Proceso de cambios en Bolivia debe prolongarse todavía por 100 años

Bolivia deberá continuar experimentando cambios para alcanzar su desarrollo pleno en unos 100 años, según alto funcionario. Foto: elbolivianoenvivo.com

Quito, 21 ene (Andes).- El ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, afirmó que el proceso de cambios que vive su país bajo el liderazgo del presidente Evo Morales es una revolución que debe durar un siglo más.

"Tenemos que ser soldados de un proceso revolucionario. Algunos funcionarios públicos creen que este gobierno cumple un ciclo típico de cuatro o cinco años, pero se trata de una revolución y como tal, no se fija en un período de gobierno", afirmó Quintana.

A su juicio, la revolución democrática y cultural iniciada por Morales en enero de 2006, 'y que debe durar 50, 100 años', tendrá la fuerza y el vigor que le dé la gente comprometida con el cambio, los cuales 'como soldados de hierro deberán dar su vida defendiéndola'.

"Llevamos en la sangre la fuerza revolucionaria y vamos a morir defendiendo este proceso y aquel que no está dispuesto a defenderlo y morir en la trinchera, está más cerca de la derecha y de la antipatria", sostuvo la víspera el titular durante la entrega de equipamiento para 79 instituciones que atienden a sectores vulnerables en Trinidad, capital del departamento de Beni.

Según el ministro de la Presidencia, la derecha se equivoca si piensa que retornará al Gobierno en 2019 pues ese sueño, advirtió 'se va a convertir en una pesadilla'.

Recomendó a las organizaciones sociales hacer un compromiso político para mejorar la respuesta 'frente al ataque virulento, racista y discriminador de la derecha que todavía no entiende que nunca más volverá al Gobierno'.

"Tenemos que estar preparados para resistir y rechazar el ataque cobarde, ruin, alevoso de la derecha, cuya única bandera política es la mentira, la difamación, la calumnia y tenemos que estar preparados físicamente, moralmente, intelectualmente para resistir todo tipo de ataque", subrayó.

Quintana aseveró que a la oposición derechista no le interesa la prosperidad de Bolivia, sino trabajar para destruir el proceso de cambio que beneficia a los más pobres y atacar el presidente Evo Morales.

PL/yp