convierta en un destino atractivo para la inversión extranjera.

"Los inversionistas no han bajado la guardia, siguen interesados en Ecuador que es un país de oportunidades y seguiremos promocionándolo como un país de oportunidades y dándole buenas noticias de las inversiones que llegan", señaló.

De su lado, René Ramírez, titular de la Secretaria Nacional de Educación, Ciencia y Tecnología (Senescyt), manifestó que la firma del convenio es "histórica" para Ecuador, pues se trata de una empresa que le apostó al país con un arrendamiento por 20 años, que pueden ser prorrogados, de 400 hectáreas de "la ciudad del conocimiento".

Aclaró que no se trata de una empresa ensambladora, sino que es una mega fábrica que va a producir tecnología propia. "La empresa es 100% privada y lo que ha hecho el Estado es dar las condiciones para que se instalen en Ecuador por las ventajas que se han dado en términos competitivos como energía limpia más barata que van de acorde a los principios de la empresa que es generar desarrollo sostenible", opinó Ramírez.

la/gc