La USAID confirma que entrega financiamiento a grupos opositores en países del ALBA

César Ricaurte, director de la organización Fundamedios que recibe financiamiento de la USAID/ Foto: archivo

Quito, 19 jun (Andes).- El administrador adjunto para América Latina y el Caribe de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid, por sus siglas en inglés) Mark Feierstein, confirmó este fin de semana que su país mantiene una estrecha cooperación con organizaciones de oposición en las naciones que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba).

En declaraciones difundidas por el portal de La Radio del Sur, Feierstein destacó que el aporte financiero en Cuba y Venezuela sigue siendo “muy importante para aquellos grupos cívicos que están luchando por los derechos humanos y por la democracia”, exclusivamente los que pertenecen a la oposición en estas naciones.

Por otro lado, aseguró que la ayuda económica a organizaciones en Bolivia, Ecuador y Nicaragua “está bajando, no está subiendo”, aunque no precisó cifras en ninguno de los casos.

El directivo de la Usaid para América Latina precisó que pese a los recortes realizados a esos tres países, durante este 2012, el apoyo sigue siendo importante, porque los recursos van destinados a la promoción y lucha por la “democracia”.
El funcionario ofreció estas declaraciones durante un evento en el que la Usaid anunció su retiro de Panamá, argumentando el “crecimiento económico” presentado por este país.

En el caso de Ecuador, las cuatro organizaciones no gubernamentales afincadas en el país  colaboran y reciben fondos de los proyectos “Ciudadanía Activa” y “Fortalecimiento de la Democracia”, que entre los dos suman $ 4,3 millones, según difundió este martes diario El Telégrafo.

El rotativo señala que como siendo el 2012 un “año electoral” no es ajeno a las preocupaciones del gobierno de Barack Obama. Quizá, por eso, a través de organizaciones no gubernamentales como Fundamedios y Grupo Faro, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional  (USAID)  financia dos proyectos con la sociedad civil que buscaría “fortalecer la democracia” en el Ecuador.

Con esos recursos, la  USAID también buscaría   liderar una campaña conjunta con las  Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) del país en contra del Decreto 982, para evitar  que el Estado regule las actividades de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG). El objetivo sería “concientizar” a la sociedad ecuatoriana de que lo mejor sería que las ONG se guíen por su propio código de ética, en donde no haga falta ningún tipo de regulación estatal.

Aquella intención  se estaría fraguando a través del convenio “Fortalecimiento a la Sociedad Civil en el Ecuador” o también denominado “Ciudadanía Activa”,  ejecutado por  Grupo Faro y Fundamedios, ONG opuestas al Gobierno,  que llevan adelante una  campaña en  contra del Proyecto de Ley de Comunicación y del Decreto 982. En el convenio también participan Fundación Esquel y el Fondo Ecuatoriano Populorium Progressio (FEPP).

El proyecto “Fortalecimiento de la Democracia”, en cambio,  lo ejecutará  Corporación Participación Ciudadana, organización a liada de Fundamedios, cuyas acciones han evidenciado una oposición al régimen.

Según cables diplomáticos divulgados por Wikileaks, César Ricaurte, director de Fundamedios mantenía un vínculo muy estrecho con la Embajada de Estados Unidos, que tenía a la organización no gubernamental como uno de sus "contactos".

A finales de marzo durante una audiencia con el director de la Usaid, Rajiv Shah, la congresista Ros-Lehtinen cuestionó el recorte presupuestario a la asistencia de la Usaid en países latinoamericanos que se oponen a la política exterior de Washington.

“El recorte agudo en fondos para asistencia a la democracia para Cuba y Venezuela envía el mensaje equivocado a la oposición en estos países”, afirmó y añadió que lo mismo ocurre en países del ALBA, “donde el totalitarismo avanza”.

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).