Hugo Chávez, el líder suramericano que luchó contra la pobreza en Venezuela

Hugo Chávez falleció el 5 de marzo en Caracas. Foto. Micaela Ayala / Andes

Quito, 07 mar (Andes).- Nació en plena dictadura militar, en 1954, cuando gobernaba el general Marcos Pérez elegido para presidente por una Asamblea Constituyente luego de haber ejercido cinco meses de dictadura. A ese gobierno lo sacó otro golpe militar, liderado por el almirante Wolfgang Larrazábal. Tenía cuatro años cuando su país volvió a las urnas.

 Hugo Rafael Chávez Frías era hijo de maestros, pero, pese a que sus padres trabajaban fue pobre.

 En los medios abundan, desde su muerte, el pasado 5 de marzo, perfiles del lado humano de Hugo Chávez, que retratan con ductilidad y sentimiento la vida del comandante.

 Esos textos, en resumen, hablan de su quehacer político, desde 1999, cuando llegó a presidente. Hasta ese día, cuando asumió el poder por primera vez, vio pasar 10 mandatarios a cargo de su país, entre interinos y electos, cuyos gobiernos acentuaron  la pobreza en la que creció, profundizada contra mayorías invisibles.

 Unos pocos números hablan de él, no explican al niño que vendía fruta y que en vez de hacerse militar, quería ser beisbolista. Que narró sus propios cuentos a los niños de la clase, que ideó junto a un grupo de oficiales dar un golpe, sacar a Carlos Andrés Pérez y volver a los cuarteles, harto de pelear contra guerrilleros colombianos, campesinos, gente de arrabales…

 Este es otro Hugo Chávez, el que vio nacer a la ALBA, Unasur, Celac; que lideró los análisis que determinaron que su Venezuela tenía la mayor reserva petrolera del mundo, unos 300.000 millones de barriles, que en el voraz ritmo de consumo actual significan 300 años de petróleo.

 El que se empecinó por adelantar lo que más pudiera a la sociedad, reducir el desempleo al 7%, emprender la mayor construcción de viviendas populares de la historia de su país.

 Entre 2011 y 2012, en la primera fase de la Misión Vivienda, construyó 353.404 hogares, en un plan que realizará 1,65 millones de casas hasta el 2017.

 PDVSA creció enormemente bajo su tutela, aunque ello dejó a un grupo fuera de la empresa, a quienes les persigue el estigma del boicot. Las burocracias que se volvieron burguesías y se repartían el país, fueron agrandando su bronca, al punto de ser ahora la segunda parte de la disidencia en Miami, haciendo lobbing en Estados Unidos para frenar la revolución.

 Cuando murió celebraron. Gritaban que se fue, pero en las calles de Caracas y de Quito y muchas otras la muchedumbre gritaba Chávez vive, la lucha sigue.

 Su lucha era avanzar hacia el socialismo del Siglo XXI, un proyecto en construcción epistemológica, cuyos alcances se miden en reducción de brechas, eliminación de pobreza y acceso a derechos. Lo secundaron otros mandatarios, para quienes Chávez es un ejemplo político. 

 El Secretario Permanente del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe, SELA, Roberto Guarnieri sostuvo que Hugo Chávez será recordado, entre otras razones, en el plano internacional, por el fortalecimiento de la soberanía económica de América Latina y el Caribe.

 El historiador e intelectual ecuatoriano Jaime Galarza, autor de El Festín del Petróleo, dijo el día que Chávez murió que su proyecto apuntaba a una segunda y definitiva independencia de América Latina y que fue el gran sucesor de Bolívar. Su muerte, para el escritor puede hacer creer a la oposición reaccionaria que es momento de debilitar el proceso.

 La tarde de este 7 de marzo, Rafael Correa, presidente del Ecuador, viajó a Caracas para despedir, el viernes, junto a otros mandatarios a Hugo Chávez. Sus palabras, que se sumaron al reconocimiento de líderes del mundo, apuntaron a continuar en la lucha por la integración, el gran sueño del comandante que nació en plena dictadura militar, a la que el imperio apoyaba con la misma desfachatez con la que 58 años después a él le llamaban dictador.

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).