Protección presidencial requiere un cuerpo de élite a cargo de las FF.AA., afirma ministro de Defensa

Fernando Cordero, ministro de Defensa. Foto: Archivo/ANdes

Quito, 25 feb (Andes).- Para la protección y seguridad tanto del Presidente como del Vicepresidente se requiere de un cuerpo de élite preparado para ese rol, el cual está a cargo de las Fuerzas Armadas (FF.AA.)”, puntualizó este jueves el ministro de Defensa, Fernando Cordero.

“Se quiere desestabilizar, confundir, manipular, pero no vamos a caer en provocaciones”, enfatizó el secretario de Estado, quien advirtió de una campaña que busca “crear malestar entre el Gobierno y las FF.AA”.

“Cualquier Presidente en el futuro podrá tener un equipo civil de apoyo pero difícilmente las FF.AA. podrán ser suplantados en esta capacidad no solo logística sino de preparación de protección de las altas autoridades del Estado”, subrayó.

Respecto del proyecto de Código Orgánico de Entidades de Seguridad Ciudadana y Orden Público, actualmente en debate en el Asamblea, específicamente del IV Libro que trata de las FF.AA, el ministro Cordero dijo que se eliminó una transitoria pues se consideró que existía un “error técnico”.

Esta transitoria decía que si un militar de servicio activo quiere pasarse a cualquiera de las entidades que se crean en el libro IV como el Cuerpo de Vigilancia Aduanera o la nueva Guardia Nacional Ambiental iba a ganar un grado.

El nuevo código para entidades de seguridad previsto en Ecuador contempla la creación de un cuerpo de investigadores civiles que acompañarán el trabajo de la policía judicial en coordinación con la Fiscalía General del Estado y otro encargado de la protección personal el presidente y de altos funcionarios del Estado.

el proyecto consta de cuatro libros, el primero de los cuales norma el avance del Ministerio del Interior y la Policía Nacional para poner a nivel de ley esta etapa en el avance de la profesionalización de estas entidades y toda su estructura.

El segundo libro señala la creación de un cuerpo especializado de investigadores civiles para que acompañen el trabajo de la policía judicial en coordinación con la Fiscalía General del Estado; y el tercero contempla la creación de una entidad dependiente del Ministerio del Interior que permitirá generar un espacio para la formación de funcionarios civiles para la seguridad del primer mandatario y las demás altas autoridades.

El cuarto libro norma el ingreso, formación, capacitación, estructura, régimen disciplinario, promoción y evaluación de todas las entidades tanto del Ejecutivo como de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs) que son complementarias a las actividades de seguridad.

Los primeros tres libros ya fueron presentados y aprobados y pasaron a primer debate en 2013, y el cuarto fue presentado a mediados de 2014.

En estos momentos se realizarán los ajustes derivados para presentar este Código y discutido en la Comisión de Seguridad de la Asamblea Nacional para que pase a primer debate.

pc/gc/ar