Reforma laboral para empleo juvenil beneficiaría a 141mil jóvenes en Ecuador

Quito, 13 feb (Andes).- Una de las propuestas que presentará el gobierno ecuatoriano en materia de reforma laboral contempla la creación de una modalidad de contrato juvenil, que busca la inserción en el empleo adecuado de más de 141 mil jóvenes entre 18 y 24 años a nivel nacional, que actualmente se encuentran desempleados, así lo informó el ministro de Trabajo, Leonardo Berrezueta.

Cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos muestran que el desempleo en los jóvenes entre 18 y 24 años registra un 12,6%, mientras que en los jóvenes de 25 a 29 años se ubica en el 6,4%. Hasta diciembre de 2015 se reportó 141.664 jóvenes que no tienen trabajo, por lo que el Estado trabaja en “generar políticas públicas para solucionar temas de gran incidencia”.

Según dijo, la propuesta se está construyendo en una sinergia entre los ministerios del sector productivo y Trabajo para crear las condiciones necesarias y precautelar el empleo.

La modalidad de contratos juveniles plantea que las empresas puedan contratar en su nómina a los jóvenes entre 18 y 24 años que por primera vez ingresen al empleo adecuado. Es decir, que su remuneración mensual sea por lo menos un salario básico unificado (366 dólares) y estén afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Como incentivo para que los empresarios incluyan entre sus trabajadores a los jóvenes, se propone que el Estado asumirá el pago del 11,15% (40,80 dólares) por concepto de seguridad social.

Frente a las críticas que se ha recibido de algunos sectores de que el Estado no tiene recursos para financiar el aporte del IESS de los jóvenes trabajadores el ministro manifestó que “el Presidente ha dispuesto que el Ministerio de Finanzas haga las corridas necesarias y los escenarios económicos necesarios para establecer cuál es el impacto”.

“Si queremos precautelar el empleo el Estado tendrá que invertir, lo que estamos mirando es en dónde es más eficiente invertir ese dinero. Si es más rentable generar un bono o un subsidio o es preferible asumir el pago del seguro social por parte del Estado y la cuota del empleador”, explicó en entrevista con Andes.

Y enfatizó que el gobierno nacional va a tener que invertir en el tema del desempleo. “Eso incentiva muchísimo a los empresarios y es un mensaje claro para los jóvenes entre 18 y 24 años que no han tenido la oportunidad de ingresar al empleo adecuado, las empresas van a verse motivadas justamente para poder contratar a ese tipo de personal”.

En la misma reforma se establece que en la nómina de las empresas que se acojan a ese beneficio, el número de personal contratado no podrá superar el 20% y “no podrán despedir a las personas mayores de 24 años que ya estén trabajando por largo tiempo en la institución”.

En caso de que se acepte dicha reforma, desde el Ministerio de Trabajo se implementarán controles más fuertes para verificar que se cumpla con la disposición gubernamental. Las empresas que no cumplan con la normativa o que despidan a sus empleados con más experiencia “tendrán las multas y las sanciones correspondientes”.

La media se aplicaría principalmente al sector privado, pues nueve de cada 10 empleos en el país son generados por el sector privado y uno de cada 10 empleos en el país son generados por el sector público.

Pasantías en las empresas

En la misma línea se plantea modificaciones a la Ley de Pasantías que rige actualmente en el país y en la que se establece que las empresas pagarán a los estudiantes un salario básico unificado y los afiliarán a la seguridad social.

En el texto de la nueva propuesta se plantearía que los empresarios permitan a los estudiantes cumplir 400 horas de prácticas pre-profesionales, requisito fundamental para graduarse, en jornadas de no más de seis horas diarias y les reconocerán un monto por conceptos de alimentos y movilización.

Respecto al tema de la afiliación al IESS, el Ejecutivo apunta a que los empresarios cubran el pago de la seguridad social de los pasantes por el equivalente al salario básico unificado. “Eso nos ayudará a que las empresas privadas puedan acoger a más estudiantes por el tema de pasantías”, señaló Berrezueta.

Pese a que la propuesta de reformas laborales aún se está construyendo, las autoridades esperan remitir el documento a la Asamblea Nacional la primera semana de marzo con carácter de económico urgente, es decir que los legisladores deberán tratar la normativa en un plazo de 30 días.

El Ejecutivo busca con dichas reformas, que se construyen con los criterios de empresarios y trabajadores, que exista una dinamización para reducir las cifras del desempleo, afectado por la situación que afronta el país debido a los bajos precios del petróleo y a la apreciación del dólar. 

la/gc