Protestas en Estados Unidos continúan por veto migratorio de Trump

Los manifestantes llevaban pancartas en las que se podía leer lemas como "No al veto. No al muro", "Aquí no aceptamos el odio", "Todos somos inmigrantes". Foto: AFP

Los Ángeles, Estados Unidos, 30 ene (Andes).- Las protestas en Estados Unidos continuaron este lunes en contra el veto impuesto por el presidente Donald Trump a la entrada al país de habitantes de siete naciones musulmanas.

Centenares de personas se dieron cita neuvamente en los aeropuertos de Portland, Los Ángeles, Washington, Miami y San Francisco con consignas como: “El amor, no el odio, es lo que hace grande a Estados Unidos” y portando pancartas como “No al veto. No al muro”.

En la mayoría de esos casos, las manifestaciones estuvieron respaldadas por las autoridades locales. El domingo, unas 2.000 personas bloquearon el acceso a la terminal del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

Protestas similares se registraron el mismo día en Houston, la cuarta ciudad más grande de EE.UU., con concentraciones en el centro de la ciudad, en medio de una fuerte presencia policial, y en el aeropuerto George Bush.

Las más de 1.000 personas que se reunieron en el centro, y que se dispersaron pacíficamente tras varias horas, llevaban pancartas en las que se podía leer lemas como "No al veto. No al muro", "Aquí no aceptamos el odio", "Todos somos inmigrantes", "Los refugiados son bienvenidos", "Houston da la bienvenida" o "Detengamos el aislacionismo".

Mientras tanto, los fiscales generales de 16 estados de EE.UU. condenaron el veto temporal de Trump. “Condenamos la orden ejecutiva inconstitucional, antiestadounidense e ilegal del presidente Trump”, afirmaron los procuradores, que dicen representar “más de 130 millones de estadounidenses y residentes extranjeros” en sus estados.

Los fiscales, de estados como California, Nueva York y Pensilvania, remarcaron su “compromiso para garantizar que tan poca gente como sea posible sufra la situación caótica que (la orden de Trump) ha creado”, según reseña el portal La Jornada.

“Como los máximos responsables legales de más de 130 millones de estadounidenses y residentes extranjeros en nuestros estados, condenamos la orden ejecutiva inconstitucional, antiestadounidense e ilegal del presidente Trump”, señalaron en un mensaje conjunto difundido este lunes.

El viernes, Trump firmó un decreto que prohíbe viajar a Estados Unidos a los ciudadanos de Siria, Irán, Irak, Yemen, Libia, Somalia y Sudán y, al mismo tiempo, suspende durante 120 días el programa de refugiados de la nación, lo que ha desencadenado protestas en todo el país  a lo largo del fin de semana.

En el aeropuerto de Los Ángeles, muchos de los manifestantes llevaban pancartas en las que se podía leer simplemente la palabra "No" mientras coreaban eslóganes como "Hemos dicho que no" o "Ni Trump, ni odio".

Algunos de ellos se sentaron en fila india en el acceso al edificio de la terminal y, desafiando a la policía antidisturbios, bloquearon el tráfico hasta que el personal de seguridad del aeropuerto consiguió convencerlos de que se marchasen.

Hasta el momento no se han producido arrestos y la policía ha dicho que no tenía ningún plan de dispersar a los manifestantes.

Debido a las protestas, multitud de pasajeros perdieron el avión y las autoridades aeroportuarias divulgaron un tuit en el que instaba a comprobar el estado de los vuelos en caso de volar a o desde Los Ángeles.

Entre tanto, cerca de otro aeropuerto de la ciudad, el de Fresno-Yosemite, próximo al famoso Parque Nacional de Yosemite, cientos de personas se reunieron también el domingo para protestar contra la medida de Trump.

Según dijo al diario Los Ángeles Times el jefe de la policía de Los Ángeles, Charlie Beck, su departamento no obedecerá las órdenes de Trump a los oficiales policiales para que ayuden al gobierno federal a detener a inmigrantes indocumentados con el fin de deportarlos.

"Este no es nuestro trabajo, ni tampoco lo voy a convertir en nuestro trabajo", afirmó Beck.

Borris L. Miles, senador demócrata del estado de Texas, donde se ubica Houston, dijo en un comunicado enviado el domingo por la noche a Xinhua que el decreto entraba "en conflicto directo con los principios y fundamentos" de Estados Unidos, país que fue construido a partir de la diversidad.

Aplaudió a todos los que han protestado contra la medida de Trump y animó a sus colegas republicanos a manifestarte en contra de ella.

Xinhua/ds/gc