El actual mandatario de Ecuador registra el 56% de intención de voto para la elección presidencial de 2013

En la gráfica, ciudadanos muestran su apoyo al mandatario durante el último enlace radiotelevisado desde el mercado mayorista de Solanda, sur de Quito/ Foto: Presidencia

Quito, 11 oct (Andes).- El actual presidente de Ecuador, Rafael Correa, encabeza las preferencias electorales frente a los comicios presidenciales del 17 de febrero de 2013, según una encuesta realizada por la empresa Perfiles de Opinión cortada al 26 de septiembre.

El Jefe de Estado registra el 56% de intención de voto; el 18% de los encuestados contestó que no votaría por ninguno de los candidatos que se propuso en la encuesta; el 11% dijo que votaría por el banquero Guillermo Lasso; el 7%, por Lucio Gutiérrez;  el 4%, por Alberto Acosta; y el 3%, por Álvaro Noboa. Así lo expresó Paulina Recalde, directora de Perfiles de Opinión, en entrevista con la agencia de noticias Andes.

La medición fue realizada a nivel nacional, con una muestra de 2.375 encuestas y un margen de error ± (más-menos) dos.

En la lista de presidenciables, Perfiles de Opinión incluyó a Paco Moncayo y Fabricio Correa, que registraron el 1% de intención de voto; también a Mauricio Rodas y César Montúfar, con menos de medio punto.

Los partidos Equipo, de Fabricio Correa, y los movimientos SUMA, de Mauricio Rodas, y Concertación, de César Montúfar, no fueron habilitados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para participar en las elecciones por no cumplir con el requisito del 1.5% de firmas del padrón electoral (157.783 rúbricas).

El CNE tiene previsto convocar a elecciones el próximo 18 de octubre. El periodo de inscripción de candidaturas será del 19 de octubre al 15 de noviembre. De acuerdo a la normativa electoral, los candidatos deben salir de procesos internos de elección en las agrupaciones políticas.

Aunque en principio no confirmó su postulación, esta semana el presidente Rafael Correa reconoció que su nombre es la opción para participar en las elecciones presidenciales de 2013. El Mandatario dijo que ya contaba con la aprobación de su familia y que resta la decisión de su movimiento, Alianza PAIS.

Paulina Recalde explicó que –de confirmar su candidatura- el presidente Correa tendrá un doble reto: recordar lo que ha realizado hasta este momento, pero sobre todo mostrar al electorado qué más puede implicar su proyecto político, para que los ciudadanos puedan identificarlo o no como un sujeto de cambio.

“(Debe mostrar) Qué se viene para un siguiente periodo que justifique que el presidente Correa siga en gestión; ese es el principal reto y, adicionalmente, atender temas que en este momento son los más críticos para la población: desempleo y delincuencia. Sobre estos dos temas el Presidente y los demás candidatos van a tener que manifestarse”, indicó la directora de Perfiles de Opinión.

En el caso de Lucio Gutiérrez (quien ya fue presidente de Ecuador, pero fue derrocado en una revuelta popular) y Álvaro Noboa (cuatro veces candidato a la Presidencia), el reto será plantear qué de nuevo tienen para mostrar y cómo enfrentarán el desgaste evidente sus figuras, sostuvo Recalde.

Un estudio anterior de Perfiles de Opinión registró que ambos candidatos tienen altos niveles de resistencia: el 37% respondió que nunca votaría por Noboa, y el 23%, que nunca lo haría por Gutiérrez.

Lasso y Acosta, dos rostros nuevos en el tablero electoral, deberán mostrar cómo salir del eje Correa, refirió Paulina Recalde. Es decir, ambos candidatos deberán exponer cómo sus planteamientos tienen su propia lógica y no necesariamente marcar distancias con lo que ha hecho el actual Mandatario o con lo que piensan que va a hacer en una virtual reelección.

“Me parece que regresar siempre a Rafael Correa deja un margen muy estrecho de propuesta, de diferenciación a estos dos candidatos”, subrayó.     

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).