Síguenos:

Código INGENIOS, un proyecto de ley pensado por y para el talento humano

20 de Julio de 2015 - 01:02

El nuevo proyecto de ley sobre la Economía Social del Conocimiento, la Creatividad y la Innovación, conocido como INGENIOS, es la primera normativa creada por varios actores sociales bajo la modalidad de la "wiki legislación" y ahora es tratada en la Asamblea Nacional del Ecuador para su aprobación.

Por Carla Loaiza

Quito, 20 jul (Andes).- La importancia de generar conocimientos, impulsar la investigación y proteger los derechos de creadores son los elementos claves del Código Orgánico de Economía Social del Conocimiento, la Creatividad y la Innovación, conocido como INGENIOS, la primera ley creada por varios actores sociales bajo la modalidad de la "wiki legislación" que ahora es debatida en la Asamblea Nacional del Ecuador para su aprobación.

El código INGENIOS pretende “crear las bases jurídicas e institucionales para transitar de esta economía primaria que tenemos ahora –basado en la explotación de productos agrícolas y del petróleo- a una economía en la que podemos tener como eje principal de la economía nuevas actividades generadoras de riqueza basadas en el conocimiento y en el talento humano de los ecuatorianos”, explicó a Andes Hernán Núñez, director ejecutivo del Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI) y quien colaboró con la creación del proyecto.

En ese sentido, la propuesta de ley quiere apostar por el conocimiento y el emprendimiento, pero velando por la protección de derechos de sus creadores, algo innovador en cuanto a leyes, y que también quiere entrar en el terreno de la tecnología. El Estado aportará de “forma intensiva” y económica con la propuesta de inversión del 0,57% del Producto Interno Bruto, para este tipo de emprendimientos.

Y estando a la par con ese espíritu tecnológico y colaborativo se creó una plataforma web en marzo de 2014, similar a la enciclopedia de internet Wikipedia, que permitió a los usuarios acceder a la ley, comentar y aportar con comentarios sobre los 560 artículos que contiene el proyecto de ley, enviado a la Asamblea en junio pasado.

En total se suscribieron 16.000 usuarios, se realizaron 40.000 ediciones al texto, que sumó más de 1,7 millones de visitas. Actualmente se puede ver la última versión presentada ante la Asamblea en la siguiente dirección: http://coesc.educacionsuperior.gob.ec/

“Es la primera vez que en fase prelegislativa se hace una construcción colectiva en la que han participado miles de personas construyendo el texto”, resalta Núñez y hace énfasis en que esta es la primera vez que una iniciativa de ese tipo viene desde el Estado y no desde la sociedad civil.

Diferentes actores sociales como académicos, científicos, artistas, sectores de la producción, universitarios, sociedades de gestión colectiva, aportaron con el código. Además se recibió el aporte de consultores nacionales y extranjeros, y de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia Tecnología e Innovación (Senescyt), el IEPI y Yachay, Ciudad del Conocimiento.

Entre sus puntos fuertes se destacan el interés por la propiedad intelectual, el acceso al Internet y la protección de los conocimientos ancestrales.

Hernán Núñez, actual director ejecutivo del IEPI, y uno de los impulsores del código INGENIOS. Foto: Carlos Rodríguez/ Andes

Internet para todos

Una de las metas de INGENIOS -clave para su impulso- es lograr el tan anhelado “alfabetismo digital” y para eso es necesario incrementar el índice de hogares con acceso a Internet, que hasta 2014 se situaba en un 30%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), es decir que no se ha alcanzado el 50%. Sin eso “es muy difícil lograrlo, por eso es necesario que sea considerado como un servicio básico”, puntualiza Núñez.

En ese sentido, se trabajará en conjunto con el Ministerio de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (Mintel), la estatal Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) y operadoras privadas extranjeras como Movistar o Claro para “aumentar la cobertura de Internet”, indicó por su lado el titular del Senescyt, René Ramírez, quien explicó que esta petición viene desde el Ejecutivo.

“Se nos ha pedido que trabajemos en una democratización y masificación del acceso a Internet”, para lo cual se trabajará con el Ministerio de Educación y de los Infocentros de cada barrio, explicó Ramírez.

La propiedad intelectual: un tema polémico

Un dato preocupante en el campo de la propiedad intelectual es que el 98% de las patentes solicitadas al IEPI son de extranjeros. Es decir que el 98% de tecnología que se usa en el Ecuador no la producimos nosotros, la generan afuera y nosotros la importamos y la licenciamos, sin embargo la perspectiva es que eso cambie con INGENIOS.

“La actual ley de propiedad intelectual ha fracasado, porque es una ley hiperprivada e hipermercantil y no ha producido nada de innovación”, aseguró a Andes, el secretario de la Senescyt, quien además recalcó que INGENIOS garantizará todos los derechos de propiedad intelectual en todas las actividades lucrativas, en la academia o la investigación y ayudará a que circulen sus obras y productos.

La actual Ley de Propiedad Intelectual será derogada cuando el nuevo proyecto de ley –todavía en debate- se apruebe.

Uno de los pasos que ha dado el IEPI, en temas de protección de derechos a artistas ha sido la autorización del funcionamiento de la sociedad de gestión colectiva denominada Unión de Artistas Audiovisuales del Ecuador, encabezada por los actores ecuatorianos Diego Mignone y Marisol Romero.

En entrevista con Andes, Mignone explicó que su sector también ha aportado para el código INGENIOS en temas de Derecho Conexo (derechos de autor), remuneración pública y copia privada, que es la compensación que deben recibir los artistas por las reproducciones de sus obras en dispositivos móviles.

René Ramírez, secretario del la Senescyt, presentó el pasado 1 de julio el proyecto a la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología de la Asamblea Nacional. Foto: @alejavillacisc

Enfoque en saberes ancestrales

La protección de los saberes ancestrales es otra de las grandes apuestas de INGENIOS, en el cual, los dueños de esos conocimientos podrán tomar decisiones sobre los mismos, puesto que al no tener ningún tipo de derecho, están expuestos a la biopiratería.

Como estos saberes son derechos de índole colectiva “no se pueden patentar per se, puesto que los derechos de propiedad intelectual están sujetos a una duración temporal –duran 20 años-, luego ya es de todo el mundo”, aseguró Núñez, quien enfatiza que la idea es “romper la concepción colonialista” en la que se creía que se podía robar ese conocimiento, pero ahora los dueños serán los únicos que podrán tomar decisiones.

Para lograr que estos derechos se cumplan, el gobierno y la Senescyt proponen enmiendas constitucionales a los artículos 57, 322 y 402, ya que las actuales disposiciones no son eficaces para combatir la biopiratería y no permiten un desarrollo legislativo en beneficio de las comunidades.

El Código INGENIOS, que se resume en los 11 principios resumidos abajo, está siendo debatido en la Asamblea, adonde llegaron la semana pasada varios actores sociales para exponer sus criterios y recomendaciones sobre el proyecto, que seguirá en proceso de debate.

Foto: @FaustoCayame

cl/jv

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: