Tres mil familias han sido reubicadas como parte de proyecto de descontaminación en Ecuador

El gobierno ha implementado el proyecto Guayaquil Ecológico que busca la descontaminación del estero salado. Foto: Presidencia

Guayaquil, 20 feb (Andes).- El Gobierno ecuatoriano ha reubicado a más de 3.000 familias por medio del plan “Guayaquil Ecológico”, implementado para lograr, entre otras obras,  la descontaminación del estero salado ubicado al sur de la urbe porteña.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa explicó durante el enlace ciudadano No. 436 celebrado en la provincia andina de Bolívar, que la construcción de parques lineales hasta el momento cuenta con un avance de 10 km de los 42 planificados. Sin embargo, debido a la difícil situación económica que enfrenta el país no se podrá concluir la obra hasta el 2017 como se tenía previsto.

“Vamos a poder hacer el tramo 7 es decir 1. 7 kilómetros del parque lineal ojalá podamos avanzar un poco más, pero definitivamente no vamos a avanzar a los 42 kilómetros, esto tendrá que continuar el próximo gobierno […]. Todo esto lo vamos a dejar bien planteado al país para que el próximo gobierno pueda continuar con estas obras transcendentales para Guayaquil y la patria entera”, informó el mandatario.

Además argumentó que no se ha podido limpiar el estero salado en su totalidad, “porque aún no hay conexiones suficientes de Interagua (concesionaria), se sigue botando las aguas residuales al estero salado e incluso aguas industriales lo que es intolerable, dijo.

El proyecto Guayaquil Ecológico busca recuperar los espacios verdes que perdió en los últimos años, a través de obras como parques, malecones, la incorporación de la isla Santay y el rescate del estero Salado, emblemático brazo de mar de esta urbe portuaria que llegó a niveles extremos de contaminación por la falta de acción de las administraciones municipales.

Correa mencionó que se ha hecho oxigenación del salado y se ha removido en el estero palanqueado con asesoría del Instituto de Ingeniería Francesa, pero mientras “no se controle las descargas al estero, al cauce de agua será contaminado y eso es responsabilidad del municipio”.

Por décadas las zonas populosas donde se ubica el estero vivieron en condiciones de hacinamiento, sin servicios básicos, con inseguridad y en medio de un ambiente con un alto grado de contaminación.

El Ministerio de Ambiente ha emitido en los últimos años 80 sanciones a residentes e industrias que enviaban sus aguas servidas al estero y se han recogido al menos 1.200 toneladas de desechos.

ly/gc