Rostros femeninos de la migración cuentan historias de lucha y sacrificio

Zoila Bajaña, fotógrafa ítalo-ecuatoriana presentó su obra "Ecuador Fémina", en la estación sur del Trole. Foto: Luis Astudillo C. / Andes

Quito, 08 mar (Andes).- Con tan solo 18 años, Cecilia viajó a España en busca de mejores oportunidades.  Su  trabajo como niñera le permitió subsistir  y pagar algunos cursos que compensaron de alguna forma el no haber concluido el bachillerato en su natal Ecuador.

Luego  de 3 años viviendo en España, Cecilia formalizó  noviazgo con un español  que conoció en un restaurante, en el que trabajaba los fines de semana  y con quien tuvo un hijo. La compatriota afirma que las cosas iban bien, la pareja compartía los gastos y los cursos que ella aprobó le permitieron conseguir un puesto de recepcionista en una asociación médica.

Su vida cambió cuando de manera inexplicable su pareja no regresó a su hogar. Luego de búsquedas e indagaciones, ella descubrió que su exconviviente tenía otro hogar formalizado hace 5 años atrás.

La situación se ponía difícil, pues su jefe cerraría su despacho y ella quedaría sin empleo con un hijo a cuestas. También pensaba que con su reducido salario ahora ya no podría pagar el piso que arrendaba. Cuando quedó sin empleo pidió ayuda a sus familiares quienes lograron recolectar dinero suficiente para traer de regreso a Cecilia y a su hijo.

Para Cecilia la migración es la más dura de las realidades. Ella no quisiera que su hijo viva lo que ella tuvo que vivir. “Ahora que estoy en Ecuador lo tengo todo, mi familia, mi hijo y puedo arreglármelas para salir adelante. Nunca abandonaría mi país nuevamente”, afirmó.

Similares historias de lucha y sacrificio de madres, hermanas, novias, amigas, fueron captadas por la cámara de Zoila Bajaña, fotógrafa ítalo-ecuatoriana, que ha vivido muy de cerca los procesos de migración.

“La migración no son solamente cifras, son historias de vida y es una realidad cotidiana. Mediante mi trabajo fotográfico quiero que la gente se identifique, recuerde lo admirable de lo que las mujeres hacen fuera de su país. Quiero generar una reinterpretación que permita comunicar e interesarse en lo que es la migración”, señaló.

La exposición fotográfica muestra los rostros de 19 mujeres, cada una con una historia referente a la migración. “Somos testigos y actores de una revolución. La reivindicación de lo femenino a través del arte es esencial para comunicar sentimientos inconformes, compartir y vislumbrar realidades intimas y colectivas”, concluyó.

Datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) indican que las mujeres constituyen casi la mitad de todos los migrantes internacionales a escala mundial, es decir el 49,6%.

 

Añadir nuevo comentario

Los comentarios publicados aquí son responsabilidad de quien los emite; la Agencia Andes implementa un mecanismo de auto regulación y puede decidir no publicar comentarios que lesionen los derechos consagrados en la Constitución y la Ley. (Ley de Comunicación, Art. 20).